Corruptelas en la certificación de médicos de aeronáutica

sábado, 31 de diciembre de 2016
La certificación de los médicos que revisan al personal aeronáutico del país es fundamental. Sin embargo, de acuerdo con la denuncia de un piloto aviador, el proceso se ha corrompido: se exigen requisitos fuera de reglamento, se cobran los avales y se amenaza a quienes no se someten al sistema. Según el capitán David Vega, decenas de doctores han perdido su trabajo, mientras que otros han conseguido sus autorizaciones indebidamente, lo que pone en riesgo la vida de los pasajeros y la integridad de las mercancías que transportan los aviones comerciales. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde 2006 el titular de la Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), José Valente Aguilar Zinser, sabía de los actos de corrupción, extorsión y soborno perpetrados por los certificadores de los médicos que aplican los exámenes psicofísicos a las tripulaciones aéreas del país. Esta situación la ha denunciado desde hace 10 años el capitán David Vega, exsecretario de Prevención Social de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA), quien también sostiene que los funcionarios que realizan los exámenes de salud a los pilotos aviadores y al personal técnico aeronáutico son ineficientes y carecen de capacidad técnica. Con 35 documentos en mano, Vega asevera en entrevista que la descomposición que se padece en el sector llegó ya al asesinato: el 7 de julio de este año fue ultimada una doctora de apellido Madrigal de la Campa –quien en noviembre de 2015 denunció ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de México el robo de dos computadoras y un disco duro con información confidencial de su compañía: Medicina Preventiva y del Transporte, ubicada en Naucalpan, Estado de Mexico. La salud, a oscuras “No existe en México un trabajo de investigación real en medicina aérea”, asegura David Vega. El 28 de febrero de 2008, recuerda, el entonces diputado y secretario general de ASPA, Jesús Ramírez Stabros, presentó un proyecto para reformar la Ley de Aviación Civil. Afirma que Aguilar Zinser se opuso, pero la iniciativa se aprobó y en 2010 fue modificado el Reglamento del Servicio de Medicina Preventiva en el Transporte: se adicionó el capítulo 7, en el que se permite que “médicos terceros autorizados” –es decir, de la iniciativa privada– hagan la certificación. En la exposición de motivos de dicha ley se subraya la importancia del rendimiento de la tripulación y personal de cabina de un avión, “dado que las condiciones atmosféricas generan afectaciones en la capacidad psicomotora”. Stabros presentó datos: según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), entre 80% y 90% de los accidentes aéreos son provocados por “el factor humano”; de ahí la importancia de establecer métodos, procedimientos, programas médicos de higiene y de saneamiento “para la conservación de la salud, la eficiencia y la seguridad del personal aeronáutico y los usuarios, así como prevenir los efectos nocivos que las operaciones aeronáuticas puedan provocar en el personal”. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2096, ya en circulación

Comentarios