Corrupción en el PAN: Los pendientes de Bravo Mena

miércoles, 7 de octubre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Con una consolidada biografía en casi medio siglo de militancia en Acción Nacional (PAN), desde ideólogo personal de Manuel Clouthier, presidente del partido en el triunfo de Vicente Fox, hasta secretario particular de Felipe Calderón, Luis Felipe Bravo Mena asume la Comisión Especial Anticorrupción en medio de un sinfín de escándalos por ese mal que han quedado impunes. Ideólogo también del sector patronal y dos veces derrotado candidato a gobernador del Estado de México, Bravo Mena es un crítico de la descomposición del PAN que, afirma, vive la peor crisis de su historia que lo tiene moribundo, tal como lo escribió en su libro “Acción Nacional ayer y hoy. Una esencia en busca de futuro”, que circuló el año pasado. En su obra y en amplia entrevista con el reportero, en agosto de 2014, afirmó que el panismo, definido como la cultura política democrática de sus militantes, está siendo sustituida por prácticas clientelares y corruptas del PRI. El PAN como cultura política –explica-- podría morir, aun cuando siguiera existiendo como partido. “Sin panismo, el PAN será un partido comparsa de los gobiernos en turno, una simple maquinaria electoral para operar en lodazales o una organización-franquicia en manos de vivales para lucrar económicamente desde las posiciones gobernativas, una más entre tantas que ya tenemos en la política mexicana”, escribió en su libro. --¿No es ya todo eso el PAN? –le preguntó el reportero. --Por eso planteo que esto no es algo impensable ni inverosímil. Ya está entre nosotros en muchos lados y por eso es la voz de alerta. Miembro juramentado de El Yunque, la organización de ultraderecha consolidada en el PAN, Bravo Mena admitió en esa amplia entrevista –parte de la cual fue publicada en el semanario Proceso, en su edición 2026 del 30 de agosto– que en su partido ha habido tolerancia a la corrupción y a la impunidad. --En su libro hay una omisión: Corrupción e impunidad. Han sido muy condescendientes en el gobierno y en el partido. ¿Es un pendiente del PAN? --Es muy amplio y hay zonas en las que no se puede generalizar. Este es un tema que en el futuro de esta esencia tiene que ser mucho más claro y mucho más contundente, si no, no tiene viabilidad. ¿Por qué? Bien lo dices: la impunidad y la tolerancia finalmente arruina todo. Explica: “Cuando ha habido casos y cuando al interior de los órganos del partido se han planteado casos, siempre se ha puesto por enfrente la presunción de inocencia: mientras no haya una sentencia formal de la autoridad competente que señale responsabilidad, el PAN no tiene porqué empezar a sancionar a personas sobre las que no hay ninguna demostración contundente de culpabilidad”. Argumenta: “Y la presunción de inocencia, en un partido con una cultura jurista muy fuerte, ha dejado que muchos casos se desvanezcan y finalmente nos quedamos con la nada, con esa mala conciencia de que algo pudo haber pasado, que algo pudo haber sucedido, pero que no lo clarificamos. Y este es un tema, es la esencia de las cosas que el PAN tiene que resolver. Y ser más contundentes tanto a su interior como hacia el gobierno y hacia la vida pública”. --Ha habido en el PAN fraudes documentados o evidencias que no se castigan y casos como el de Puebla. --Hay que hacer un corte en esto. Tenemos que saber revertir la situación. En muchos casos las acusaciones resultan infundadas, pero no deben quedarse así. A todos les han inventado cosas. Y como todos hemos pasado por calumnias, por eso pesa tanto el respeto a la presunción de inocencia. “Sin embargo, el partido tiene que generar una política interna de claridad en esta materia para impedir, primero, la impunidad y, dos, para mandar señales de que ha terminado una época en la que quizá por diversas razones esto estuvo sucediendo. Estamos a tiempo”. Los tráiler de Moreno Valle Sin embargo, la tentación de solapar conductas de corrupción, así provengan de las instancias legales, está presente en el PAN. El propio Ricardo Anaya exoneró al coordinador de los senadores del PAN, Fernando Herrera Ávila, quien está bajo investigación de la Procuraduría General de la República (PGR). Acusado de peculado, falsedad de declaraciones y falsificación de documentos, Herrera fue protegido por Anaya cuando el reportero le preguntó, el martes 30, sobre