Médina Mora, una lealtad transexenal

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Como nunca había ocurrido desde la reforma judicial de 1994, que definió a la actual SCJN, ninguna designación de un ministro había sido tan impugnada como la de Eduardo Medina Mora por su cercanía con el presidente de la República. Funcionario transexenal, el nuevo ministro supo cuidar sus relaciones con el PRI a pesar de haber sido funcionario de primer nivel de dos administraciones del PAN. Mantuvo su relación con el salinismo, con el que estrechó lazos a principios de los años noventa, durante las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en el área agrícola, y desde la Procuraduría General de la República (PGR) apoyó al entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. Como responsable del aparato de seguridad del Estado mexicano, el Cisen, durante el gobierno de Vicente Fox cultivó su relación con Peña Nieto desde que era el prospecto del grupo Atlacomulco para gobernar el Estado de México. La perspectiva de que Peña fuera el candidato del PRI a la Presidencia de la República estrechó esa relación, incluso en asuntos personales, cuando el entonces gobernador construía su imagen de la mano de Televisa, empresa a la que el nuevo ministro también ha estado vinculado. Cuando Fox lo designó titular de la Secretaría de Seguridad Pública, a la que llegó desde el Cisen tras la muerte de Ramón Martín Huerta en un accidente aéreo, Medina Mora nombró como su coordinadora de asesores a Claudia Ruiz Massieu, actual secretaria federal de Turismo. Ella es sobrina del expresidente Carlos Salinas de Gortari, e hija de Adriana Salinas y de José Francisco Ruiz Massieu, quien era exgobernador de Guerrero y secretario general del PRI al ser asesinado en septiembre de 1994. Al asumir el poder, Felipe Calderón designó a Medina Mora titular de la PGR; y ahí el ahora ministro nombró a Claudia Ruiz Massieu coordinadora de Planeación, Desarrollo e Innovación. La protección de Medina Mora a la actual secretaria de Turismo tenía también una lógica transexenal. Claudia Ruiz Massieu es familiar de Andrés Massieu Berlanga, quien fue secretario particular de Carlos Salinas cuando era presidente y es el padre de Andrés Massieu Fernández, coordinador de Estrategia y Mensaje Gubernamental de Enrique Peña Nieto en Los Pinos. Según la página de la Presidencia de la República, Massieu Fernández es el responsable de “posicionar” el mensaje presidencial y de conducir “la política de identidad institucional” de la Oficina de la Presidencia y de la Administración Pública Federal. Massieu Fernández fue diputado del PRI en el Estado de México en la segunda mitad del gobierno de Peña Nieto y en 2006 fue coordinador de asesores de la presidencia de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión. Luego fue director de esa cámara controlada por Televisa. Antes, en 2003, fue director de Gestión y Seguimiento de Peticiones de la Presidencia de la República, en el gobierno de Vicente Fox. Como diputado local, fue secretario de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía y de la Comisión de Acceso Digital. El cercano colaborador de Peña Nieto está siguiendo los pasos de su papá, Andrés Massieu Berlanga, quien además de secretario particular de Salinas, fue subsecretario de Comunicaciones y Desarrollo Tecnológico en la secretaría de Comunicaciones y Transportes en el último año de esa administración. Fuera de gobierno, en 1996 Massieu Berlanga fundó la empresa PDI Servicios SC y luego MSA Promotores Internacionales, dedicada a asesorar empresas en México, España y China. Fue además vicepresidente Corporativo del Grupo Radiorama, donde fue encargado de la alianza con Televisa Radio, de la que fue vicepresidente Comercial y de Mercadotecnia entre 2004 y 2007, cuando Peña Nieto ya preparaba su candidatura presidencial. Los favores de Medina a Peña Cuando Eduardo Medina Mora fue enviado por el gobierno de Felipe Calderón como embajador de México en el Reino Unido, en septiembre de 2009, se reencontró con Carlos Salinas, quien vivía la última etapa de su autoexilio en Irlanda. En Londres, ambos mandaron colocar una placa de “agradecimiento a la Virgen de Guadalupe” en la iglesia de San Patricio. La inscripción también fue patrocinada por Carlos Hank Rhon; el abogado de Salinas, Juan Collado, TV Azteca y Alejandro Quintero Íñiguez, hasta el mes pasado vicepresidente de Ventas y Mercadotecnia de Televisa y a quien se le adjudica “la construcción” de Peña Nieto como candidato presidencial (Proceso 1999). Fue en la PGR donde Medina Mora tendió importantes puentes con Peña Nieto y hasta lo auxilió en asuntos privados. Designó como su secretaria particular a Yessica de Lamadrid Téllez, una de las parejas sentimentales del actual presidente y a quien rescató luego de que perdiera el hijo que tuvo con Peña Nieto. De Lamadrid fue una de las encargadas de la imagen de Peña Nieto como candidato a gobernador del Estado de México. Según el periodista Alberto Tavira, autor del libro Las mujeres de Peña Nieto, De Lamadrid trabajaba en Radar Servicios Especializados, empresa del Grupo TV Promo, de Alejandro Quintero Íñiguez, socio de Medina Mora en el Grupo Crea TV. Además, entre 2006 y 2008 el ahora juez constitucional tuvo como coordinador de asesores en la PGR a Humberto Castillejos Cervantes, actual consejero del Ejecutivo Federal y encargado de elaborar la terna en la que incluyó a su exjefe para ministro de la Suprema Corte. En la PGR también colocó a otro hombre de Peña Nieto: Alberto Bazbaz Sacal, a quien designó director general de Control de Procesos Penales Federales. Ese nombramiento también remitió al salinismo, pues Bazbaz fue defensor de Raúl Salinas de Gortari y en la procuraduría siguió las investigaciones del asesinato de Enrique Salinas, ocurrida en el Estado de México en diciembre de 2004. Las primeras investigaciones del crimen estuvieron a cargo de Alfonso Navarrete Prida, entonces procurador mexiquense y actual secretario del Trabajo en el gobierno de Peña. Después de trabajar con Medina Mora, Bazbaz fue designado por Peña Nieto procurador de Justicia estatal. Permaneció en el cargo hasta que lo rebasó el escándalo por la muerte de la niña Paulette Gebara. Ahora es el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP. En la PGR Medina Mora también ayudó a Peña Nieto al exonerar a su promotor y antecesor en el gobierno del Estado de México, Arturo Montiel Rojas, acusado de enriquecimiento ilícito. Esto, después de que la procuraduría estatal hiciera lo mismo. El 19 de abril de 2007, Medina Mora aseguró que la investigación del Ministerio Público federal realizada desde 2002 sobre las cuentas de Montiel no pudo demostrar ningún delito. No existe investigación alguna contra el exgobernador Montiel, declaró en una reunión con diputados mexiquenses de la Junta de Coordinación Política y la Comisión de Procuración y Administración de Justicia.