En la batalla por Celaya, un Bribiesca priista-foxista

En Celaya, ciudad de la histórica batalla y escenario de “moches” políticos, impera el pragmatismo rumbo a las próximas elecciones. Y es la familia del expresidente Vicente Fox la que protagoniza los jaloneos políticos, ahora con el fin de que Fernando Bribiesca Sahagún se convierta en el presidente municipal. Como no lo postularon en el PAN, su añeja querencia, el joven mercadólogo descubrió que el cambio –aquella mágica solución que el político de las botas le prometió a todo el país– ahora es viable sólo con el PRI. CELAYA, Gto. (Proceso).- Justo a cien años de la Batalla de Celaya, donde la derrota de Francisco Villa marcó el rumbo de la Revolución Mexicana, se libra aquí una confrontación clave también para un proyecto político auspiciado por el priista Enrique Peña Nieto: el de Fernando Bribiesca, hijo de Marta Sahagún y entenado de Vicente Fox. Hace un siglo no había en Celaya ni teléfono, pero ahora las batallas se dan hasta en internet y en redes sociales. Bribiesca, el candidato priista de 33 años, reparte tarjetitas con su rostro sonriente impreso y sus cuentas en Twitter y Facebook. –¿Verdad que tienes feis? –pregunta a las jovencitas de los barrios pobres. –Sí –responden con timidez. –Toma, para que me veas. Su rostro juvenil, con barba de tres días, y un chalequito como el de Jorge Hank Rhon, sólo que verde, se reproducen en todo lo imaginable. Es la mercadotecnia a plenitud. El de Celaya no es un pleito de pueblo, sino el laboratorio para que el PRI tenga en Bribiesca el ariete para acabar con un cuarto de siglo de gobiernos del PAN en Guanajuato. Y quizá más. Paradojas de la política: este ciclo se inició con el fraude del PRI contra el entonces panista Fox y la concertacesión de Carlos Salinas en 1991, y luego con la derrota en Celaya, en 1994, de Marta Sahagún –también del PAN– a manos del priista Leopoldo Almanza, a quien ella acusó de ganarle a la mala. Dos décadas después, el vencedor de Marta, el empresario Polo Almanza, es el principal promotor de Fernando, quien enfrenta al PAN tras seis trienios de manera consecutiva. Despedazado por pleitos internos, corrupción e ineptitud, este partido posee una consolidada estructura clientelar. “Cuando un mismo partido dura tantos años, como le pasó al PRI, la gente se cansa y viene un cambio”, prevé Almanza, quien en 2006 fue coordinador de las Redes Ciudadanas de Andrés Manuel López Obrador. “Los celayenses estamos cansados del PAN y Fernando tiene proyecto. Es la hora de la alternancia”. De ese PAN Bribiesca buscó ser candidato, en una coalición con Nueva Alianza, el partido fundado por Elba Esther Gordillo y del cual es diputado federal. El proyecto fue explorado con su amigo Luis Alberto Villarreal, excoordinador de los diputados panistas, y el actual alcalde, Ismael Pérez Ordaz, ligados ambos a la corrupción de los “moches”. (Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2006, ya en circulación)

Comentarios