El PAN involuciona hacia lo peor

miércoles, 26 de agosto de 2015
Para Javier Corral, quien perdió la contienda interna para dirigir el PAN, esta organización va en retroceso. Y así como afirma que la trayectoria del presidente saliente, Gustavo Madero, “está liquidada en el partido”, advierte que el sucesor, Ricardo Anaya, emerge en medio del juego sucio, no sólo como dirigente del PAN, sino como aspirante presidencial. Incluso duda que Acción Nacional se convierta en una oposición crítica, pues sólo es parte de la partidocracia de Estado. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Suena el teléfono y contesta Javier Corral. –Me dejaron un poquito maltrecho –le dice, con una risita, a una amiga panista que le llamó. Militante del Partido Acción Nacional (PAN) desde hace 35 años, desde las luchas contra el fraude electoral en Chihuahua, Corral enfrenta con humor y pesar el resultado de la elección interna del domingo 16. Su llamado a la rebelión de las bases, que no funcionó –“sería hipócrita decir lo contrario” –, le produjo sólo 16% de los votos (37 mil 953) contra 81.9% (193 mil 944) de Ricardo Anaya, el nuevo presidente nacional del PAN. Pero el humor no suple su aflicción por la peor crisis del PAN desde su fundación, hace 76 años, profundizada tras un lustro de gestión de Gustavo Madero: “Hay una involución hacia lo peor, y el principal problema es la corrupción que inunda al partido”. Y en medio del “mugrero” emerge Anaya no sólo como dirigente del PAN, sino como aspirante presidencial. “Ante el derrumbe de Madero, cuya trayectoria está liquidada en el partido, y ante el desprestigio interplanetario del gobernador Rafael Moreno Valle, Anaya lo que ha visto es al PAN como trampolín”, comenta Corral. –Pero, ¿puede ganar en 2018? –No, es muy difícil, porque hay mucho trabajo que habría que hacer y porque nadie da lo que no tiene. El tema fundamental en 2018 va a ser una batalla frontal contra la corrupción política y ahí se necesita estar muy armado de credenciales propias. No es el caso de Anaya, afirma, a quien describe desleal e inescrupuloso: “Lo deslumbra el dinero”, “recicla muy rápido sus lealtades”, tiene una “ambición desmedida y una trabajada capacidad de simulación”. Por eso, además de ganar con el apoyo de los “cárteles políticos” del PAN y de “lavarle la cara” al presidente Enrique Peña Nieto con el Sistema Nacional Anticorrupción, tiene estrecha relación con Manlio Fabio Beltrones, el nuevo presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Fue Beltrones, asegura, quien entregó a la diputación saliente del PAN coordinada por Anaya 30 millones de pesos extras para solventar un déficit de 21 millones que son, según Corral, un desfalco por desviarlos a la campaña interna. “Este desfalco de 21 millones de pesos lo arregló Anaya a través de Damián Zepeda, quien ahora es su secretario general. Zepeda gestionó con Beltrones una partida adicional de 30 millones de pesos de la Cámara de Diputados para cuadrar las cuentas del grupo parlamentario. No solamente fueron los 21 del desfalco, sino nueve más. Este hecho coloca al nuevo presidente del PAN en una posición de vulnerabilidad.” –¿Ante Beltrones? –¡Ante Beltrones, por supuesto! El presidente del PRI sabe que a los muchachos del PAN les salieron las cuentas malas y generosamente les dio una partida adicional para que el balance les diera. Y desliza: “Este tipo de conductas son las que comete Anaya, no de ahora, ¿eh? Conocí en esta campaña un poco más de Ricardo y me cuentan en Querétaro que al muchacho lo deslumbra el dinero. Y ahí es donde está un gran problema”. Añade: “Una de mis preocupaciones en torno a la nueva dirigencia ya no sólo es el contubernio con Peña Nieto, sino la independencia ante el propio Beltrones, porque estos muchachos en sus ambiciones desmedidas han cometido acciones que pueden llegar a vulnerar la independencia del partido o su fuerza, su capacidad para enfrentar al PRI”. –Es corrupción del PAN al más alto nivel. –El principal problema del partido es la corrupción, porque es el principal problema de México. Si no entendemos cuál es el problema fundamental del deterioro institucional de México, por donde quieran atajarle no vamos a poder. ¡El gran problema de nuestro país es que los grandes centros de decisión están corrompidos, junto a su sistema de partidos corrompido! Enfatiza: “Lo que vemos en la oposición son partidocracias de Estado, oposiciones oficialistas. Esa parte la remarqué en mi campaña y no había quien dijera eso no es cierto. Se está consciente de que se vive un PRI dentro del PAN. ¡Yo competí contra el PRI dentro del PAN! Y terminó como lo hace el PRI. Es más, el resultado es soviético”. Anaya: La traición Es la mañana del martes 18 y Corral está en su casa, un modesto departamento en la colonia Juárez, próximo al Senado. Prepara la primera asamblea nacional deliberativa con los líderes que lo apoyaron, prevista para el sábado 22, con el fin de tomar decisiones, inclusive la renuncia al PAN. Muchos de sus seguidores quieren renunciar al PAN, entre ellos los exgobernadores Fernando Canales Clariond y Francisco Barrio. “Pancho me dijo: ‘Vamos a plantear las cosas como son. Y de una vez, Javier, si tenemos que tomar una decisión fuerte, drástica, la tomamos, pero todos. Y si decidimos hay que seguir, con todo’”. –¿La posibilidad de irse del PAN existe? –Estamos muy divididos los que nos queremos quedar y los que se quieren ir. Está muy a la mitad. Por eso planteo reflexionar todos. Hay quienes dicen que hay que comprometer