El Frente Nacional por la Familia, bastión electoral de la ultraderecha

sábado, 22 de octubre de 2016
El Frente Nacional por la Familia –constituido por más de mil organizaciones católicas en mayo pasado– tiene como propósito posicionar electoralmente a la ultraderecha, según comentan a Proceso dos expertos en el tema del activismo religioso. Y en este escenario, dicen, la panista Margarita Zavala es la esperanza para estos grupos en 2018. Cuando los panistas llegaron al gobierno se iniciaron las redadas homofóbicas; hoy, las cruzadas moralizantes van contra los matrimonios igualitarios. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- A través de las movilizaciones encabezadas por el Frente Nacional por la Familia (FNF), la jerarquía católica mexicana y sus grupos de ultraderecha se están “posicionando electoralmente” para incidir en los comicios de 2017 y 2018 a favor del PAN, partido con el que “siempre han tenido afinidad ideológica y política y que además les asegura cargos públicos para influir socialmente”, afirman Renée de la Torre y Édgar González Ruiz, investigadores especializados en el tema del activismo católico. Ambos señalan que las marchas organizadas por esos grupos, hoy enfocadas a protestar contra la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto que intenta legalizar las bodas gay, han sido “recurrentes” en las últimas décadas para protestar, ya sea contra la educación laica, el comunismo, el aborto o los métodos anticonceptivos. De la Torre, académica del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), afirma categórica: “Los grupos conservadores que actualmente conforman el frente se están posicionando para influir en las elecciones de 2017 y 2018. Están sacando a la gente a la calle para que se sienta identificada con ciertos valores que, por supuesto, serán defendidos por los candidatos del PAN, partido que no tiene arrastre con las masas ni mítines emotivos, pero para eso están justamente las movilizaciones del frente. “Por lo pronto, Margarita Zavala se está perfilando como candidata del PAN a la Presidencia de la República. Y claro, en sus discursos ya está prometiendo que defenderá a la familia y a todos esos valores que la identifican con estos grupos de laicos que son el brazo largo de la jerarquía católica”. –¿El episcopado mexicano se prepara entonces para intervenir de esta manera en las próximas elecciones? –Por supuesto. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2086 de la revista Proceso, ya en circulación

Comentarios