AMLO candidatea a involucrado en proyecto devastador para Tulum

miércoles, 23 de septiembre de 2015 · 12:11
CANCÚN, Q. Roo., (proceso.com.mx).- Aunque una de las principales banderas del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ha sido promover la educación pública, su precandidato a gobernador en esta entidad, José Luis Pech Vargue, estuvo involucrado en la irregular desincorporación de terreno costero de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), que ahora es un exclusivo desarrollo hotelero, comercial y habitacional en Tulum. Con larga trayectoria en gobiernos priistas, en los que se ha desempeñado como secretario de Turismo, de Finanzas, de Gobierno y de Educación, Pech Varguez fue electo al inicio de la administración del exgobernador Félix González Canto rector de la Universidad de Quintana Roo y reelecto en 2010, a unos meses de que el ahora senador dejara el gobierno estatal. Apenas dos años después de que Pech Varguez tomara protesta como rector, el gobierno de González Canto aprobó la permuta de terrenos costeros de la Universidad de Quintana Roo en Tulum a cambio la franja de Xcacel-Xcelito y un predio Playa del Carmen. Con González Canto como gobernador y Pech Varguez como Rector, la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) se desprendió de mil metros de playa en Tulum a favor de un grupo de inversionistas para un desarrollo turístico inmobiliario, que inicialmente se le conoció como Down Town Tulum y ahora se le denomina Aldea Zamá. A finales de 2007, el consejo de la Uqroo aprobó entregar al gobierno del estado un terreno de la institución, de 36 hectáreas con mil metros de playa en Tulum. A cambio, la Uqroo obtuvo del gobierno del estado 90 hectáreas de playa, que corresponden al santuario de la tortuga de Xcacel-Xcacelito, sin ningún valor comercial, por tratarse de un área protegida, decretada desde el sexenio de Mario Villanueva Madrid, y otro predio 20 hectáreas en Playa del Carmen, así como una “compensación” de 10 millones de pesos. El predio Xcacel-Xcacelito ya era administrado por la universidad desde el 20 de marzo de 2005, derivado de un acuerdo firmado por el entonces rector Francisco Rosado May con el Fideicomiso Caleta Xel-Ha y del Caribe, que González Canto convirtió en el Instituto de Patrimonio Estatal (IPAE). Mientras que el otro terreno, de 20 hectáreas en Playa del Carmen, ya había sido entregado a la universidad el 22 de mayo de 2007, como se establece en la edición extraordinaria del Periódico Oficial del Estado de esa fecha, en el tomo II, número 24, séptima época. El entonces diputado local Mario Rivero Leal señaló que inicialmente se pretendió concretar esta operación con la anuencia del Congreso del estado, aunque el PRI no tenía mayoría calificada. Sin embargo, apuntó el exlegislador, el gobernador Félix González Canto se desistió de continuar con el proceso de vender con la autorización del Congreso del estado ante el inminente rechazo de la mayoría de los diputados, incluidos del PRI, entre los que se encontraba el exrector Efraín Villanueva Arcos. La Junta Directa de la Uqroo, apuntó Rivero Leal, con la anuencia de Pech Varguez, se encargó de realizar directamente la cesión del terreno costero, que de esta forma pasó a formar parte del IPAE. Y a través del IPAE, apuntó el exdiputado panista, González Canto vendió este terreno bajo la más absoluta opacidad, pues no se conoció el monto de esta operación y adónde fueron a para estos ingresos por la venta del patrimonio del estado. Posteriormente se conoció que en este predio se desarrollaría el mega proyecto hotelero comercial y habitacional Aldea Zamá, “el Corazón de Tulum”, promovido por un grupo de inversionistas encabezado por el empresario yucateco Rodolfo Rosas Moya, vinculado al grupo de políticos peninsulares integrado por González Canto e Ivonne Ortega, exgobernadora de Yucatán y actualmente diputada federal y Angélica Araujo, exalcaldesa de Mérida y ahora senadora. El pasado 10 de diciembre de 2011, a cuatro mes de que González Canto dejara el cargo, se llevó a cabo la colocación de la primera piedra del complejo de departamentos “Zamá Village”, que se convirtió en el primer "fraccionamiento" de Aldea Zamá. “Zamá VIllage” consta de 34 departamentos de lujo, y el precio inicial es de cada uno fue de 139 mil dólares (unos dos millones 400 mil pesos). Todo el complejo de Aldea Zamá, además de zonas comerciales y hoteleras, prevé la construcción de tres mil 42 viviendas, entre lotes unifamiliares y departamentos. Además de la irregular venta del predio de 36 hectáreas, Aldea Zamá fue cuestionado por grupos ecologistas y ciudadanos debido a violaciones en materia de desarrollo urbano y ambientales. El presidente de la organización Por Tulum, Contraloría Ciudadana, Xavier Peralta Casares, advirtió que el proyecto implica un efecto devastador e incontrolable apara Tulum. Los planes de desarrollo urbano en Tulum preveían un crecimiento de la población de 200 mil habitantes, pero con Aldeas Zamá sumarían 329 mil 611. “Ni los ecosistemas ni la administración pública podrían soportar un crecimiento poblacional tan alto y acelerado”, dijo. Por su parte, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) advirtió, a través de un estudio, que el proyecto colinda con el Parque Nacional de Tulum y se encuentra a sólo 5.4 kilómetros de la reserva de la biosfera de Sian Ka’an,-patrimonio de la humanidad- lo que viola los criterios del Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial de la región denominada corredor Cancún-Tulum. El 2 de septiembre, en Cancún, Andrés Manuel López Obrador “destapó” como candidato de Morena a la gubernatura de esta entidad a Pech Varguez y lo calificó de político honesto. Este martes y miércoles López Obrador, como presidente del Consejo Nacional de Morena, y Pech Varguez, como Promotor de la Soberanía Nacional (PSN) de Quintana Roo, realizan juntos su primera gira de trabajo en la entidad por dos días en seis destinos, incluido Tulum. Tras las elecciones federales del pasado 7 de junio, dirigentes de Morena iniciaron un amplio proyecto para el financiamiento de la educación superior y de universidades. El primer anuncio consistió en que Morena destinaría el 50 por ciento de sus prerrogativas, aproximadamente unos 100 millones, a instituciones de educación superior y media superior, para abatir el número de rechazados en las universidades. Posteriormente, se dio a conocer que mediante la donación de 50% del salario de cada uno de los legisladores, alcaldes, gobernadores y de todos los funcionarios del Movimiento de Regeneración Nacional se destinará a la construcción de universidades en los municipios y delegaciones del Distrito Federal en los que gobierne Morena.