a la dirigencia con algunos temas, como la anticorrupción. Pero Corral no cree que Anaya cumpla esa, porque en primer lugar tiene que aclarar el manejo de los recursos públicos para su campaña, entre otros los 21 millones de pesos de la bancada del PAN, y revisar las cuentas de Madero. “Primero tiene que aclarar todos los manejos del grupo parlamentario, incluido todo este gasto, una auditoría al CEN de Madero y el tema de los moches. ¡No le vamos a creer a Anaya hasta no ver que va por los de los moches, porque ese es un adeudo que tenemos con la sociedad mexicana!”, dice. Sabe que eso va al corazón del grupo de Madero y sus operadores Luis Alberto Villarreal, Jorge Villalobos, Isabel Trejo, diputados salientes, pero también los entrantes, como Ulises Ramírez, Miguel Ángel Yunes, Eukid Castañón, este último operador de Moreno Valle. “Por eso es poco probable que Anaya pueda combatir la corrupción o transparentar el ejercicio del partido, aunque quiera ser candidato a la Presidencia. Porque si hace eso se desfonda en términos del partido, porque por sí mismo no trae nada, o trae muy poco por sí mismo. Son los cárteles políticos los que lo sostienen.” Corral no cree en la supuesta rebelión de allegados a Madero contra Anaya por no designarlo coordinador de los diputados federales y optar por Marko Cortés. “Es una simulación”, asegura. Atribuye a Madero y a Santiago Creel, de quien Cortés es discípulo, la maniobra para hacer creer que Anaya tiene independencia, aunque fue el propio Madero quien le comunicó que no sería coordinador. “Me habló para comunicarme la decisión de no ser coordinador parlamentario, así se lo propusieran, y que lo había comunicado a Anaya. Y no creo que lo vaya a nombrar, porque varios apoyos que consiguió Anaya, entre ellos el de Ernesto Ruffo, fue con la condición de que no pusiera a Madero de coordinador.” Sin embargo, Corral aclara que Anaya no es de fiar, porque en el debate elogió a Felipe Calderón, pero tenía preparada una campaña contra él si Margarita Zavala hubiera sido candidata. “Me lo dijo uno de los que participaron en el desarrollo de la estrategia hace dos meses y medio”. –¿Esa conducta de Anaya es traición? –Sin duda. En realidad recicla muy rápido sus lealtades. Creel, al servicio de Peña De traición justamente acusan a Anaya allegados a Madero por no designarlo coordinador de los diputados y en su lugar colocar a Cortés, identificado plenamente con Creel, el dos veces frustrado aspirante presidencial del PAN. Más allá de este episodio, Corral tiene a Madero y a Creel como una “dupla inseparable” que impulsa el proyecto presidencial de Anaya para neutralizar a Moreno Valle. El segundo, revela, no sólo hace los amarres internos en el PAN, sino que tiene interlocución directa con Peña Nieto. “Él se maneja con un perfil bajo, pero es la mente que sirve a Peña Nieto desde el PAN; el que hace realmente los enjuagues y el que opera en el ‘Consorcio’ es Santiago”, dice Corral, al referirse al grupo de gobernadores y caciques estatales que llevó al triunfo a Anaya. Añade: “Creel tiene, hoy por hoy, su mejor estrategia: Bajo perfil, pasar desapercibido y además enarbolar un discurso de que él quiere ser contrapeso de todo el mugrero. Reconoce el mugrero, reconoce el Consorcio, reconoce a los bribones que tiene Madero al lado, pero los mueve a todos”. Y además de manejar todos los hilos en el PAN, reitera, “es el que tiene realmente la interlocución con el gobierno. Insisto: ¡La mente que hace los enjuagues con el gobierno es Creel! A Madero no le da para eso, menos al muchacho”. Flamante miembro del CEN, Creel fue el artífice para la aprobación de reformas legislativas clave, como la anticorrupción, que no toca al presidente de la República y que Peña aprovechó para promulgarla dos semanas antes de las elecciones. Madero, en especial, tiene una estrecha relación con Peña Nieto, tanto que se reúnen a solas. “Ha compartido varios juegos de golf con el presidente”, dice. –¿Y eso qué significa? –Es una cercanía más allá de lo político. Es una cercanía personal, amistosa, es una identificación personal. Ahí es donde yo me explico toda esta operación que hicieron Madero y Anaya para lavarle la cara a Peña Nieto y de la cual formaron parte las bancadas, aunque en el Senado nos deslindamos. Recuerda: “Fue clarísimo que tenían prisa por sacar el tema en plena campaña, no para que lo aprovechara el PAN en la campaña, porque no sacó jamás un spot sobre la Casa Blanca de Peña, sino que la sacaron para lavarle la cara a Peña Nieto en plena campaña, en el mayor momento de su descrédito”. –¿Eso es complicidad? –¡Ah, claro! Ahí hay una facción cómplice. Es una complicidad consciente y planeada. El PAN de Madero, de Creel y Anaya le lavó la cara a Peña Nieto en el momento de su mayor descrédito. ¡Por eso el PAN se fue a 21%! Insiste: “Teníamos todo para ganar y perdimos cinco diputados. Entonces se trabajó para el gobierno, se trabajó para Peña. De lo contrario el PRI se hubiera desplomado brutalmente. ¡Perdió un punto el PRI, un punto nada más enfrentando la mayor crisis de derechos humanos, de credibilidad, de imagen pública, de corrupción, económica, de desarrollo social, la que tú quieras. ¡En esa tragedia no aparecimos!”. –Pero Anaya dice que ahora el PAN será oposición crítica. –Está impedido, porque hay acuerdos muy oprobiosos con el gobierno. Pero es muy fácil. Esta declaración de Anaya va a durar dos meses: Viene la elección de dos ministros de la Corte. Vamos a ver qué tan crítico es el PAN…

Comentarios