El Bloque de Búsqueda a la caza del Chapo

martes, 25 de agosto de 2015
BOGOTÁ (Proceso).- El coronel Carlos Alfonso Velásquez, comandante del Bloque de Búsqueda que en 1995 capturó a los líderes del Cártel de Cali, Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, considera que es “viable y conveniente” implantar ese modelo en México para recapturar al Chapo Guzmán… y después extraditarlo a Estados Unidos. El militar retirado, maestro en ciencias políticas, señala en entrevista que la ventaja de un Bloque de Búsqueda es que articula todos los esfuerzos institucionales para capturar a un blanco específico, y la unidad de mando “es muy eficaz cuando uno debe concentrarse en objetivos muy sofisticados, como eran los Rodríguez Orejuela o puede ser El Chapo Guzmán”. Velásquez explica que “la filosofía principal de un Bloque de Búsqueda es que su única tarea es localizar y capturar a su objetivo; no tiene que pensar en nada más”. Explica: “Una unidad policial-militar normal tiene que pensar en muchos casos, en muchos objetivos, y eso complica su tarea. Una unidad especializada, como un Bloque de Búsqueda, se dedica 24 horas al día, siete días a la semana, a pensar cómo y dónde ubicar a su objetivo, cómo y cuándo capturarlo”. Se trata de un grupo de élite enfocado en labores de rastreo, inteligencia, investigación criminal y tecnología. El coronel retirado sostiene que “es muy conveniente para México la asesoría que está dando Colombia en las labores de búsqueda del Chapo Guzmán”, quien el pasado 11 de junio se fugó del penal de El Altiplano a través de un túnel de 1.5 kilómetros. Días después, un grupo de altos oficiales activos y retirados de la Policía Nacional de Colombia (PNC) viajó a México para compartir su experiencia en la persecución de capos de la droga como Pablo Escobar Gaviria, jefe del Cártel de Medellín, y los hermanos Rodríguez Orejuela, capturados por Bloques de Búsqueda. Escobar fue localizado y abatido el 2 de diciembre de 1993 en la zona noroccidental de Medellín, mientras que la captura de los Rodríguez Orejuela se consiguió dos años después, como resultado de las labores del bloque encabezado por Velásquez. Esas unidades fueron integradas por oficiales y efectivos de élite de la PNC, el Ejército, la Armada y el desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), un organismo de inteligencia. Todos ellos fueron entrenados por comandos estadunidenses y contaron con el apoyo tecnológico y de inteligencia de la DEA, la CIA, el FBI y de los servicios de seguridad británicos y franceses. –¿Qué es lo más importante en un Bloque de Búsqueda? –se le pregunta al coronel Velásquez. –Las labores de inteligencia que puede desarrollar y la rectitud de los funcionarios, que deben ser totalmente insobornables. –¿Cómo hicieron aquí para garantizar eso? –Los investigábamos periódicamente, en forma muy discreta. También se les aplicó el polígrafo, el detector de mentiras. Esto se hacía cada seis meses. –¿Con cuántos hombres debe contar? –No es una fuerza de masa, sino de calidad. Estamos hablando de 40 integrantes máximo, pero depende del objetivo, del terreno en que se desenvuelva. –Además de ser agentes de élite, ¿qué particularidad deben reunir sus integrantes? –Básicamente recursividad, iniciativa y, sobre todo, una estructura ética a toda prueba. –¿Qué papel juegan los organismos de inteligencia de otros países? –Yo dirigí el componente del Bloque de Búsqueda del Ejército. Nos apoyaba la CIA. Y la DEA ayudaba a la policía en asuntos técnicos y de inteligencia. –¿Qué tan importante fue la CIA en las labores de búsqueda de los Rodríguez Orejuela? –Bastante importante. Tenían unos técnicos y una tecnología con los que no contábamos nosotros. Y también nos ayudaron en nuestra propia seguridad y en la de nuestras familias. –¿Cree que la experiencia colombiana es un referente para el caso del Chapo Guzmán? –Sí, señor. Además, Velásquez opina que si El Chapo Guzmán es recapturado, México debe extraditarlo a Estados Unidos porque “es mucho más difícil que se vuele de una cárcel gringa”.

Comentarios