Wachando a "Tin Tan", tesis de Jorge A. Rivero Mora

martes, 15 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- En febrero de 2012, Jorge Alberto Rivera Mora presentó su tesis Wachando a Tin Tan: análisis historiográfico de un personaje fílmico (1944-1958), con apoyos del Conacyt, para obtener su Posgrado en Historiografía en la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Azcapotzalco (UAM-A). Su director de tesis acerca de este peculiar cómico bautizado hace 100 años como Germán Valdés (nacido en Ciudad Juárez, Chihuahua, el 19 de septiembre de 1915) fue el doctor José Agustín Ronzón León. Tras lamentar su triste indiferencia porque las autoridades culturales y cinematográficas mexicanas han ninguneado a “Tin Tan” en el año de su centenario, Jorge Alberto Rivero Mora declara: “‘Tin Tan’ me llamó la atención porque curiosamente mi primer ídolo de niño fue Pedro Infante, de estas obsesiones exageradas de grabar las películas, de memorizarme los diálogos, de aprenderme todas sus canciones. Era el prototipo para mí del carisma, ¿no? Y en esa época se veía mucho cine mexicano por televisión. “Luego de ahí me acerqué a ‘Cantinflas’, a Joaquín Pardavé; bueno, aparte que mis padres y mi abuela eran muy cercanos a la época de oro del cine nacional, entonces yo como que abrevé de todo esto. Pero cuando yo veía a ‘Tin Tan’, yo recuerdo que ‘Tin Tan’ me llamaba la atención por cierta incomodidad, ¿no? Era diferente a todos los demás cómicos. “Yo de muy chico veía que salían muchachas con muy poca ropa en sus películas, y ‘Tin Tan’ con cara de pícaro, yo lo veía con cierta inquietud y también con cierto temor de que me descubrieran mis papás viéndolo, porque eran como que películas más subidas de tono. “Ya con el paso del tiempo empecé a encontrar cosas más rescatables de ‘Tin Tan’, que me llamaban la atención. Estas burlas a la censura, el idioma, las canciones simpáticas, y entonces, cuando yo terminé la maestría después de haber estudiado durante muchos años al doctor Salvador Nava, lo que yo quería era salirme del tema político pero meterme a otro que a mí también me gustara demasiado, y me decidí por ‘Tin Tan’.” –¿Qué más le llamaba la atención para una tesis de “Tin Tan”? –Sobre todo, porque yo quería que se rescataran otros elementos más allá del personaje cinematográfico. ¿Qué pasaba en el momento cuando “Tin Tan hace su discurso fílmico?, ¿cómo era el México alemanista de aquella época?, ¿cómo era después con Ruiz Cortínez y con López Mateos? Y cómo se vivía la cinematografía, entonces como que cada vez iba encontrando temas de rescate para este personaje; su lenguaje, la música, la vestimenta, las alusiones que hace a la moral… Trascendencia del cómico       “La hija de ‘Tin Tan’ se llegó a interesar por la tesis, tuvimos pláticas pero después nos perdimos.” De cualquier modo, Jorge Alberto Rivero Mora, “uamero de corazón”, piensa publicarla, al igual que su tesis del doctor Nava. “‘Tin Tan’ posee muchos elementos innovadores de genialidad cómica y de todos los aspectos positivos que podamos rescatar, el que tú me digas: de músico, de bailarín, de actor, ¡es un excelente actor!; pero como se dedicó a la comedia, se piensa que por estar en la comedia eso significa no ser un buen actor, y a ‘Tin Tan’ no se le evalúa positivamente su parte histriónica.” Pero hay algo muy importante que Rivero Mora quiere destacar. “Y es que los directores supieron entenderlo. Yo trato también de romper con un esquema que algunos biógrafos han dicho en el sentido de que el cineasta Humberto Gómez Landero lo acartonaba en el lenguaje y en los diálogos, pero ‘Tin Tan’ se salía de ellos. Sin embargo, Gómez Landero supo introducir en el cine de ‘Tin Tan’ aspectos que éste después va a explotar.” Uno fue el erotismo. “Por ejemplo, en las películas de Landero como en su última que fue Músico, poeta y loco (1947) hay escenas bastante subidas de tono. O las muchachas del internado para señoritas, con las falditas que se les ve hasta la ropa interior, era el paraíso auténtico para ‘Tin Tan’ estar allí. “Y en esa misma película, Gómez Landero mete en una interpretación fantástica a ‘Tin Tan’ con música de grandes bandas tipo Luis Alcaraz, ¿no? Es decir, Gómez Landero también ayuda a la construcción de este personaje pachuco en términos grandes con esto de las big bands.” Cabe señalar que el guionista de Gómez Landero es Guz Águila, dotado escritor del teatro frívolo de las dos décadas anteriores; pero sus diálogos parecen quedarse inmóviles ante la gracia y vitalidad del cómico. Cita como ejemplo un diálogo de “Tin Tan” con una mujer, en su papel de empleado de una cristalería: –Orejas (órale), sabe que esta chompeta (cabeza) me falla un poquitín… Y su guaifo (esposo), ¿cómo está su marido?... (Mirando su saco) Uso muy buena garra (ropa). Fijón. ¡Qué mené, carnalita, qué mené! (¡Cómo no, cómo no!)… No, no, no, jainita (honey)… Y Marcelo, acostumbrado a las rutinas de radio, no desentona del humor de “Tin Tan” y le responde con gracia: –Se me hace que le pusiste de feo a la yesca (mariguana) y te anda girando la chompeta… Jorge Alberto Rivero Mora abunda: “Hay diálogos muy fuertes en películas como El hijo desobediente (1945), inclusive con alusiones a la mariguana, por ejemplo, ¿no? Hay un diálogo de su carnal Marcelo (Chávez) con ‘Tin Tan’, que le pregunta: ‘--¿Y a ti te gusta la mota, digo… la música?’ ¡Y estamos hablando de una película de 1945! Pero más allá de que Marcelo y ‘Tin Tan’ se brincaran los diálogos, había un director que les decía sí o no (si salían los diálogos o no en las cintas). “Creo que hemos sido injustos con Humberto Gómez Landero en ese aspecto, aunque sí trataba de meter en cintura a ‘Tin Tan’ con los diálogos; pero ‘Tin Tan’ es un cómico más visual, como en el de La marca del zorrillo (1950) que brinca y se pelea, hace acrobacias…” Cita al crítico Emilio García Riera, quien escribió lo siguiente: “Con esta parodia de La marca del Zorro, ‘Tin Tan’ intentó seguir los mismos pasos que ‘Cantinflas’ había dado al interpretar Los tres mosqueteros y Romeo y Julieta. El resultado fue insatisfactorio a pesar de que Martínez Solares y Juan García no se contentaron con el culto a la actualidad e intentaron algo que Miguel A. Delgado y ‘Cantinflas’ rehuían siempre: el gag visual. En su denigración del personaje parodiado, ese Zorro a quien en definitiva se acababa calificando de apestoso, ‘Tin Tan’ expresó más que otra cosa un sentimiento de incomodidad y con él, una protesta implícita por haber sido sustraído de su medio habitual.” –En Wachando a “Tin Tan”…, la tesis critica su exagerada gestualidad. –Es una crítica que hago en mi tesis a su exagerada gestualidad, pero “Tin Tan” comunica por todos lados, es este humor al que él le adiciona un  sentido mucho más fuerte. Estos grandes gestos, estas grandes bocas a final de cuentas eran parte de su discurso, si bien mucha gente por ello opina que “Tin Tan” era simpático, pero exagerado. Era parte de su comicidad. Un “Tin Tan” sin abrir los ojotes o pegar de brincos como que no era “Tin Tan”. –El crítico de cine Rafael Aviña lo relacionaba con el cómico gringo Jim Carrey, de La máscara… –Pues más allá de mi gusto personal y preferencias por “Tin Tan”, sí considero que existen muchas diferencias entre ambos, es mucho más rescatable “Tin Tan”, ¡totalmente! Y a lo que voy es que al personaje de “Tin Tan” uno no se lo explica, sin el apoyo de todo su equipo fílmico. Calabacitas tiernas (1948), escribe en su tesis Rivero Mora, será la cinta que no solamente iniciará el trabajo en equipo de la triada “Tin Tan”, Martínez Solares y Juan García, sino que será el inicio de la transformación del personaje. Sobre este particular, en su texto El barco de la ilusión, el escritor Fritz Glockner hace referencia a una entrevista que le concedió el director Martínez Solares, en torno al desprendimiento del estereotipo pachucho del cómico. “Si nos centramos nada más a mitificar a ‘Tin Tan’ como el gran gran personaje que en muchos sentidos lo es, sería ser injustos con todo su gran equipo fílmico que colaboró a transformar al pachuco y sostener la grandeza del personaje. “Están el director Gilberto Martínez Solares; Juan García El peralvillo que le hace los guiones; un Marcelo (su carnal); de una fenomenal