La campeona que Castillo desprecia

domingo, 13 de septiembre de 2015
El deporte oficial mexicano atraviesa horas críticas. Con el reto de Río 2016 a la vuelta de la esquina, no cumple las magras metas que se impone, carece de un proyecto claro y su dirigente no sabe de alto rendimiento; peor aún, el director de la Conade, Alfredo Castillo, desprecia a una de las pocas campeonas del país, Aída Román, considerada no solamente la mejor arquera del mundo en 2014, sino que ha ganado copas mundiales y ha conseguido cuatro boletos para los próximos Olímpicos… Incluso le regatea el dinero para las competencias y la humilla. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Según el director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo, los atletas mexicanos “son prioridad del Estado”… menos la subcampeona olímpica Aída Román. Con esta deportista, aspirante a medalla en Río 2016, mantiene un enfrentamiento abierto: descalifica sus resultados, cuestiona las competencias a las que asiste y le pide públicamente que se ciña a las decisiones de “los expertos”. La arquera no se manda sola, dice. Durante más de dos años Román ha vivido un calvario. Prácticamente ha entrenado sola porque los funcionarios responsables del deporte mexicano y la presidenta de la Federación Mexicana de Tiro con Arco (Femeta), Effy Sánchez, no han podido resolver los vericuetos administrativos para contratar un entrenador de tiempo completo y con la calidad suficiente que la guíe en su camino al podio en los próximos Juegos Olímpicos. Aun así, en 2014 Román fue reconocida como la mejor arquera del orbe por las cinco medallas que obtuvo en competencias internacionales. Actualmente ocupa el tercer sitio en el ranking mundial y, en el Campeonato Mundial de Dinamarca, celebrado en julio pasado, consiguió tres plazas individuales y una por equipo para Río 2016, junto con Alejandra Valencia y Karla Hinojosa. Es la arquera más exitosa en la historia de México. Pero eso no ha sido suficiente. En palabras de Castillo, Román es una atleta que le queda a deber a México: “Vamos a los resultados: no ganó medalla de oro en Centroamericanos, no ganó oro en Panamericanos, en el Mundial quedó en octavo, en la propia Copa de Polonia quedó en octavo, entonces ella puede considerar que necesita fogueo. A lo mejor lo que realmente necesita es apoyo en la parte técnica y se necesita a veces humildad para aprender de personas expertas”, declaró el 28 de agosto. Lejos de que los metodólogos de la Conade diseñen un plan de trabajo con programas de entrenamiento y competencias para la arquera –tarea que, bajo la supervisión de éstos, corresponde a la Femeta–, su titular optó por denostar a Román a partir de que la atleta lo criticara públicamente. Arranque de la hostilidad El conflicto detonó el pasado agosto. Román se quejó de que el director de la Conade la trata “como delincuente” y que “no sabe de alto rendimiento”. En entrevista con el diario Reforma cuestionó que Castillo se rehusara a sufragar sus gastos como seleccionada nacional en las copas del mundo: “Es muy penoso, pero es la realidad, no podemos hacer nada en contra de este sistema y gente que desafortunadamente no sabe de deporte de alto rendimiento. (Castillo) sabrá de política, de cómo meter a la cárcel a delincuentes y estamos recibiendo un trato como si fuéramos delincuentes.” A mediados de agosto, los seleccionados de tiro con arco viajaron a Polonia para participar en la Copa del Mundo. Román y Juan René Serrano ganaron oro en equipo mixto en la modalidad de recurvo. El resultado les valió incluso una felicitación de Castillo en su cuenta de Twitter: “Son dos grandes atletas y trabajando en equipo ustedes y @CONADE haremos grandes cosas para este deporte”. Pero Castillo cambió su discurso cuando el 18 de agosto Serrano denunció que, para ir a esa competencia, los arqueros pagaron el viaje y que harían lo mismo para la Copa del Mundo que se realizará en Medellín. Lamentó que los deportistas sean “el daño colateral” en la pugna entre la Federación y la Conade –que suspendió la entrega de dinero porque Effy Sánchez sigue sin comprobar 5.8 millones de pesos del ejercicio fiscal 2014–, pues ninguna de las dos instancias atiende las necesidades