Culmina Peña Nieto la privatización del sector petroquímico

sábado, 5 de noviembre de 2016
Desde 1992 Carlos Salinas de Gortari impulsó la privatización de las plantas petroquímicas, pero el jueves 3 Enrique Peña Nieto le dio la puntilla final al aprobar, sin decreto presidencial de por medio, la pulverización de los cinco complejos del país, que ya no aparecen en la nueva estructura de la empresa Pemex Transformación Industrial. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En el nuevo Plan de Negocios que Pemex dio a conocer el jueves 3 se muestran nuevos esquemas de “asociación, coinversión con terceros o servicios con terceros”, para algunas de las plantas y procesos que conforman los complejos petroquímicos más importantes del país: Cangrejera y Morelos. Al gerente del Complejo Morelos, Casimiro Álvarez Urbina, ya le llegó la orden del cierre “anticipado” y “definitivo” de la planta de acrilonitrilo que estaba en manos de la empresa brasileña Unigel, como lo establece un oficio fechado el pasado 4 de octubre y del que este semanario tiene copia. Especialistas en la materia consideran que esas medidas forman parte del “regreso” a Pemex de algunos activos, con el fin de revenderlos en conjunto a la iniciativa privada. De los cinco complejos petroquímicos mexicanos: Morelos, Cangrejera, Pajaritos, Cosoleacaque y Camargo, los cuatro primeros están en Veracruz y constituyen la principal fuente de trabajo. Carmargo está en Coahuila, no opera desde 2001 y el próximo 10 de noviembre podrían anunciar su cierre definitivo. Ante este panorama, integrantes de la Coordinadora por la Defensa de Pemex anunciaron que el viernes 11 realizarán una marcha en Coatzacoalcos e intentarán tomar la dirección de los complejos para evitar que los cierren. Entre las principales empresas interesadas en adquirir las plantas petroquímicas o los complejos en su totalidad está Brasken, propiedad del brasileño Marcelo Odebrecht, quien fue detenido en su país el 19 de junio de 2015 por el caso de Petrobras y acusado de incurrir en sobornos. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2088 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios