Lila Downs con "Balas y chocolate" en El Plaza Condesa

miércoles, 25 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Consolidada desde hace una década en los Estados Unidos, buena parte de Latinoamérica y Europa como la cantautora popular mexicana de mayor conciencia social, Lila Down presenta esta noche del jueves 26 en El Plaza Condesa de la capital, su octava grabación de estudio “Balas y Chocolate” (Sony Music Entertainment). El disco abre con el tema cumbiero “Humito de copal”, compuesto por la también actriz oaxaqueña Lila y su esposo Paul Cohen, “dedicado a todas las compañera y hermanos periodistas en la línea del fuego”. Sobre los 13 cortes de este álbum, dijo ella al iniciar su conferencia de prensael martes pasado: “Muchas gracias por estar aquí, por tomarnos en cuenta con nuestra música, con nuestras palabras y pues supongo que ustedes están también muy afectados en estos momentos por los acontecimientos más recientes, en específico sobre los medios de difusión, sobre la libertad de prensa en nuestro país, de verdad preocupante para mí”. Lila Downs reveló a este reportero que se refería concretamente al conflicto de MVS Radio con su reportera estrella Carmen Aristegui: “La conozco a Carmen de hace mucho tiempo... Creo que he sido inspirada por su valentía, y creo como dice nuestro tema, que las palabras llevan alas. Pero bueno, soy optimista, creo que podemos guiar esta nave hacia un lugar mejor.” Y añadió: “Tengo que ser optimista por esa sangre indígena corre por mis venas, tengo que creer en las bondades de nuestra tierra y creo que los buenos somos más. Así que creyendo en el poder de la música compusimos varios temas, en esta ocasión a ese misterio interminable de nuestras vidas que se llama la muerte… “Creo que este disco es quizás el más personal de mi vida, porque posiblemente iba a perder a mi pareja que es Paul (Cohen)… hace dos añitos pero bendito sea Dios aquí está todavía vivito y coleando… y dije: ‘¡no puedo decaer. Tengo que fajarme y vamos pa’lante…!’”.
Ya me lo prometiste y yo quiero la verdad. Humito, humito, humito de copal… Llevan tus palabras con alas, mensajes de viento que mueve montañas… Soy la voz del que desapareció, soy la mujer que por su vida peleó. soy la estudiante que cambia las reglas, soy la normalista que se manifiesta, soy chatina, soy mazateca, soy el testimonio de la naturaleza. Digo la palabra que llora la tierra. Palabras que me desencadenan…
Además de las balas en metáfora de la violencia en México, ¿por qué añadió en el título del álbum al chocolate? -Por el cacao entre los aztecas, que era un artículo de lujo porque costaba trabajo cultivarlo y sólo se obtenía por medio de tributo. También por aquella leyenda que leí en un libro del historiador Alfredo López Austin (Hombre-Dios. Religión y política en el mundo náhuatl) de que los aztecas fueron allá a Coatepec para hablar con los ancestros, pero no podían subir el monte. Y los abuelitos les preguntaron por qué, ‘si nosotros que estamos más viejitos sí podemos…’” En 2010, Lila adoptó a su hijo Benito Dxuladi –que significa chocolate en zapoteco–, quien inspiró su disco anterior “Pecados y milagros”. “Este nuevo disco se llama ‘Balas y chocolate’ por m’hijito, a él le gusta desde su punto de vista el título del álbum y también el tema pues lo trabajé mucho con él. ¡Hasta que él no brincó, no quedó bien la pieza! (ver https://www.youtube.com/watch?v=1DCnvalcejo) -Háblenos del corrido del disco “Una cruz de madera”. -Es un tema muy significativo para mí, porque yo conocí a una niña de cinco años que cantaba y se acompañaba de su acordeona (sic) en la calle de Oaxaca cuando yo empecé a cantar hace 21 años (ríe), ahora ya es una mujer que tiene sus hijos, y la Casa de la Mujer en Oaxaca la apoyó y la ayudó a que ella estudiara, terminó la prepa y de ahí pues se casó y se fue de nuestras vidas, le perdimos la pista, digamos, y ya de vez en cuando la saludamos. Pero es una niña que cantaba este tema y era tan impresionante para mí que cantara un tema con una filosofía tan profunda sobre quiénes somos nosotros los mexicanos.
