Conmemoran en Alemania el 70 aniversario de la Segunda Guerra Mundial

viernes, 8 de mayo de 2015
BERLÍN  (apro).- En una ceremonia solemne en el Bundestag, en la que se alertó sobre el peligro de los nuevos brotes de xenofobia y antisemitismo en toda Europa, el gobierno alemán conmemoró este viernes el 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial. En presencia de la canciller Angela Merkel, el presidente Joachim Gauck, los ministros del gobierno y el pleno del Parlamento alemán, el historiador Heinrich August Winkler, en quien recayó el discurso principal de la ceremonia, subrayó la obligación y compromiso que tiene Alemania de proteger y defender bajo cualquier circunstancia la dignidad de cada persona. En un momento en que los ecos de la guerra retumban de nuevo en el este de Europa con el conflicto ucraniano y dentro del propio país movimientos xenofóbicos como PEGIDA ganan amplia simpatía entre la sociedad alemana, la conmemoración de los 70 años de la liberación del régimen de Adolfo Hitler cobra un significado especial. Fue el 8 de mayo de 1944 cuando la Alemania nazi firmó la rendición incondicional frente a las fuerzas aliadas encabezadas por la Unión Soviética, Estados Unidos, Inglaterra y Francia, luego de seis años de guerra y más de 50 millones de muertos. Winkler aprovechó la oportunidad para advertir sobre el olvido e ignorancia en que puede caer la historia entre las nuevas generaciones. “No es posible poner un punto final a lo que sucedió" y cada alemán -los que viven dentro y fuera del país- deben ser conscientes de esa responsabilidad. En un repaso histórico sobre los sucesos que provocaron la mayor de todas las guerras del siglo XX en el mundo, Winkler recordó que el "camino equivocado" de Alemania  no comenzó con el acceso al poder de Adolfo Hitler en 1933. Años antes, tras la derrota en la Primera Guerra Mundial fue una parte importante de la sociedad alemana la misma que rechazó el sistema parlamentario de la República de Weimar, tachándolo de un sistema no alemán. "Hay naciones difíciles, Alemania es una de ellas. Pero es nuestra nación", concluyó parafraseando al antiguo presidente federal Gustav Einemann. Por su parte, el presidente del Parlamento alemán, Norbert Lammert, reconoció a los miles de soldados de las fuerzas aliadas y del Ejército Rojo que el 8 de mayo de 1945 consiguieron la "liberación de toda Europa", del horror del nazismo. "No fue sin embargo un día de la autoliberación alemana. No deben olvidarse los intentos fracasados de los valientes alemanes de la Resistencia, pero el agradecimiento  respeto recae sobre todo en aquellos que, con inimaginables pérdidas, acabaron con el terror del nacionalsocialismo", dijo. El 8 de mayo representa el día conmemorativo más importante en la historia alemana. Pese a ello, ni la canciller federal Angela Merkel ni ningún representante de su gobierno participarán en el gran desfile militar que el presidente ruso Vladimir Putin organizó para este sábado 9 de mayo en honor al triunfo soviético sobre la Alemania nazi. El conflicto en el este de Europa entre el gobierno de Ucrina y los separatistas pro rusos es el motivo de ello. Sin embargo, está previsto que el domingo 10 de mayo Merkel viaje hasta Moscú en donde acompañada de Putin colocará una ofrenda florar ante la tumba al Soldado desconocido.