Enrique Maza: Incendiario, pero jesuita hasta el final

sábado, 17 de diciembre de 2016
Fallecido hace un año, el poeta y sacerdote Enrique Maza, entrañable cofundador de Proceso, fue uno de los principales críticos del desapego de la jerarquía católica respecto de los pobres y los problemas sociales del país, pero no por ello dejó de ser jesuita. Lo fue de hecho hasta el final de su existencia, asegura María Luisa Aspe Armella, historiadora de la Iglesia en México, quien relata a este semanario un pasaje inédito de la vida de Maza como director de la revista Pulgas, reservada sólo a los integrantes de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús. En esa publicación, dice la investigadora, los jesuitas mexicanos desarrollaron profundas reflexiones en torno a la represión y el autoritarismo padecidos en el país en los años de la “guerra sucia”. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- María Luisa Aspe Armella, historiadora de la Iglesia en México, asegura categórica: “La Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús es referente clave para entender la problemática social del país durante los convulsos años de los sesentas y setentas. Y el debate interno que esta problemática causó en la Compañía sólo puede entenderse gracias al jesuita Enrique Maza, quien lo dejó fielmente registrado en Pulgas, la publicación oficial y reservada de la congregación que él entonces dirigía.” Sobrina de Enrique Maza, fundador de Proceso y quien falleció el 23 de diciembre de 2015, la historiadora aborda el tema en su más reciente investigación: Una mirada al debate interno de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús a través de Pulgas (1963-1972). Comenta sobre su libro: “Me centré en este periodo de tiempo porque es cuando empiezan a darse las repercusiones del Concilio Vaticano II entre los jesuitas mexicanos, a quienes les provoca una crisis de identidad. Y también porque son los años del autoritarismo y la represión emprendida por los gobiernos de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría, que también provocaron mucho debate al interior de la Compañía, registrado igualmente por Enrique Maza a través de Pulgas.” –Maza colaboraba por esos años en el periódico Excélsior, muy crítico del sistema y dirigido por su primo Julio Scherer ¿Qué características le imprimió Maza a esta publicación interna de los jesuitas? –Anteriormente la publicación se llamaba Noticias de la Provincia. Pero a la llegada de Maza como director, en 1963, se le cambió al nombre de Pulgas, debido a que el fundador de la Compañía, San Ignacio de Loyola, solía decir: “Quiero saber hasta qué pulgas les pican a mis jesuitas”. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2094, ya en circulación

Comentarios