Guillotina de la Agencia Mundial Antidopaje amenaza a la Conade

martes, 3 de noviembre de 2015
Un análisis de la Agencia Mundial Antidopaje encontró que en México no sirve prácticamente nada del sistema contra el uso de sustancias prohibidas en el deporte: la Conade es juez y parte, el marco legal ha sido ampliamente rebasado, se presumen programas inexistentes, no se tiene capacidad de monitoreo ni de seguimiento, existe duplicación de controles, las propias autoridades desconocen la terminología correcta y se padece una entera opacidad respecto de las sanciones. Si el gobierno federal no arregla algunos de estos problemas, se puede revertir la certificación del Laboratorio Nacional de Prevención y Control del Dopaje. MÉXICO, DF (Proceso).- La Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) advirtió a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) que si a más tardar mañana miércoles 4 no reestructura el marco legal mexicano para adecuarlo al Código Mundial Antidopaje 2015, realizará una declaratoria de “no cumplimiento”, que incluye suspender la certificación del Laboratorio Nacional de Prevención y Control del Dopaje. El 11 de septiembre pasado, representantes de la WADA estuvieron en la Conade para realizar una revisión del Programa Antidopaje de México, de la cual se derivó un documento en el que la directora de la Oficina Regional de Latinoamérica, María José Pesce Cutri, enumeró las fallas e irregularidades operativas y estratégicas de la dependencia. Entre ellas se encuentran graves conflictos de interés. Así, concluyó que no se está trabajando de acuerdo con lo que marca el Código Mundial Antidopaje (CMA) y los Estándares Internacionales 2015. Apenas en junio de 2013, tras 12 años de esfuerzos operativos y económicos con recursos públicos, la Conade logró que la WADA reconociera al Laboratorio Nacional de Prevención y Control del Dopaje como uno de los 32 acreditados por esta instancia internacional. Sin embargo, 28 meses después, el Programa Antidopaje de México enfrenta el peligro real de perder la certificación debido al bajo presupuesto asignado, el personal que no cumple a cabalidad con las funciones encomendadas, las federaciones deportivas hacen por su cuenta controles antidopaje paralelos, hay mala planeación en los controles fuera de competencia (en los que, de forma indebida, también participan las federaciones) y existe un grupo registrado para controles antidopaje dirigidos a 257 deportistas que no es “real”, entre otras irregularidades. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2035 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios