'¡Hagan lío!”, aconsejó el Papa al líder de los defensores de la familia 'natural”

sábado, 1 de octubre de 2016
El representante del Frente Nacional por la Familia, Rodrigo Iván Cortés Jiménez, relata cómo, después de obtener el apoyo de los obispos mexicanos para las movilizaciones que realizaron el mes pasado, viajó al Vaticano para cabildear el respaldo del Papa Francisco. Finalmente consiguió que éste lo alentara a “hacer lío en defensa de la familia”. Lo que sigue, dice, es que el  frente se convierta en un movimiento permanente, porque ya no confía en las promesas del gobierno y del PRI de reconocer sólo el matrimonio “natural”, entre un hombre y una mujer...  CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- “Salgan a las calles y hagan lío en defensa de la familia”, le dijo el Papa Francisco a Rodrigo Iván Cortés Jiménez, el representante del Frente Nacional por la Familia (FNF), que se reunió con el pontífice para informarle sobre las acciones de su organización. Bergoglio lanzó la frase luego de hojear rápidamente los documentos que Cortés Jiménez le entregó en las manos y de oír sus proyectos de realizar, en distintos puntos de México, marchas multitudinarias de laicos católicos en contra de la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto que intenta legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo. Ambos estaban en la Loggia Alejandrina –del laberíntico Palacio Apostólico del Vaticano–, donde el Papa suele dar algunas audiencias. Era el pasado 28 de agosto. Y el “hagan lío” era la ansiada instrucción papal que el FNF estaba esperando para emprender sus marchas de los pasados días 10 y 24 de septiembre, así como las futuras. En entrevista con Proceso, Cortés Jiménez detalla sus gestiones ante la Curia Romana para obtener este encuentro con Bergoglio: “Por esos días yo participaba en Roma en un coloquio sobre cristianos perseguidos en distintas partes del mundo. Y mi objetivo era, en representación del frente, tener contacto con el Papa Francisco para informarle sobre lo que pasa en México a raíz de que Peña Nieto presentó su iniciativa, también para darle a conocer nuestras acciones de protesta y obtener palabras de aliento de parte suya”. Antes que nada, Cortés se dirigió a las oficinas del recién creado Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, la instancia de la Curia que trata directamente los asuntos relacionados con los fieles católicos y sus movilizaciones. Ahí, Cortés dejó documentación y se reunió con algunos funcionarios. “En este dicasterio fui muy puntual y objetivo en mis explicaciones –relata–. Ahí me dijeron: ‘Vemos muy interesante su tema, lo vamos a analizar muy bien. Y ya en su momento veremos si obtiene o no unas palabras de aliento por parte del Santo Padre’. Salí muy satisfecho.” Aparte, Cortés Jiménez consiguió reunirse con monseñor Paul Richard Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados, de la Secretaría de Estado de la Santa Sede. Se refiere a este encuentro: “Monseñor Gallagher es un personaje importante, depende directamente del secretario de Estado. A él también le expliqué a detalle la actual situación en México y le entregué un escrito de parte del frente”. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2083 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios