El laboratorio antidopaje, caro, fallido y desacreditado

sábado, 3 de diciembre de 2016
México tardó 13 años en lograr la acreditación internacional de su laboratorio antidoping. Este noviembre, sin embargo, la Agencia Mundial Antidopaje se la retiró temporalmente. ¿La causa? El centro se equivocó dos veces y emitió un falso positivo, lo que excluyó a la esgrimista Paola Pliego de los Olímpicos de Río 2016. Esta suspensión es un duro golpe a las finanzas públicas –que han invertido hasta 60 millones de pesos anuales en el laboratorio–, pero sobre todo a la credibilidad de la Conade, que sigue sin aceptar su responsabilidad. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El retiro de la acreditación del Laboratorio Nacional de Prevención y Control Antidopaje que opera la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) es resultado del falso positivo de la esgrimista Paola Pliego, a quien ahí se le detectó modafinil en dos ocasiones, aunque después se demostró que este estimulante fue confundido con un antihistamínico que la atleta ingirió. Pero el director del Laboratorio, el doctor Benjamín Velasco, no acepta que se trate de una suspensión del aval, sino que, dice, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) simplemente está realizando “una auditoría” para mejorar los procesos. Tampoco reconoce que el Laboratorio cometió un error que marginó a Pliego de los Juegos Olímpicos de Río 2016. “Fue una cuestión técnica”, arguye. Aunque no ha señalado a nadie directamente, Pliego ha insinuado que alguien trató de perjudicarla. En la conferencia de prensa en la que confirmó que fue exonerada por la Federación Internacional de Esgrima (FIE) soltó un dato: la noche del 3 de agosto pasado, un día antes de que se presentara al Laboratorio de la Conade para abrir la muestra de orina B, recibió la llamada de una persona que le recomendó que se abstuviera de hacerlo y pospusiera ese trámite. Por recomendación de sus abogados no informó quién fue. Proceso pudo saber que quien llamó a Pliego fue el secretario del Comité Nacional Antidopaje (CNA), el doctor Iván Martínez Guerrero. La reportera lo contactó para preguntarle por qué le pidió a la atleta que no abriera la muestra B, pero el médico –empleado de la Conade– se limitó a contestar: “Respecto de eso tendría que preguntarle al doctor Jeshua Ortiz”. Ortiz fue director de Medicina y Ciencias Aplicadas al Deporte de la Conade hasta el 31 de octubre pasado. A Martínez se le inquirió si el doctor Ortiz le pidió que llamara a Pliego. Contestó que no. No quiso decir más. En entrevista, Ortiz aclara que él no sabía que Iván Martínez fue la persona que trató de impedir que Pliego ejerciera su derecho de abrir la muestra B. Informó que él se encontraba en Río de Janeiro cuando la agencia informativa Apro dio a conocer el resultado analítico adverso (RAA) de la esgrimista, el 29 de julio. “Yo no le di la orden de que la llamara ni le dijera eso. El modafinil no es algo que se use en México, por eso le pedí un informe, vía correo electrónico, de la sustancia. Me mandó el reporte y ya.” (Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2092, ya en circulación)

Comentarios