Peña Nieto no cumple su palabra

sábado, 2 de mayo de 2015
Cuando era candidato, Enrique Peña Nieto se comprometió por escrito a instaurar un nuevo sistema político para promover la participación ciudadana, erradicar la injusticia social y combatir la corrupción, pero no lo ha hecho, asegura Manuel Espino en entrevista con Proceso. “No cumple. No tiene respeto por su palabra”, añade el expanista, autor de Mexicanos al grito de paz, libro en el cual advierte: el mayor riesgo actual para el país es el narcotráfico incrustado en el andamiaje institucional. “Hoy hay narcotraficantes que ya tienen control de algunas instituciones”, aunque, dice, “todavía estamos lejos de que tengan control del Estado”. MÉXICO, D.F. (Proceso).- El documento enmarcado resalta en un muro de la oficina. Ahí está la firma del candidato Enrique Peña Nieto que promete, de llegar a la Presidencia de la República, concluir la transición a la democracia e instaurar “un nuevo sistema político” para promover la participación ciudadana, erradicar la injusticia social y combatir la corrupción… De pie frente a ese documento, firmado por ambos en la campaña presidencial de hace casi tres años –el 22 de mayo de 2012–, Manuel Espino evalúa a Peña sobre los compromisos que asumió: “Está reprobado”. –¿Peña no cumple? –Así es, Peña no cumple. No tiene respeto por su palabra. El expresidente del Partido Acción Nacional (PAN) y candidato a diputado federal por el Movimiento Ciudadano afirma que por eso Peña “está en el sótano” y “en una espiral de problemas de la que difícilmente va a poder salir” el resto del sexenio. Pero, además, porque tiene un “gabinete Montessori” en el cual “cada quien hace lo que le da la gana”, con permanentes pugnas entre los presidenciables Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, “la economía a pique”, la violencia desbordada y el auge de la corrupción. “El signo más fuerte de este gobierno es ya, sin duda, la corrupción”, afirma el aliado de Peña en la elección presidencial y con quien, en entrevista con Proceso, rompe políticamente por no cumplir sus compromisos firmados. “Está reprobado en honorabilidad porque, para tenerla, lo primero que se debe hacer es cumplir con la palabra empeñada”, insiste Espino, quien advierte que la corrupción del gobierno ha generado complicidades con el PAN para encubrir también a políticos como Gustavo Madero, Ricardo Anaya, Guillermo Padrés, Miguel Ángel Yunes, Ulises Ramírez... Por eso, asegura, el Sistema Nacional Anticorrupción, recién aprobado en el Congreso y del que el PAN reclama autoría, es parte de las complicidades y la simulación. “Es un discurso engañabobos el compromiso contra la corrupción. Es una falacia. Esto no va a funcionar, sólo va a servir de pretexto para que más corruptos sigan viviendo en la impunidad. Ahora resulta que los corruptos diseñan un sistema anticorrupción”. Pero hay algo más grave, advierte Espino en la entrevista y que expone en su más reciente libro, Mexicanos al grito de paz: la narcopolítica. (Fragmento de la entrevista que se publica en la revista Proceso 2009, ya en circuación)