Las trampas del PRI abren la puerta a los amparos

sábado, 31 de diciembre de 2016
Los legisladores priistas y sus aliados incurrieron en violaciones constitucionales para aprobar los aumentos a los precios de las gasolinas, lo que da opciones a los consumidores para que los impugnen legalmente. Esta es la opinión del exfiscal de la Federación, Gabriel Reyes Orona, quien afirma que el impacto de las alzas será mucho mayor que el previsto por el gobierno federal. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El 20 de octubre pasado, diputados de PRI y sus aliados (PVEM, Panal y PES) aprobaron en la Cámara de Diputados cambios a la Ley de Hidrocarburos para adelantar un año la liberación de los precios de las gasolinas; sin embargo, en su apuro por complacer al Ejecutivo cometieron pifias que abren la puerta a posibles amparos individuales o acciones colectivas de la ciudadanía que pueden frenar el alza. Según analistas de Citibanamex, la medida provocaría un aumento en los combustibles de hasta el 22.5% a lo largo de 2017; pero nunca consideraron que el gobierno federal anunciaría –como lo hizo el 27 de diciembre– incrementos de tal magnitud que causarán más inflación e incremento de tarifas en el transporte y los principales bienes de consumo. En entrevista con Proceso, el abogado fiscalista Gabriel Reyes Orona indica que la ciudadanía puede aprovechar una rendija legal para echar atrás, mediante un amparo, los incrementos de precios, que califica de anticonstitucionales. Explica que al derogar la fracción primera del artículo 14 transitorio de la Ley de Hidrocarburos se violó el párrafo 2 y 3 del artículo 28 constitucional, pues sólo puede haber precios máximos respecto de bienes que se consideren básicos o de consumo generalizado “cuando la ley establezca bases”. Pero las bases fueron eliminadas por los diputados al anular la fracción 1 del artículo 14 transitorio. De no pararse el absurdo legislativo cometido por el PRI y sus aliados, sostiene Reyes Orona, la gasolina rebasará los 20 pesos y la inflación los dos dígitos, contra la propia expectativa del gobierno federal, que prevé una inflación de aproximadamente 4% para este 2017. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2096, ya en circulación

Comentarios