“Yo no quiero llantos, yo no quiero penas…” 
-“La farsante”, vals ranchero a dueto con Juan Gabriel. -¡Uy, pues, tú sabes que yo creo que en mi caso es “El farsante”! (ríe)… No hay coincidencias en la vida. Pues mira, yo no quería grabar esa, quería grabar “Hasta que te conocí”, pero pues Juan Gabriel me insistió (https://www.youtube.com/watch?v=MctYBaK_3yU) Para “La patria Madrina”, invitó a grabar a Juanes. -Otra pieza es “La burra”… -Pues ese tema como que es el burro también, ¿verdad? ¡Porque yo soy chava! (suelta la carcajada). -“Cuando me tocas tú”. -Es un tema inspirado por mi esposo, por Paul que imagínate, casi lo pierdo, casi se me muere… Este rema él me lo inspiró. -“Las casas de madera”… -“Madera” es un clásico de Ramón Ayala, es de autor llamado Cirino Paniagua García. Un clásico, creo que es una metáfora de nosotros. No he tenido el chance de conocer a don Ramón, pero mi esposo sí. Vamos a hacer algo juntos a futuro. ¡Se los prometo! -“La promesa”. -Ay, “La promesa” es un tema que se trata de la búsqueda de nuestros seres queridos. Y lo único que digo es que voy con los ecos de mi llorar.
“Parece invierno, el sol me quema, el viento es gris, el frío del mal”. “Cómo pudiste cambiar mi vida, si prometiste quererme a mí…” 
-¿Qué hay de la canción querida por su público, “Mano negra”? -Es un tema que compuse ya hace un rato, hemos caminado un tiempo con “Mano negra”, noto que la gente se conecta con este tema que es muy alegre, habla de la amada, de las bazookas; y de ofrenda a Huitzilopochtli, esta cuestión del sacrificio, del desollamiento. Son las imágenes con las que vivimos pero de otra manera entre los mitos y la historia nuestra actual.
“Te quiero México, México” “En la mirada del volcán que duerme con su enamorada” “Iztlacichuatl duerme, por él van llevando miles al espejo de agua…”
En el concierto de Plaza Condesa (con localidades agotadas), Lila Downs acompañará la presentación de "Balas y chocolate" con danzas prehispánicas. -También viajará en abril a los estados de Texas y California, que considera una zona fuerte… (http://www.liladowns.com/mx/events) -Porque están en la frontera con México. Son lugares difíciles pues allá nomás no se nos respeta. Cuando vamos pa’ allá es de los lugares más divertidos porque todo se vale, todo mundo se aloca; si uno quiere traer su pistola la trae, son lugares donde hay menos leyes de cierta forma y al mismo tiempo está la frontera, el cruce, toda la gente que está migrando, es un lugar muy interesante para mí siempre musicalmente hablando. Anímicamente también mi corazón siempre creo que se me sale allá, en la frontera. -Después irá a Chicago y Nueva York, donde hay gran presencia de migrantes latinoamericanos. -Sí, vamos a tener el chance de estar por allá cantando estas canciones. Allá nuestra gente se las ve muy difícil, pues esto de la migración por las balas está impresionante y el hecho de que muchos de ellos sean niños es un tema muy complicado. Mientras más podamos cantarlo, decirlo y escribirlo, yo creo que estaremos conscientes de nuestra presente y de lo que nosotros significamos dentro de este presente. Asimismo, visitará España: “Tiene como tres años que no hemos estado allá, iremos al Grec Festival en Barcelona, algunos festivales más en Madrid, en Málaga y vamos otra vez a Galicia. ¡Emocionante!” -Y piensa cantar por el Cono Sur? -También vamos con nuestros hermanitos del Sur de nuestra América Latina, a cantar y a aprender de sus cantos, porque siempre hay algo que nos impregna. De hecho, este nuevo disco nuestro “Balas y chocolate” contiene una pieza que yo llamo milonga que es el tema de “Dulce veneno”, mío y de Paul. -¿Quiere enviarle un saludo a sus seguidores? -Les mando un saludo muy grande para todos, aunque en especial a mis “Luna Sangre *fans*”, ellos me alimentan, me dicen cosas muy bellas y me cuentan chismes. Me mantienen firme en las cosas que importan. “Sin mis fans yo estaría más sola, ¿eh? Estaría muy solita nadando.” Entona “Son de difuntos”:
“Aí viene la muerte. Estaba sentada la Parca fumándose de su tabaco” “Con los santos se discutía quién se echaba su último trago…”
La pieza número 13 con que culmina “Balas y chocolate” es “Viene la muerte echando rasero”, popularizada por “El jilguero sinaloense” Amparo Ochoa (“a quien desafortunadamente nunca pude conocer”), de Asunción Aguilar.