Los 15 segundos de James Bond en el Zócalo

viernes, 27 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- “Here it goes”, anuncia una voz masculina en el micrófono que se escucha en toda la plancha del Zócalo. El sonido de las hélices del helicóptero se aproxima. A unos 20 metros de altura, en la avenida 20 de Noviembre aparece la aeronave que sobrevuela esqueletos gigantes y cientos de catrinas que simulan el Día de Muertos… en pleno marzo. “Ahí está mamá, ahí está el Agente 007”, dice un niño, emocionado, cuando apenas puede ver detrás de las vallas metálicas, esas que delimitan los 195 por 240 metros de la principal plaza pública del país y separan a la súper producción de la película “Spectre” de los cientos de capitalinos curiosos. En lo que es una escena de apenas 15 segundos, todos esperan ver a Daniel Craig con su traje sastre negro y sus ojos azules mientras corre entre las catrinas y calaveras y persigue al malhechor del más reciente capítulo de esta saga. Desde las ocho de la mañana que comenzó la actividad fílmica de este viernes con el Zócalo como escenario principal, turistas, comerciantes, estudiantes, abuelos y madres con sus hijas se detienen detrás de las vallas a observar a lo lejos la grabación tan polémicamente promocionada. [gallery type="rectangular" ids="399630,399628,399626"] La mayoría prende la cámara de su teléfono celular para tomar video del momento en que se eleva de nuevo el helicóptero, “torea” la bandera nacional, sortea la Catedral Metropolitana y pasa por encima del Antiguo Palacio del Ayuntamiento y luego aparece de nuevo por la avenida conmemorativa de la Revolución Mexicana. Total, no pasa nada. Aunque el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera no está en su oficina, pues se encuentra de gira de trabajo en Argentina, el agente James Bond “cuida” la ciudad… o al menos el Zócalo capitalino. Desde el pasado miércoles 25, --justo cuando el mandatario local voló a Buenos Aires--, tres cuartas partes del Zócalo están cerradas a la circulación vehicular y peatonal, pues “Spectre” se apoderó de ellas. Por eso, una mujer se queja por teléfono: “Ya te dije que no puedo pasar a comprar la tela, está cerrado el paso por lo del 07”. Por eso también un grupo de turistas franceses pausan su plan del día pues es imposible tomarse fotos desde el asta bandera y no saben si podrán entrar a ver los murales del Palacio Nacional. “Precaución estamos filmando. Los productores y personal queremos disculparnos por cualquier inconveniente causado durante la preparación/filmación de esta producción. Apreciamos su cooperación y gracias por su paciencia”, dicen unos letreros colgados en las vallas. “Ya es bien tarde, pasamos rápido a la Catedral aunque sea para persignarnos y ya nos vamos”, comenta una mujer a su hija, luego de sumar más de 20 minutos tratando de ver algo de la súper producción. Las primeras gotas de la tarde interrumpen la grabación. Los actores extras –alrededor de dos mil 500, según presumió el propio jefe de gobierno— se cubren de la lluvia en los arcos de los edificios de gobierno. Esperan la llegada de los camiones de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP), servicio público del gobierno capitalino, en los que se transportan de un lado a otro. Los encargados de la producción se dirigen al Gran Hotel de la Ciudad de México, donde se alojan desde la semana pasada cuando comenzaron las grabaciones bajo la dirección de Sam Mendes. Unos se cruzan en la puerta del hotel con el exgobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco, y su esposa Christiane Magnani, quienes visitaron las locaciones, a propósito de que su hijo, Miguel Alemán Magnani, es inversionista de la cinta. La pareja, custodiada por dos camionetas de guaruras, no ha sido la única visitante del set del Súper Agente 007. [gallery type="rectangular" ids="399629,399627"] Ayer las cámaras captaron a Sofía y Regina Castro, hijas de Angélica Rivera, la esposa del presidente Enrique Peña, acompañadas de su padre, el productor José Alberto Castro. Y mientras ellas caminaban libres por la locación, desde atrás de las vallas algunos capitalinos se conformaban con recibir las playeras que la producción y el gobierno capitalino les regaló. “007 CDMX”, decía el estampado, acompañado de la silueta de una pistola… para promocionar a la Ciudad de México. Pero no todo alrededor de la súper producción era alegría. También hubo explosiones. Una como parte de otra secuencia del film y otra del líder de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo del DF (Canacope), Gerardo López Becerra. En conferencia, el líder empresarial denunció que seis mil 500 comercios han resultado afectados por las bajas ventas ocasionadas por el cierre de calles como Tacuba, República de Uruguay, Corregidora y el Eje Central, que días atrás también fueron cerradas a la circulación vial y peatonal. Algunos, dijo, reportaron pérdidas de hasta 60% en sus ventas, mientras que unas 35 mil fuentes de trabajo fueron afectadas. Y si. Un restaurante localizado al lado del viejo edificio del Senado de la República, donde se filmó una secuencia de la película, de plano cerró sus puertas. Le dio descanso –obviamente sin sueldo a sus meseros y cocineros— y aprovechó para hacer trabajos de remodelación, según su gerente. “En los siguientes días vamos a ver si recuperamos la inversión”, comenta. Así, habrá que esperar, pues el cierre de calles en los alrededores del Zócalo terminará hasta el miércoles 1 de abril, cuando terminen las grabaciones de “Spectre” y el Centro Histórico de la Ciudad de México vuelva a la normalidad.

Comentarios