En dos años han asesinado a cinco líderes sociales en Juxtlahuaca, Oaxaca

jueves, 16 de abril de 2015
OAXACA, Oax. (apro).- El presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígena, Maurilio Santiago Reyes, denunció que en menos de dos años han sido asesinados cinco dirigentes, defensores de derechos humanos y periodistas únicamente de Santiago Juxtlahuaca. En la lista se encuentran quien era director de la Radio Spacio 96.1, Abel Manuel Bautista Raymundo; el defensor de derechos humanos, Herón Sixto López; el líder del Frente Nacional Indígena y Campesino (FNIC), Arturo Pimentel Salas; el impulsor del municipio autónomo de San Juan Copala, Julián González Domínguez, y el precandidato del PRD a la diputación federal por Tlaxiaco, Carlos Martínez Villavicencio. Es por ello que la ONG se pronunció por la investigación y esclarecimiento de estos crímenes. Recordó que el caso más reciente ocurrió el martes 14, cuando fue ejecutado el periodista Abel Manuel Bautista Raymundo, quien era director de la Radio Spacio 96.1 y presidente de la asociación de radios comunitarias “Vara 7”, situación que atenta en contra del derecho de la libertad de expresión. El director de la radio comunitaria fue asesinado a las 17:15, cuando se dirigía a su domicilio a bordo de un automóvil tipo Sedan con logotipos de la radiodifusora; el comunicador fue interceptado por tres sicarios en la calle Camino Real del barrio de San Pedro el alto, Juxtlahuaca, quienes lo atacaron con armas de fuego calibre 9 milímetros. También recordó que el 15 de julio del 2013, el representante del Centro de Orientación y Asesoría a Pueblos Indígenas en el municipio de Santiago Juxtlahuaca, Herón Sixto López, indígena mixteco de 43 años, fue sacado por la fuerza de sus oficinas y seis días después apareció su cuerpo con seis impactos de bala. El líder social mixteco se destacó por su labor en defensa de los pueblos indígenas y de comunidades, enfrentando intereses políticos y económicos de la región y por tal situación recibió constantes amenazas hasta que lo mataron. Posteriormente, el 21 de agosto de 2013 fue asesinado el líder del FNIC, Arturo Pimentel Salas, cuando salía de su domicilio ubicado en la calle de Ignacio Zaragoza esquina con Emiliano Zapata, en la colonia Lomas del Santo den la población de San Agustín de las Juntas. Luego, el 12 de enero anterior, fue asesinado Julián González Domínguez, líder impulsor del municipio autónomo de San Juan Copala, cuando se encontraba en su domicilio ubicado en la población de La Brama Paraje Pérez, San Juan Copala, Juxtlahuaca. Cerca de las 7:00 horas, dos vehículos llegaron a la casa del dirigente social; una de las camionetas era una Ford Lobo negra, y en las unidades viajaban por lo menos 10 hombres vestidos de verde olivo. Llegaron al lugar y a gritos llamaron a la víctima por su nombre. Julián salió a ver qué ocurría. Uno de sus ejecutores le advirtió que si no iba con ellos, acabarían con toda su familia. Fue golpeado. El líder social dejó todo, accedió a ir con ellos bajo la promesa de que si los acompañaba él seguiría vivo, y posteriormente se encontró el cuerpo inerte del indígena triqui cerca del poblado de San Isidro, San Juan Copala. También el pasado 17 de febrero, en una emboscada, fue asesinado el exdiputado Carlos Martínez Villavicencio junto con sus colaboradores Ernesto Fidel López Nelio y Bernardo Bautista. El precandidato del PRD a la diputación federal por Tlaxiaco fue emboscado cuando viajaba a bordo de una camioneta Mazda negra de modelo reciente, con placas de circulación 443 ZVN del Distrito Federal, en el tramo conocido como “curva del comedor”, de la agencia municipal de Nuxaño, localizada a 15 minutos del municipio de Santiago Juxtlahuaca.