El hermano incómodo de Ángel Aguirre, "El señor del 20%"

martes, 10 de febrero de 2015
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- A Carlos Mateo Aguirre Rivero, hermano incómodo del exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, lo conocen como El señor del 20%, pues ése era el porcentaje que pedía a los empresarios para obtener contratos de obra pública del gobierno estatal. Aficionado a los caballos y los gustos excéntricos, tenía una red de al menos 40 empresas y se adjudicaba directamente millonarios contratos, principalmente de las secretarías de Educación y Salud, dependencias que perciben la mayor cantidad de recursos públicos en la entidad, señalaron fuentes oficiales consultadas por Apro. “Mateo Aguirre acaparaba y decidía qué obra se adjudicaba para la construcción y equipamiento de hospitales, planteles escolares y obras de infraestructura hidráulica y carretera. El resto de los contratos eran repartidos entre empresarios que estaban dispuestos a entregarle 20% del monto de la obra”, refirió el informante. La detención del hermano del exgobernador en Acapulco la tarde de este martes por agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) representa no sólo un golpe legal, sino político contra el grupo de Ángel Aguirre, quien mantiene una puja para imponer a su hijo del mismo nombre como candidato del PRD a la alcaldía de Acapulco, así como al actual senador perredista y considerado como su fiel colaborador Sofío Ramírez, como candidato a la gubernatura por el mismo partido. Desde noviembre de 2011, el exgobernador Zeferino Torreblanca Galindo denunció públicamente los presuntos actos de corrupción de Mateo Aguirre por hacer negocios al amparo del poder. También, calificó a su hermano Ángel como “parásito, corrupto, cínico y ladrón”. Torreblanca denunció que la flota aérea oficial era utilizada por familiares de Aguirre y secretarios de despacho para actividades personales. Incluso, señaló que un helicóptero del gobierno de Guerrero fue puesto a disposición del excandidato perredista al gobierno de Michoacán, el senador con licencia Silvano Aureoles. Entre las personas que usaban la aeronave para estos fines, señaló al hijo del gobernador, el actual diputado federal del PRI, Ángel Aguirre Herrera; su hermano Carlos Mateo Aguirre, quien se desempeñaba como coordinador del Ejecutivo; y el exsecretario de Finanzas, Jorge Salgado Leyva, padre del actual diputado federal perredista, Jorge Salgado Parra. Nepotismo en televisión Hacia mayo de 2012, Televisa y TV Azteca desataron una campaña mediática contra Aguirre, orquestada por un empresario que se inconformó porque no le dieron un contrato. En entrevista, el entonces gobernador Aguirre Rivero narró una historia más en que el duopolio televisivo ejerce su poder y doblega al Ejecutivo estatal en el texto titulado “Televisa y TV Azteca nos tratan como a sus gatos”, publicado en el semanario de Proceso. Durante varios días los noticiarios de ambas empresas lo acusaron de nepotismo y corrupción. Como resultado, Aguirre limpió la nómina de sus familiares directos, aunque otros medios hicieron esas críticas meses atrás sin consecuencia alguna. Sin admitir que esto significó ceder a las presiones del duopolio televisivo, Aguirre se limitó a informar que decidió solicitarles la renuncia a una veintena de familiares directos que ostentaban cargos estratégicos en su administración desde el año pasado, entre ellos, su hermana Rosalinda Aguirre, directora del DIF estatal, y su sobrino Ernesto Aguirre, asesor personal y coordinador de “proyectos estratégicos” del Ejecutivo. Dijo que su hermano Carlos Mateo renunció a su cargo de coordinador del Ejecutivo dos meses antes. Él fue el blanco principal de las televisoras para ilustrar su nepotismo y la corrupción que desde entonces impera en el gobierno, ya que fue acusado de hacer negocios al amparo del poder. En ese momento, Ángel Aguirre deslindó a Carlos Mateo de los señalamientos de corrupción, sobre todo del exgobernador Torreblanca: “He tratado de mantener una relación de respeto con los medios, independientemente del que se trate, pero les pido que cualquier crítica, venga de quien venga, esté debidamente avalada y sustentada con pruebas, porque se han hecho señalamientos que no corresponden con la realidad”. El entonces mandatario consideró que Televisa utilizó a Torreblanca aunque no tenían buena relación. Enfatizó que antes de concluir su mandato en abril de 2011, Torreblanca acusó de corrupto y extorsionador al conductor de noticias Joaquín López-Dóriga en desplegados que publicó en medios de circulación nacional, entre ellos el diario Reforma. En esas publicaciones Torreblanca denunció que los ataques mediáticos en su contra se debían a que no accedió a entregarle al conductor del noticiero estelar de Televisa seis millones de pesos anuales como lo hacía el exmandatario guerrerense y actual candidato priista a senador, René Juárez Cisneros. A pesar de que los familiares del exgobernador renunciaron a sus cargos, en los hechos, personajes como su hermano Mateo Aguirre  y su sobrino Ernesto Aguirre siguieron operando hasta ahora, cuando el gobierno federal detuvo al principal beneficiario de los contratos de la obra pública del gobierno estatal.  

Comentarios