Exonerado en EU, Ye Gon teme llegar a México

sábado, 5 de septiembre de 2015
México y Estados Unidos están a punto de firmar un intercambio de extraditables, lo que preocupa al chino-mexicano Zhenli Ye Gon, quien actualmente se encuentra en una prisión de aquel país aunque ya fue absuelto de los ilícitos que se le imputaban allá. Y tiene sus razones, pues en el sexenio calderonista todos se le echaron encima –sobre todo Javier Lozano Alarcón y Eduardo Medina Mora, titular de la Secretaría del Trabajo y procurador general de la República, respectivamente– y le imputaron delitos ilícitos que nunca se le comprobaron. Pese a ello, aquí se le acusa de delincuencia organizada, narcotráfico, violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos y lavado de dinero. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Desde que en junio pasado la Suprema Corte de Estados Unidos rechazó atraer el caso de Zhenli Ye Gon, el gobierno de Enrique Peña Nieto está a la espera de que el Departamento de Estado decida extraditar al empresario chino naturalizado mexicano. México y el país vecino están por concretar un intercambio de extraditables. Y aunque el exempresario farmacéutico podrá regresar libre de culpas en Estados Unidos, puesto que desde hace seis años allá la justicia lo absolvió del delito de narcotráfico por falta de pruebas, aquí se mantienen las acusaciones de delincuencia organizada y narcotráfico fincadas desde hace ocho años. El gobierno de Felipe Calderón, su acusador, no pudo sostener sus señalamientos ante las autoridades estadunidenses. Ye Gon, a su vez, tampoco logró convencerlas de que era un perseguido político. Nacido en Shangai, China, en enero de 1963 y naturalizado 40 años después en México, le imputó a Calderón haber contado con un millonario fondo ilegal en su campaña presidencial de 2006. Según Ye Gon, de los 205 millones de dólares que el gobierno calderonista le aseguró en su casa en 2007, por lo menos 100 millones eran parte de ese supuesto fondo ilegal. Ante el esperado intercambio de prisioneros, confirmado a Proceso por funcionarios de la Secretaría  de Gobernación, algunos acusados de narcotráfico por Estados Unidos han promovido amparos contra su extradición. Uno de ellos es el exjefe del Cártel de Juárez Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy, quien a finales de agosto pasado obtuvo una suspensión provisional para evitar su entrega a la justicia estadunidense. Preso en el penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, Carrillo Fuentes es requerido por la justicia de Texas, que lo acusa de conspirar para introducir cocaína a Estados Unidos. Un cargo similar, pero para la introducción de metanfetaminas, le hizo a Ye Gon una corte de Columbia, en la capital estadunidense. La imputación se vino abajo debido a la falta de pruebas por parte del gobierno de Calderón. En agosto de 2009 Ye Gon quedó absuelto y recuperó los bienes que se le habían confiscado en ese país (Proceso 1716). Ye Gon acusó a la Procuraduría General de la República (PGR) de haberle mentido al Departamento de Estado y a la Corte Federal del Distrito de Columbia al destruir evidencias que lo beneficiaban. El señalamiento directo lo hizo contra el titular de la PGR en el sexenio de Calderón, Eduardo Medina Mora, ahora ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Durante el sexenio pasado, la PGR dejó que el caso se quedara en Estados Unidos, al tiempo que Ye Gon aplazaba su extradición, solicitada formalmente por el gobierno mexicano en septiembre de 2008. La petición fue firmada por el Ministerio Público Jorge Joaquín Díaz López, quien trabajó en la PGR hasta 2009 para incorporarse al despacho de abogados del exprocurador Antonio Lozano Gracia. Aunque fue absuelto, el empresario chino-mexicano ha estado en una prisión estadunidense desde 2007, por lo que ya lleva ocho años encerrado, dos menos de la pena mínima a la que habría sido condenado de habérsele encontrado culpable. (Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2027, ya en circulación)

Comentarios