Nombra el PRI a dirigentes de negro historial

martes, 5 de mayo de 2015

Pese a la promesa del dirigente priista, César Camacho Quiroz, de blindar a los candidatos de su partido ante el narcotráfico, el crimen organizado y la corrupción, acaba de hacer dos nombramientos que implican todo lo contrario. Se trata de dos designaciones clave para los próximos comicios de junio: Baltazar Hinojosa Ochoa y Arturo Zamora, secretarios de Organización y de Acción Electoral del CEN del PRI, respectivamente, quienes tienen negros historiales y habrían sido impuestos por la Presidencia de la República.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Hace tres años, antes de los comicios federales de 2012, varios candidatos del PRI y miembros de la dirigencia de este partido fueron señalados por sus presuntos vínculos con el crimen organizado. Hoy, algunos de ellos están nuevamente en el escenario, como Baltazar Hinojosa Ochoa y Arturo Zamora, nombrados recientemente secretarios de Organización y de Acción Electoral del CEN del partido, dos funciones fundamentales para la actual campaña.

El 14 de octubre de 2014, el presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, se comprometió a “blindar” a los candidatos de dicho instituto político ante la delincuencia organizada. “Hagámonos cargo de los candidatos que postulemos; este es el momento de prevenir. No permitamos candidatos relacionados con el narcotráfico, con el crimen organizado o con antecedentes de corrupción”, dijo.

A partir de entonces se ha dedicado a ostentar la decisión partidista de disolver cualquier sospecha al respecto, y frente a los comicios del próximo 7 de junio inclusive anunció que todos los aspirantes estarían obligados a presentar sus declaraciones patrimoniales y de conflictos de interés.

Sin embargo, el pasado 22 de abril tomó protesta a Baltazar Hinojosa Ochoa como nuevo secretario de Organización, en lugar de José Encarnación Alfaro, quien encabeza la lista de diputados plurinominales para la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

A su vez, Arturo Zamora fue nombrado secretario de Elecciones, un cargo que estaba vacío desde diciembre tras la renuncia del duranguense Samuel Aguilar, en pleno arranque de campañas, por diferencias con la dirigencia nacional.

De acuerdo con versiones dentro de la dirigencia priista, tanto Hinojosa como Zamora fueron impuestos desde la Presidencia de la República para ocupar esos dos puestos, que son clave para las elecciones...

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2009 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios