El secuestro, tema central de 'Luna de miel”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A Diego Cohen siempre le ha interesado el tópico del secuestro. En 2010 leyó el guión de Luna de miel, de Marco Tarditi, y le gustó la trama. Cuatro años después surgió la oportunidad de filmar y propuso esta historia de 97 minutos, que hoy llega a las salas mexicanas con 60 copias. Cohen reescribió el texto y lo adecuó a la idea que lo perseguía: “Me interesaba indagar en la psicología del psicópata o sociópata, en este caso interpretado por Héctor Kotsifakis, y también la manera en que se relaciona con su víctima, la secuestrada, que actúa Paulina Ahmed. Él trata de conquistarla y ella utiliza todos los recursos que tiene a la mano para poder librarse de esa circunstancia.” Aquí, Jorge –un médico de formación, excéntrico y solitario– secuestra a Isabel, su vecina, con el objetivo aparente de someterla a un experimento de reflejo condicionado y convertirla en su mujer, pero las apariencias esconden una verdad más aterradora. --¿Cómo logró esas escenas con el secuestrador y la secuestrada, que son tan fuertes? --Eso fue lo más complicado, meter a dos actores con trayectorias distintas. Por un lado, Kotsifakis ha laborado en setenta y pico cintas, cuenta con 25 años de carrera, y Paulina debuta en este filme. Me apoyé muchísimo en Héctor por su vasta experiencia, y a Paulina un poco sí la sometí a cierto grado de tortura, por así decirlo, a cierto grado de realidad dentro de las escenas, para que sintiera que sufre su personaje, que son situaciones muy complejas, muy duras. “También ayudó que el 75 % de la película transcurre en el sótano, y un 80% Paulina está amarrada. Por ejemplo, entre corte y corte, entre escena y escena, la actriz prefería quedarse amarrada para mantener el estado emocional y psicológico de su personaje, en lugar de descansar.” --La película es un espejo de lo que es ahora México, ¿qué cree que pueda aportar precisamente en cuanto a los feminicidios? --Por desgracia este tipo de largometrajes contienen una realidad muy lamentable. De algún modo siempre nos van a dar más herramientas para reflexionar al respecto, pero también para no olvidar que esto es parte de nuestra realidad, que es parte del día a día y que tenemos que hacer algo, que debemos actuar de algún modo para evitar este tipo de circunstancias. “Me parece interesante que el filme provoque indignación para que así el público tenga mucho más presente el problema que estamos sufriendo hoy en día, y se intente evitar que siga sucediendo toda esta violencia en relación al género masculino con el femenino, abusar de la mujer, tomarla como el sexo débil y utilizarla para cumplir sus deseos, sus intereses o simplemente por dinero.” Cohen se manifiesta contento de que se haya estrenado Luna de miel, cuya fotografía es de Aram Díaz. “Es sensacional que ya se encuentre en la cartelera, obviamente nos está castigando un exhibidor en particular (se refiere a Cinépolis), el más grande de todos, lo cual no es nada del otro mundo. Salimos en muy poquitas pantallas y solamente tenemos funciones nocturnas. “Intentamos estrenar la película desde febrero, pero apenas nos dieron fecha en octubre. Pasaron nueve meses desde que pedimos la fecha de programación. Eficine nos autorizó el apoyo de distribución a mediados de 2015, cuando dentro del comité de Eficine hay miembros de los exhibidores, y de algún modo orillan a no cumplir con las obligaciones que uno tiene para con ese fondo.” Y ahora sólo espera que las personas se enteren del estreno de la cinta. Luna de miel, en la que también interviene el actor Alberto Agnesi, puede verse en Acapulco, Atlacomulco, Ciudad de México, Ciudad Obregón, Ciudad Valles, Chihuahua, Comitán, Ensenada, Gómez Palacio, Guaymas, Huatulco, Lagos de Moreno, Los Mochis, Mexicali, Morelia, Navojoa, Orizaba, Puebla, Puerto Vallarta, Río Bravo, Salinas Cruz, Tecámac, Tepatitlán y Veracruz.

Comentarios