de los arqueros, a menos de un año de la celebración de los Juegos Olímpicos. Serrano incluso pidió que la Conade ya pague los premios económicos a los medallistas de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. En respuesta a las declaraciones, ese mismo día Castillo fustigó a Serrano en Milenio TV. Dijo que los atletas “no van a hacer lo que quieran”, y que ir a las copas del mundo no sirve de nada porque no participan arqueros de buen nivel. Al día siguiente, Castillo reunió a cuatro arqueros en su oficina –entre ellos Román y Serrano– y la Conade despachó un boletín en el que informó que la culpable de todo lo negativo que ocurre en el tiro con arco es la Femeta, por lo cual solicitaría a la FITA que la desconociera para crear una nueva federación. Las diferencias, aparentemente, fueron zanjadas ahí. Pero no. Nueve días después, Román se descosió en críticas. “No entiendo en qué le afecta que hayamos quedado en primer lugar en equipos mixtos en una Copa del Mundo. Dice que no fueron los mejores y nos ataca como si fuéramos delincuentes, como si nos estuviéramos robando su dinero. En la junta (que tuvieron con Castillo) él dijo que si necesitábamos esos 20 mil pesos para recuperar nuestros gastos, que nos los daba de su bolsa. Perdón, pero no estamos limosneándole. “Yo tengo mis patrocinadores, pero no es el caso, sino que es dinero que nos merecemos por el ranking mundial que tenemos. Nos merecemos el apoyo porque estamos en CIMA que, como bien dice su nombre, es el Compromiso Integral de México con sus Atletas, y eso no se está llevando a cabo. Como seleccionados y (becarios) de CIMA tenemos el derecho a exigir un entrenador y un cuerpo técnico, y si carecemos de ello, entonces el Estado mexicano no se está comprometiendo”, declaró en la charla con Reforma. Si bien desde hace años Román ha señalado a la presidenta Effy Sánchez como la responsable de los problemas que le han impedido contratar a un entrenador, la Conade también es corresponsable. En Londres 2012, con 24 años, Román se convirtió en la primera atleta mexicana en ganar una medalla olímpica en tiro con arco de la mano de la coreana Songi Woo, quien también fue artífice del bronce olímpico de Mariana Avitia. Por sus cualidades, Román se convirtió en candidata natural para buscar otra presea olímpica. Zancadillas Su primer tropiezo llegó cuando Songi Woo se fue huyendo de México. La psicóloga deportiva adscrita a Conade Magaly Zerón presentó una demanda en su contra, y también contra Effy Sánchez, por agresiones sexuales. Cuando el ministerio público le giró orden de presentación, la coreana se fue. Ahora trabaja con la selección de Inglaterra. El caso nunca fue aclarado. La consecuencia fue que entre las instructoras coreanas de primer nivel se filtró que en México no hay condiciones para trabajar. Los montos de las becas tampoco ayudaron. De acuerdo con un tabulador que implementó el entonces subdirector de Calidad para el Deporte, Othón Díaz, el pago máximo ascendía a entre 80 mil y 110 mil pesos mensuales. Las entrenadoras extranjeras pedían contratos multianuales con sueldos de 280 mil a 320 mil pesos por mes. Incluso hubo quien pidió sueldo para su esposo. Durante la gestión de Jesús Mena, la Conade clasificó al tiro con arco como deporte prioritario por las altas posibilidades de obtener medallas en Río 2016. Aun así, durante 2013 Román entrenó sola. La arquera consiguió que la dependencia pagara las asesorías a distancia que el español Andreu Alfonso le dio por correo electrónico y teléfono. En marzo de 2014, ganó oro en el Campeonato Mundial Bajo Techo de Nimes, Francia. A partir de entonces comenzó a trabajar a distancia con la coreana Mi Jeong Lee, que radica en Madrid. Román tuvo un 2014 lleno de éxitos. También su entrenadora fue distinguida con el voto de los especialistas como la mejor de ese año. Siguió puntualmente las instrucciones que desde España le dio la coreana: número de flechas a tirar por día, sesiones de entrenamiento en gimnasio, cambios y ajustes por mensajes de texto y correo electrónico. La disciplina y seriedad de Román rindió frutos. Entonces otra vez comenzaron los problemas. Hace poco más de dos meses, cansada de esperar que Conade o la Femeta