Michael Phelps: para ser el mejor entrené 365 días al año

sábado, 5 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Michael Phelps, la leyenda del deporte olímpico, aconseja a los jóvenes nadadores mexicanos a no darse por vencidos, “en creer en sí mismos, en tener un sueño y en no detenerse hasta alcanzarlo, aunque no es fácil”. Enterado que la natación mexicana no logra trascender desde los Juegos Olímpicos disputados en México en 1968, el máximo ganador de preseas olímpicas en la historia (con un total de 22) asegura que el mundo de la natación ha cambiado demasiado en la actualidad. Y ejemplifica que anteriormente la rivalidad solía presentarse entre los equipos de Estados Unidos y Australia. “Ahora (la competencia) es entre Estados Unidos y Europa”. “Todo el mundo está avanzando a marcha muy acelerada. Hoy vemos gente nadando de todo el mundo; Inglatera ganó medallas de oro este verano (en el Campeonato Mundial de Kazán), que no había sucedido en muchos años”. Phelps dijo que ha visto cómo ha evolucionado el equipo de natación de Inglaterra, que ahora ya es competitivo. “Y esto realmente les ha tomado 15 años”. “Cualquier cosa puede suceder si realmente nos la creemos”, afirmó Phelps en su mensaje a los nadadores mexicanos en el Auditorio Nacional durante el foro “México Siglo XXI”, encuentro anual de los becarios de la Fundación Telmex. El máximo medallista de oro en los Juegos Olímpicos de 2008, con un total de ocho del referido metal, reveló conocer a un par de nadadores mexicanos, aunque al final sólo mencionó el nombre de Fernanda González, de quien dijo “está nadando cada vez mejor. A veces la veo en las competencias de cómo ha mejorado. Al final del año nada más rápido y en competencias las mujeres se han vuelto cada vez más y más rápidas en los últimos cuatro años, incluso el año pasado”. “El hecho es que no hay que rendirnos. Si realmente queremos algo tenemos que hacer sacrificios, hacer cambios en la dieta y en los hábitos de dormir. Todo tiene que ver con poner todo en una imagen general y descifrar qué quieres eliminar y qué quieres incluir para ser mejor”. Michael Phelps admitió que a sus 30 años resulta todo un reto competir contra adversarios 10 años menor que él, pero dijo que aceptó el desafío y para ello ha introducido ciertos cambios en su rutina: “He tenido trabajo de dos a tres veces por semana en la tina caliente, trato de no comer muchos dulces, que me encantan; intento mantenerme en cierto peso, que no había hecho en el pasado, y como consecuencia me siento contento y con más energía en el agua. Son pequeños cambios, pero esas pequeñas cosas se suman para hacer una gran diferencia”, refirió. En otra intervención, Phelps reconoció: “a veces me siento cansado y con dolores, no tengo ganas de hacer el trabajo, pero no dejo que esos pensamientos se interpongan y sigo para alcanzar mis objetivos”. Entonces, reveló que entrenó varios años sin un día de descanso y que eso ocasionó que se preparara 52 días más al año en relación a sus contrincantes, que al final se reflejó en una diferencia a su favor. La máxima estrella de la natación mundial relató ante los becarios de la Fundación Telmex: “mi entrenador Bob (Bowman) y yo pensamos que si queríamos un resultado diferente teníamos que hacer cosas distintas. Entonces nadé 365 días al año. En la natación para recuperar un día perdido necesitas dos, y mientras los otros trataban de ponerse al día por los descansos yo seguí adelante”. Para Phelps, en la natación no se trata de decir que en tres semanas se impondrá una marca mundial. “Normalmente sé cómo estoy nadando, dependiendo de cómo me siento durante el calentamiento, pero los récords mundiales sólo se rompen en las finales y siempre sé cómo va mi entrenamiento”.

Comentarios