actriz cómica como ‘Vitola’; de un ‘Tun Tun’; de un primer actor como el señor Wolf Rubinski, que son su equipo de trabajo más cercano… “Y de ‘Borolas’, de un ‘Sapo’ que era otro de los cómicos de su época, del mismo Ramón Valdés, su hermano, que saben entender aquella lógica cómica de ‘Tin Tan’, y este equipo es lo que va a conseguir éxito tras éxito en sus películas. Es todo un equipo y no sólo ‘Tin Tan’ quien merece acreditar sy gloria y su fama.” “Tin Tan” y su equipo cinematográfico a través de la parodia, la ridiculización y el relajo, se convirtieron en figuras notoriamente atípicas de la vida cultural de la primera mitad del siglo XX. Sobre este punto, el Diccionario de la Real Academia Española define el relajo como “desorden, falta de seriedad, holganza y laxitud en el cumplimiento de las normas”. Desde hace años, el llamado desmadre, desorden, despiporre o relajo, son vistos como una conducta nociva consustancial a los rasgos identitarios del mexicano, y para muchos, el relajo está en el origen de muchos de los males del país. “Tin Tan” hizo del relajo y el atrevimiento un sello característico de su particular humor cinematográfico, en el que de manera constante, criticó y se mofó de los modos de hacer del régimen alemanista. Por ejemplo, en La marca del Zorrillo (1950), en una divertida secuencia “Tin Tan”, al ser torturado en un potro de castigo, implora; “No me estiren que no soy presupuesto.” Asimismo, Rivero Mora destaca la película El Ceniciento (1951), en la que se alude al tema de la explotación del indígena. “En una escena, tras ser alcanzado por un rayo, el chamula Valentín Gaytán (“Tin Tan”) se pone a orar con fervor e inserta entre sus rezos el hasta entonces sacralizado e intocable himno nacional mexicano.” Como explica en el ejemplar de Proceso actualmente en circulación: “Más allá de que yo haya investigado profundamente el fenómeno historiográfico de ‘Tin Tan’, a mí en lo personal me cuesta trabajo ver la desatención casi de menosprecio hacia sus cien años. Esperaba un homenaje nacional de las autoridades culturales federales muy bien montado para durar todo lo que resta del 2015, y de instancias estatales o regiones en las que ‘Tin Tan’ es un bastante popular, principalmente en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde nació, aunque allá sé que le rendirá algún tipo de tributo. “Considero una muy lamentable noticia que este 2015 (que debería ser el año de “Tin Tan”) las instancias oficiales de la cultura en México descuiden y tengan en el olvido a un personaje de la valía de Germán Valdés “Tin Tan” y que no se reflexione en torno a su enorme obra y legado culturales y artísticos (en el lenguaje, identidad, música, cinematografía, moda, arraigo en las nuevas generaciones, etcétera). “Creo que mi investigación aporta en demasía porque no se detiene en los muchos clichés que se han generado en torno a Tin Tan y su carismática personalidad (el  estereotipo pachuco, su gusto por la mariguana, el actor más ‘besucón’, etcétera) que han nutrido sus "biógrafos" o herederos (oficiales y no oficiales) que siguen alimentando su mito, pero que se distancian de un análisis crítico como el que ofrece mi tesis doctoral en la que analizo cómo en los años cuarenta y cincuenta las esferas de la cultura estaban totalmente entreveradas con la arena política y cómo en este escenario peculiar ‘Tin Tan’ y su equipo fílmico lograron un cine sin complacencias a través del humor. “En resumen, les comento que he sido lector y admirador toda mi vida de su loable publicación Proceso, y sé que siempre están atentos  a asignaturas pendientes en el tema de la cultura popular… No solamente en torno al  impacto cultural de ‘Tin Tan’ desde la gestación de su personaje (que trasciende por mucho al pachuco), sino cómo existe una lectura poco certera del  personaje al que se le destacan aspectos anecdóticos de su vida por parte de sus biógrafos, así como el enorme silencio de las instancias culturales oficiales del país que olvidan la herencia cultural y simbólica de este inolvidable personaje Germán Valdés ‘Tin Tan’ a 100 años de su natalicio.”  

Comentarios