Las cinco causas de muerte que amenazan a los mexicanos, según el Inegi

lunes, 31 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La diabetes mellitus es la principal causa de muerte en nuestro país, ya que durante el 2014 provocó 78.5 decesos por cada 100 mil habitantes, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Al dar a conocer las Estadísticas a propósito del Día de Muertos, el cual se celebra cada 2 de noviembre desde tiempos prehispánicos, el instituto de estadística señaló que en el año mencionado hubo 94 mil 29 fallecimientos causados por este padecimiento. La diabetes es una enfermedad crónico-degenerativa que se caracteriza por el aumento de la glucosa en sangre, debido a que el organismo no produce insulina o no se utiliza de manera adecuada. De acuerdo con la Federación Internacional de la Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés), 387 millones de personas en el mundo tienen diabetes y la mitad de ellos no han sido aún diagnosticado. Los factores de riesgo se pueden dividir según el tipo de diabetes. En el caso del tipo 1 --también conocida como diabetes juvenil--, su principal factor de riesgo es el antecedente familiar directo. En el caso del tipo 2, además del antecedente heredofamiliar, se incluyen el sobrepeso, la dieta inadecuada, inactividad física, edad avanzada, hipertensión, etnicidad, intolerancia a la glucosa, historia de diabetes gestacional y una alimentación deficiente en el embarazo. Enfermedades del corazón Las enfermedades isquémicas del corazón, las del hígado y las cerebrovasculares también representan las principales causas de muerte entre la población mexicana. De hecho, en 2014 se registraron 158 mil 579 defunciones por enfermedades del sistema circulatorio, lo que se traduce en una tasa de 132.5 defunciones por cada 100 mil habitantes. De las personas que fallecieron por enfermedades del sistema circulatorio, 51.8% eran hombres y 48.2% mujeres; ocho de cada 10 (82.5%) personas que fallecieron por esta causa tenían 60 años o más. “Es importante señalar que en esta agrupación se encuentran las defunciones por enfermedades isquémicas del corazón y las enfermedades cerebrovasculares, las cuales representan la segunda y cuarta causa de defunción a nivel nacional; su participación porcentual al interior de las defunciones del sistema circulatorio son de 51.9% y 20.9%, respectivamente”, precisó el Inegi. La red de vasos que transportan la sangre por nuestro cuerpo es conocido como el sistema circulatorio y se ve afectado por diferentes factores, como son: antecedentes familiares de enfermedades vasculares o cardíacas, embarazos, enfermedades o traumatismos, largos períodos de estar de pie o sentado, cualquier cuadro que afecte el corazón y los vasos sanguíneos --como la diabetes o el aumento de colesterol--, así como fumar y la obesidad. Estas situaciones pueden ocasionar diversas afecciones: las arterias pueden engrosarse y ponerse rígidas, lo que dificulta el paso de la sangre a través de ellas; pueden generarse coágulos que bloquean el flujo de sangre al corazón o al cerebro, o bien, los vasos sanguíneos pueden debilitarse y romperse, lo que provoca hemorragias internas. Hígado y cáncer En tercer lugar, los mexicanos mueren por enfermedades en el hígado, órgano del cuerpo encargado de ayudar a digerir los alimentos, regular la bioquímica corporal, almacenar energía y eliminar toxinas. Puede ser atacado por enfermedades de origen genético, viral, canceroso o causado con el contacto con toxinas o por el consumo de alcohol. Las cifras de mortalidad son las siguientes: En 2014 hubo 34 mil 444 defunciones por esta causa. La mayoría ocurrió por fibrosis y cirrosis del hígado (42.4%) y por enfermedad alcohólica (33.1%). La posibilidad de fallecer por enfermedades del hígado es mayor en los hombres (71.6%) que en las mujeres (28.4%), y por edad, ocho de cada 10 (83.7%) tenían 45 o más años. Por otra parte, el cáncer hace estragos en la salud pública y de los mexicanos. En 2014, fallecieron 82 mil 830 personas por tumores malignos. El cáncer de tráquea, bronquios y pulmón ocupa el primer lugar de esta afección, con 8.2% de los decesos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 70% de las muertes por cáncer de pulmón, bronquios y tráquea son atribuibles al consumo de tabaco. Le siguen las defunciones por tumores malignos de próstata (7.6%). Cabe señalar que en los hombres, las defunciones por tumores de próstata (seis mil 296) están por arriba de los tumores malignos de la tráquea, de los bronquios y del pulmón (cuatro mil 276); en tercera posición se encuentran los tumores malignos del estómago con una participación relativa de 7.6%. “Aquí se da un crecimiento celular maligno que puede extenderse a otros tejidos y órganos como el esófago y el intestino delgado; los hábitos alimenticios resultan ser un factor de riesgo, por lo que en términos de prevención resulta pertinente evitar el consumo de alcohol, tabaco y tener una dieta rica en verduras y frutas”, precisó el Inegi. El cáncer es un término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo. Una de sus características es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, proceso conocido como metástasis, y esta es la causante de muerte por cáncer. En la mujer, los tumores malignos que se posicionan en los dos primeros lugares son el tumor maligno de mama (14.2%) y el tumor maligno del cuello del útero (9.7%). El primero se origina en el tejido mamario y puede invadir y crecer hacia otros tejidos. De acuerdo con instituciones de salud, los factores reproductivos asociados a una exposición prolongada a estrógenos endógenos, una menarquía precoz, una menopausia tardía y una edad madura cuando se presenta el primer parto figuran entre los factores de riesgo más importantes del cáncer de mama. Por su parte, el cáncer cervicouterino afecta al sistema reproductivo de la mujer; su causa predominante se debe a ciertos virus del papiloma humano (VPH), una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) que existen. Le siguen los tumores del hígado y de las vías biliares intrahepáticas (7.4%), estómago (6.5%); así como colon, del recto y del ano (6.1%). VIH continúa cobrando vidas En menor medida, el VIH provocó que durante el 2014 fallecieran cuatro mil 811 mexicanos. El monto de defunciones en los hombres es casi 4.2 veces mayor que el observado en las mujeres. Por edad, ocho de cada 10 ocurrió entre los 25 y 54 años y en los hombres de 15 a 29 años fue la cuarta causa de muerte. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, “el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de vigilancia y defensa contra las infecciones y algunos tipos de cáncer. La fase más avanzada de la infección por el VIH se conoce como Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y puede tardar entre dos y 15 años en manifestarse, dependiendo del sujeto. El SIDA se define por la aparición de ciertos tipos de cáncer, infecciones u otras manifestaciones clínicas graves.