Homenaje en Bellas Artes al poeta José Vicente Anaya

martes, 10 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Con muestras de afecto y admiración y hasta el canto a capela de un corrido en su honor, el escritor, editor y traductor José Vicente Anaya (Chihuahua, 1947) recibió un sentido homenaje de amigos y colegas dentro del ciclo Protagonistas de la literatura mexicana, esta noche en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Para Anaya –quien fuera miembro del movimiento literario Infrarrealismo, autor de más de 30 libros y editor del semanario Proceso–, el acto organizado por la Coordinación de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) fue un festival en el cual se celebró la poesía a la que ha dedicado su vida. Y tras agradecer su participación a los ponentes y poetas Evodio Escalante, Iván Cruz y Alí Calderón, el homenajeado leyó fragmentos de algunos de sus poemas, entre ellos “Peregrinos”, incluido en su libro Híkuri, dedicado a su hija Andrea, presente entre el público. El escritor explicó que no hace ficción con su poesía, sino que todo lo que expresa en sus poemas ha sido verdad. “O dicho de otra manera, prefiero poetizar la realidad, más que ficcionarla y hacer suponer que es poesía”, dijo. Luego leyó un haiku que, relató, aconteció en un momento “para mí muy grato. Era un día de agradable clima de verano, no muy caliente sino fresco y de pronto me di cuenta que dos mariposas enlazadas volaban sobre mi cabeza”. El haiku dice:
“Mariposas en vuelo hacen el amor arriba de mi pelo”
Evodio Escalante condujo la mesa y presentó un “rescate documental”, una grabación en la cual Anaya conjuntó la lectura de su etnopoesía con música del desaparecido compositor e intérprete Jorge Reyes, quien creó obras con instrumentos étnicos. El ponente destacó que Anaya –nacido en Villa Coronado, Chihuahua–, pertenece a la “tradición villista que encabezó el ejército campesino más poderoso que ha existido”. Recordó que gracias a Francisco Villa se libró la batalla de Zacatecas que condujo al triunfo revolucionario. Enseguida declaró al poeta y editor como un auténtico “dorado de Villa” por su posición ideológica y de lucha social. También recordó que se enfrentó a la figura de Octavio Paz al publicar en Ediciones de Medianoche, una compilación de textos de diversos autores, entre ellos, Enrique González Rojo y Mónica Mansour, bajo el título Versus: otras miradas a la obra de Octavio Paz, cuando aún hoy se sigue “quemando en exceso incienso” en honor del poeta y “las viudas de Paz” y mencionó al historiador Enrique Krauze, entre otros, que no permiten el mínimo asomo de crítica. Iván Cruz habló de que, aun cuando se ha considerado a Roberto Bolaño como la cabeza del movimiento infrarrealista, hubo otros integrantes como Rubén Medina, Mara Larrosa, José Peguero, Mario Santiago Papasquiaro y, desde luego, José Vicente Anaya, a quien reconoció como el poeta que le enseñó a ser subversivo desde la crítica y mejor aún, desde la autocrítica. También poeta y ensayista, Alí Calderón recordó que Anaya le relató que su abuelo fue tarahumara y guerrillero de Francisco Villa, lo cual le ayudó a entender el carácter crítico y libertario de su poesía. Y fue, agregó, en la Sierra Tarahumara donde el poeta homenajeado escribió su libro Híkuri. Luego de una sesión de preguntas y respuestas, en la que uno de sus paisanos cantó un corrido que confesó haber escrito mientras Cruz y Calderón hablaban de él, Anaya anunció que Iván Cruz es el responsable de una nueva edición de Híkuri, que saldrá con mil ejemplares. Con ello, sumarán 19 mil copias de este libro. La nueva edición está casi lista y, aunque por un problema técnico no pudo darse a conocer esta noche, se anunció que habrá una presentación próximamente.

Comentarios