"007 Spectre", la aparición fugaz del Zócalo y una trama sin novedades

viernes, 6 de noviembre de 2015
MÉXICO, DF (apro).- La nueva historia de James Bond, 007 Spectre, inicia en el centro de la Ciudad de México, con escenas sobre las calles de Tacuba y el Zócalo sólo por alrededor de 16 minutos de los 148 que dura la película estadunidense y británica. La actriz mexicana Stephanie Sigman aparece breves instantes tras una máscara entre un desfile de gente disfrazada por el Día de Muertos (nada que ver con lo que se celebra en el país). Va de la mano con un hombre disfrazado de calaca, se dirigen a un cuarto de El Gran Hotel. Ella se quita la máscara casi al mismo tiempo que él. Es nada más y nada menos que James Bond. Se besan. Cuando ella se recuesta de manera sexy en la cama, él sale por una ventana y recorre azoteas, para y escucha la conversación de unos italianos de un grupo criminal en un edificio de enfrente. El 007 les dispara y se viene abajo el inmueble. Pero el hombre que deseaba asesinar se salva y empieza a perseguirlo en pleno Zócalo, donde aparece un helicóptero para rescatar al delincuente y logra Bond subir al aparato volador, donde luchan los dos, tan es así que la gente se espanta porque ven que se puede desplomar la aeronave. Sigman, conocida por Miss Bala, de Gerardo Naranjo, no vuelve a ser vista en otra escena. Spectre, protagonizada por el afamado británico Daniel Craig, se estrenó este fin de semana en México con alrededor de 2 mil copias, tras quedar en el aire si el gobierno del Distrito Federal ofreció o no 14 millones de dólares a la compañía Sony Pictures, una de las productoras, a cambio de modificar el guión de la nueva película del agente 007 para que no saliera ninguna autoridad ni la policía mexicana como personajes, información que surgió en marzo pasado, cuando se rodó el filme. Además, debido al cierre de las calles de Tacuba, Uruguay, Corregidora y Eje Central, por la filmación, hubo pérdidas económicas en los establecimientos comerciales del Centro Histórico. De acuerdo con la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo del Distrito Federal (Canacope), aproximadamente 6 mil 500 establecimientos fueron afectados debido a las pocas ventas que registraron por el rodaje de Spectre. No obstante, el jefe de gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera entregó un reconocimiento de visitante distinguido al actor Daniel Craig, quien vino a México a promover la película con todo el elenco restante. 007 Spectre también es producida por EON Productions, propiedad de Albert R. Broccoli, y los Estudios Metro-Goldwyn-Mayer. Esta vigésimo cuarto largometraje de James Bond, dirigido por Sam Mendes, trata de cómo Bond descubre a una siniestra organización conocida como Spectre que, por cierto, ha aparecido en seis cintas previas: Dr No, From Russia with love, Thunderball, You only live twice, On her Majesty’s Secret Service y Diamonds are forever, presentándonos así toda una caterva de villanos. En la reciente cinta Spectre se reinventa para enfrentar el siglo XXI. Conforme se aproxima al corazón de Spectre, el 007 cae en la cuenta de la escalofriante conexión que existe entre el líder de dicha organización desde pequeño. Su enemigo es interpretado por Christoph Waltz. También sale pocos minutos la italiana Monica Bellucci y la estrella principal es Léa Seydoux. El rodaje en México Cada una de las locaciones utilizadas en 007 Spectre incluye acrobacias y sets espectaculares, comenzando con las escenas del Día de Muertos en la Ciudad de México, en donde mil 250 extras hicieron acto de presencia, vestidos y maquillados por 107 artistas del maquillaje, 98 de los cuales son del país. Cada día de trabajo exigía tres horas y media para preparar a toda la gente. Los realizadores filmaron en tres locaciones distintas del Distrito Federal, El Gran Hotel, la Plaza Tolsá y el Zócalo. El equipo de acrobacias creó la réplica de una explosión masiva en el Hotel, y lo logró en los Estudios Pinewood, en Inglaterra, aunque el Zócalo fue el anfitrión de una secuencia que involucra a un helicóptero fuera de control, piloteado por Chick Aaron, el renombrado acróbata y piloto de Red Bull. El helicóptero de Red Bull fue fabricado específicamente para el balanceo de barril y los clavados libres. A causa de la altitud de la Ciudad de México, Aaron tuvo que limitar la cantidad de acrobacias que es capaz de ejecutar. Sin embargo, no cesó de llevar las cosas al extremo, volando a sólo treinta pies por encima de los extras, con dos dobles colgados del helicóptero y recreando una pelea. Por cierto, ahora no sólo los cárteles del narcotráfico están en el DF. Según la película, también en la capital mexicana se reúnen delincuentes de organizaciones globales de criminales.

Comentarios