El Edomex, un polvorín, alimentado por OHL

sábado, 24 de diciembre de 2016
Durante años, ejidatarios mexiquenses documentaron que sobrevendría un desastre en Tultepec. Pero Enrique Peña Nieto –como gobernador y como presidente– ignoró las advertencias y promovió medidas que pueden provocar explosiones similares o peores a la padecida la semana pasada en el mercado de San Pablito. Al impulsar el Circuito Exterior Mexiquense –un negocio de la empresa OHL, acusada de sobornar a jueces– dio pie a la concentración ilegal de polvorines en un área conocida como La Saucera. Así que la situación empeora: el gobierno municipal quiere instalar el nuevo mercado de pirotecnia, a cuya reconstrucción ya se comprometió el presidente, justo ahí. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Cuando fue gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto permitió que los talleres de producción y bodegas de pólvora del municipio cohetero de Tultepec se concentraran ilegalmente, y sin medidas adecuadas de seguridad, en un área que se le arrebató a los ejidatarios del lugar, quienes están litigando para recuperar sus tierras… Ahora, ellos mismos alertan que el hoy presidente convirtió esa área en una peligrosísima “zona minada” que en cualquier momento puede explotar, como pasó la semana pasada en el mercado de San Pablito, donde los coheteros vendían los productos terminados. Este muy peligroso reordenamiento de los polvorines se hizo para tender el Circuito Exterior Mexiquense, la costosa autopista de cuota que circunda a la Ciudad de México, utilizada por Peña Nieto como plataforma política para llegar a la Presidencia y que fue construida –arrasando ejidos– por la polémica empresa española OHL. Manuel Andrade, abogado de los ejidatarios de Tultepec que fueron despojados de sus tierras, comenta a Proceso: “Llevamos años alertando sobre lo peligroso que resulta producir y almacenar pólvora en esta área conocida como La Saucera, que es parte de las tierras que OHL les robó a los ejidatarios de Tultepec para construir el Circuito Exterior Mexiquense. De manera que esta altísima concentración de polvorines se debe a los intereses económicos de OHL, que no tomó en cuenta ninguna medida de seguridad para proteger a la población local. “Estos talleres y bodegas de pólvora de La Saucera están muy cerca unos de otros. Al explotar uno puede provocar la explosión en cadena de los demás, justo como ocurrió el pasado martes 20 en el mercado de San Pablito. Llevamos años señalando estos riesgos y no nos hacen caso.” Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2095, ya en circulación

Comentarios