cubrieran los seis meses de sueldo que le deben, Lee dejó de entrenar a la mexicana. El nuevo director de Alto Rendimiento, Samuel Pérez, le explicó al diario deportivo Esto que el adeudo asciende a 900 mil pesos y que no se ha cubierto porque Lee “no se ha querido dar de alta en Hacienda”. Es el mismo argumento con el que el Comité Olímpico Mexicano despidió y se rehusó a pagarle al entrenador español de basquetbol Sergio Valdeolmillos hace unos meses. “Se ha buscado la forma de pagarle pero ella no está dada de alta en Hacienda, y es un requisito indispensable. Toda persona que entra a un país a trabajar debe pagar impuestos, y ella desea que le paguemos, pero sin hacer los trámites que se requieren.” Entre las primeras acciones que Castillo llevó a cabo en cuanto fue nombrado director de Conade estuvo mover mar y tierra para regresar a Valdeolmillos. Hasta hoy, el servidor público se ha negado a transparentar de qué partida salió el dinero para pagarle un adeudo de 18 mil dólares. Tampoco quiere informar a cuánto asciende el salario ni cómo le está pagando en virtud de que no existe una federación de basquetbol que cumpla con los requisitos que marca la ley para entregarle recursos. “Estuve pidiéndole por favor (a Castillo) que le pagara a mi entrenadora. Ella ya se fue. En las competencias más importantes en los Panamericanos y Campeonato del Mundo no tuve entrenador. El problema radica en que la Federación no le hizo un contrato, por lo tanto no puede sacar el recurso de ningún lado. Me pregunto cómo fue que le pagaron al entrenador de basquetbol porque también le debían dinero de años y él ya lo recibió. “Me da gusto que apoyen al equipo de basquetbol. Ha tenido muy buenos resultados, pero en otros deportes nos han ignorado. Dice que por (culpa) de la federación él no puede hacer gran cosa. He tenido muy buenos resultados y parece que son ignorados, parece que no le interesan. Me da mucho coraje que (Castillo) no se ponga a priorizar algunas cosas. Yo como deportista no sé qué hice mal para recibir este tipo de trato”, volvió a quejarse Román la mañana del martes 1 en Radio Fórmula. Román se quedó corta. Castillo también se comprometió con siete jugadores de la selección de basquetbol a cubrir los salarios que el equipo profesional Halcones de Xalapa les debe desde hace siete meses. Durante la concentración que tuvieron antes del Preolímpico –que está en disputa estos días en el Distrito Federal– el asistente de Valdeolmillos, Ramón Díaz, lo denunció y también dijo que a él y al entrenador les deben dinero desde hace dos años. “Si tenemos un atleta que está preocupado por llevar el sustento a su casa, es obvio que no va a poder rendir al cien por ciento. Nosotros vamos a sufragar eso porque al final de cuentas estos dos o tres meses de concentración ellos necesitan llevar dinero para mantener a sus familias. Vamos a hacer un esfuerzo. He hablado con Sergio, con Gustavo (Ayón) y con todos (los jugadores). Es el equipo de México, la selección que representa a un país y nosotros tenemos que ver por ellos y por los atletas”, informó Castillo el 16 de agosto en entrevista con Claro Sports. El director de Conade ha sido claro en que Román “se tiene que ceñir” a las reglas porque, si no, “vamos a llegar a una anarquía en donde todos (los atletas) van a hacer lo que quieran”. Les recordó a los arqueros que “desde que yo llegué” la dependencia los ha mandado a China, Dinamarca, Canadá, Estados Unidos y España, y que paga los entrenadores, metodólogos, fisioterapeutas y a todos los integrantes de los equipos multidisciplinarios. “No puedo llegar a un punto en que me digan: ‘Yo quiero ir a esta competencia, quiera (usted) o no quiera’. Si tú quieres ir entonces te la tienes que pagar tú”. Castillo asegura que no es capricho suyo, sino que los “expertos” en alto rendimiento de la Conade, encabezados por el cubano-mexicano Valentín Yánez, deciden merced a “un sustento científico”. Así, a menos de un año de los Olímpicos, Román no tiene entrenador, la Conade no le ha dicho cuál será su plan de trabajo ni calendario de competencias y ha desafiado al hombre fuerte del deporte nacional –cargo que ocupa porque es amigo del presidente Enrique Peña Nieto.

Comentarios