el caso. --Conforme a su promesa de regeneración, ¿el senador Herrera, aquí presente, debe dejar la coordinación y solicitar licencia por haber cometido el delito de peculado cuando fue candidato en 2012, según la PGR? --Es muy importante aclarar que no hay absolutamente ninguna sentencia al respecto. Una cosa es que alguien por motivos políticos haya interpuesto una denuncia en 2012 y otra cosa muy distinta es que hubiera una sentencia, un fallo condenatorio. No lo hay, se trata de una simple acusación política sin fundamento. La Comisión Especial Anticorrupción, que asume Bravo Mena, es una promesa de Anaya en su campaña por la presidencia del PAN y que fue una idea de Francisco Ramírez Acuña, el exgobernador de Jalisco que la planteó al declinar por Gustavo Madero, en la elección de 2010, y que éste desdeñó. Ramírez Acuña apoyó a Anaya precisamente para crear esta comisión que debe denunciar las prácticas de corrupción de militantes, dirigentes y gobernantes que, dijo al reportero, se iniciaron en el Estado de México con la manipulación del padrón de militantes. “Es donde se inicia el problema real, tanto en membresía como en corrupción, y en el partido no hicimos nada, y al ver que nada se hace, empiezan a agregarse otros estados”. Añadió: “Por eso propuse desde 2010 –y hoy ha tomado una gran vigencia– esta comisión, para recibir denuncias e ir a expresar al presidente de la República, al gobernador o al presidente municipal: ‘Oye, tu secretario o tu director o fulano de tal está robando’. ‘No, fíjate que no, es mi compadre’. ‘Ah, entonces si tú no actúas, tú eres cómplice’”. --¿Y si no se acepta esa comisión? –Si no se acepta es que no se quieren cambiar las cosas. No es regenerar el PAN, es retomar el rumbo, empezar a sancionar a funcionarios que sí han sido ladrones cuando esto se ha acreditado. Eso es comenzar a cambiar las cosas. El propio Ramírez Acuña propuso sancionar al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien afirmó que en las elecciones constitucionales de junio envió camiones repletos de regalos para apoyar campañas del PAN en varios estados. “Tenemos que hacer una revisión de las diferentes denuncias que hay en varios estados de la República adonde estuvieron llegando tráileres provenientes del gobierno de Puebla con diferentes regalos para el tema electoral, ahora en la pasada elección. Tenemos que hacer una revisión.” --¿De cuántos sabe usted? --Cuando menos sé de tres estados de la República adonde estuvieron llegando tráileres. --¿Del gobierno de Puebla? --Del gobierno de Puebla, claro. --¿Hay delitos? –Hay que ver si es dinero público o quién lo obsequió. Tenemos que revisarlo. Ulises, Padrés, Oliva… Pero así como este caso, también están pendientes otros, como los nexos de panistas de más alto nivel, incluido Gustavo Madero, con empresarios como Juan José Rojas Cardona, “El zar de los casinos”, o las conductas presuntamente criminales de Ulises Ramírez, el cacique del PAN en el Estado de México que hoy es diputado federal. Ulises Ramírez, un incondicional de Madero y que lo fue también de Calderón, es enemigo del zar anticorrupción del PAN, Bravo Mena, quien le disputó la candidatura al gobierno del Estado de México e inclusive protagonizaron roces públicos. Uno de ellos fue al inicio de la campaña de Bravo Mena en Tlalnepantla, municipio que gobernó Ulises y solía ser su feudo: Fue obligado a bajar del templete. Otro caso relevante que deberá atender Bravo Mena es el de Guillermo Padrés, el exgobernador panista de Sonora que presuntamente se enriqueció en el cargo y a quien, según su sucesora, la priista Claudia Pavlovich, lo meterá a la cárcel por corrupto. La lista de personajes del PAN involucrados en presunta corrupción es amplia, de todos los niveles, y muchos de ellos son expriistas: Uno de ellos es Miguel Ángel Yunes, flamante presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, íntimo, como Moreno Valle, de Elba Esther Gordillo, la lideresa magisterial presa. Otro es Eukid Castañón, operador político y financiero de Moreno Valle. También relacionado con un voluminoso expediente de corrupción y quien hoy es el principal vicecoordinador de la bancada del PAN en la Cámara de Diputados. Otro es el inminente secretario de Elecciones del PAN, Juan Manuel Oliva, exgobernador de Guanajuato, acusado de numerosos casos de corrupción y militante de El Yunque… como Bravo Mena.

Comentarios