Tamaulipas, bajo la ley del narco

sábado, 25 de abril de 2015
Algo pasa en Tamaulipas, donde no funcionan las estrategias que en otras partes han llevado por lo menos a la baja de las cifras oficiales de muertes por la narcoviolencia. A la infernal ofensiva que lanzaron las bandas criminales el viernes 17 en Reynosa, se sumó el miércoles 22 otra en Tampico. La explicación para una –la reacción de los narcos por la captura de un capo– no aplica para la otra. Y mientras el gobierno federal aprende con prueba y error, la población está atrapada entre muchos fuegos. La violencia es muy necia: no cede. REYNOSA, Tamps. (Proceso).- En menos de una semana la ciudad fronteriza de Reynosa y el puerto de Tampico registraron sendas jornadas de violencia que paralizaron las actividades laborales, escolares, el comercio internacional, las campañas políticas, lo que causó pérdidas millonarias. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, atribuye esa violencia a la captura de capos y afirma que se reducirá gracias a esas detenciones. No obstante, investigadores expertos en narcotráfico, empresarios y ciudadanos le recuerdan al funcionario que Tamaulipas es el estado donde se han capturado y matado más capos de todos los niveles, pero “la necia violencia no cede”. Los entrevistados destacan que la violencia en la entidad revela cuán arraigado está aquí el crimen organizado, con la complicidad de funcionarios de los tres niveles de gobierno, y que para erradicarlo se requieren estrategias muy diferentes a las que se han aplicado en otras regiones del país. En uno de los estallidos de violencia más importantes del año, a las 10:30 horas del viernes 17 se escucharon las primeras ráfagas de fusil automático en varias zonas de Reynosa. Aproximadamente a la misma hora del miércoles 22, en la zona metropolitana de Tampico se desató otra balacera con armas de grueso calibre que comenzó en la carretera a Mante. Pobladores de estas ciudades, entrevistados por este semanario, describen lo que hacen cuando se encuentran atrapados entre disparos, granadazos y narcobloqueos con vehículos incendiados. Al escuchar los primeros tiros de armas largas se echa a andar el sistema de alerta para Situaciones de Riesgo (SDR) y mediante las redes sociales se advierte a los civiles que eviten transitar por la zona de la confrontación. En la medida que las alertas SDR se extienden hacia otros rumbos de la ciudad, la población comprende que debe resguardarse porque hay enfrentamientos y persecuciones en un área muy extensa. En las escuelas, los maestros piden a los alumnos que se tiendan en el piso tan pronto oyen el seco estampido de los fusiles de asalto. En las primarias se intenta que parezca un juego para no asustar más a los niños. Si hay padres y transeúntes afuera, los directivos les dan refugio en los planteles, cierran la puerta y suspenden todas las actividades. También se suspende el tránsito. Conforme se extienden las alertas, la gente intenta salir de la calle, entra en las tiendas, en las oficinas y, si están cerca, se esconden en su casa. Todas las empresas cierran, el comercio baja las cortinas y el transporte público deja de dar servicio. (Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2008, ya en circulación)

Comentarios