El inventor del correo electrónico, a 46 años de su invento

jueves, 10 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Hoy en día el uso del correo electrónico es masivo. De hecho, probablemente esta manera de comunicación ha eliminado un alto porcentaje de las caretas que hace unos años enviábamos por el correo tradicional. No me queda duda que el uso del correo electrónico es probablemente la herramienta más importante de toda la red Internet. De hecho, con el correo electrónico incluso podemos ahorrarnos mucho dinero y no sólo en timbres postales, sino cuando por ejemplo, mandamos documentos. De hecho, el otro día me pasó algo que me permitió ahorrarme unos 150 pesos, nada despreciables en estos momentos de la economía mexicana. Tenía que mandar una partitura de cuatro páginas a una maestra de guitarra, exestudiante de mi padre. Fui a un servicio de mensajería que me cobraba unos 150 pesos por el envío, el cual además, tardaría unos cinco días. Lo pensé dos veces y de pronto se me ocurrió la feliz idea de escanear las cuatro páginas y mandárselas como imágenes al correo de la dirección de la maestra de guitarra. Ella ya podría imprimir esas cuatro páginas en su impresora. Así hice y listo, en pocos segundos la maestra tuvo la partitura en su buzón. ¿Pero quién inventó el correo electrónico? ¿Cómo surgió esta idea? He aquí la historia: Ray Tomlinson nació en Nueva York en 1941. Es un programador conocido por pocos quizás, pero que ha contribuido notablemente al desarrollo del cómputo moderno. Él inventó el correo electrónico. Tomlison se graduó como ingeniero eléctrico en el Massachussetts Institute of Technology (MIT) y en 1967 ingresó a la empresa BNN (Bolt, Beranek y Newman), la cual recibió el trabajo de hacer un sistema de comunicación intermilitar. El equipo de trabajo involucrado creó un programa llamado SNDMSG para poder mandar mensajes entre las distintas terminales de una misma computadora. En septiembre de 1971 Tomlinson adaptó el programa SNDMSG de forma tal que pudiese ser usado para enviar mensajes a diferentes usuarios conectados a una red, lo cual es finalmente lo que hace el correo electrónico actualmente. Fue Tomlinson a quien se le ocurrió usar el símbolo “@” (arroba) para unir el nombre del usuario con su respectivo servidor. Aparentemente se utilizó este símbolo porque no tenía ninguna utilidad aparente y no se usaba en ningún sistema. Cabe decir que el primer mensaje se envió entre dos computadoras que estaban literalmente una al lado de la otra. Ambas tenían una conexión física a ArpaNet. Tomlinson dice que se mandó a sí mismo una serie de mensajes de prueba de una máquina a otra. Los contenidos son olvidables totalmente y de hecho, dice Tomlinson, “yo los he olvidado”. “Es más, probablemente el primer mensaje fue QWERTYUIOP o algo parecido”, comenta. Cuando el programa ya funcionaba a entera satisfacción de Tomlinson, mandó un mensaje al resto del grupo explicando cómo mandar este tipo de mensajes por la red. A todo esto, los mensajes eran texto plano, sin símbolos especiales y sin poder adjuntar documentos o fotografías, y desde luego, como añade Tomlinson, no había spam. De hecho, su primera cuenta de correo fue tomlinson@bbn-tenexa. En el 2009 se le concedió el Premio Príncipe de Asturias en la categoría de Investigación Científica y Técnica.

Comentarios