Entre "El Renacido" y "Primera plana"

sábado, 27 de febrero de 2016
MONTERREY, NL (proceso.com.mx).- En la edición 88 de los premios Óscar, un furioso explorador sediento de venganza buscará derrotar a un grupo de periodistas incisivos, quienes buscan exhibir un escándalo de pederastia en la Iglesia católica. El Renacido (The Revenant), la exitosa épica western dirigida por el mexicano Alejandro González Iñárritu, se presenta este domingo 28 como la gran favorita para llevarse la categoría reina en la ceremonia programada para las 19:30 horas en el Teatro Dolby, de Los Ángeles. También, en el cierre de la carrera por la estatuilla, destaca Primera Plana (Spotlight), una historia reporteril en la que un equipo de periodistas de Boston hurga en el pasado para descubrir una trama de abuso sexual de clérigos. Un poco más rezagada llega también a la recta final La Gran Apuesta (The Big Short), el complejo entramado de un grupo de pícaros corredores de bolsa que se hicieron millonarios durante la crisis inmobiliaria estadunidense, de mediados de la década pasada, que dejó en la ruina a millones de trabajadores y empresarios de bienes raíces. En las ocho nominadas a mejor película, en esta edición 2016 de los más famosos premios del cine, la constante es el desfase con la actualidad. Además de estas tres cintas que echan un vistazo al pasado, aparecen también Brooklyn, un nostálgico drama de una migrante desamparada en América, y Puente de Espías (Bridge of Spies), la intriga de burocracia internacional en tiempos de la Guerra Fría, dirigida por Steven Spielberg. Mad Max y Misión: Rescate (The Martian), aportan enfoques futuristas. Sólo se asoma a la actualidad La habitación (The room) la más pequeña producción de todas las nominadas, que tiene prácticamente nulas posibilidades de obtener el premio principal. La categoría de director está compuesta por creadores veteranos y algunos que comienzan a descollar. González Iñárritu puntea en las apuestas. Luego de haber ganado la categoría el año pasado por Birdman, que también se llevó película, puede alzarse con los laureles esta vez, pues El Renacido es un filme grande y sofisticado, además de taquillero, cualidades que generan muchas simpatías entre los miembros de la Academia. George Miller hizo un gran trabajo en Mad Max, considerada, por los especialistas como la mejor película de acción de la presente década. Él mismo inauguró la franquicia, con el mismo personaje, hace más de 35 años. Su regreso es espectacular. Adam McKay, de La Gran Apuesta, viene de las filas de la comedia y tiene pocas posibilidades. Lo mismo que Tom McCarthy, creador de Primera Plana, más conocido como actor. Cierra la categoría Lenny Abrahamson, que hizo un asombroso trabajo en La habitación, generando una tensión insoportable en una historia pequeña. Tiene trabajos independientes previos, únicamente. En el rubro de mejor actriz, tiene amplias posibilidades de conquistar la categoría Brie Larson, quien interpreta en La habitación a la atribulada madre que cuida a su hijo en un cautiverio provocado por el cruel secuestro. También en el mismo rubro figuran Cate Blanchett, otra de las favoritas por el provocador drama de una mujer polémica en Carol. Completan la lista Jennifer Lawrence como la voluntariosa empleada que persigue su sueño en Joy: El nombre del éxito (Joy); Charlotte Rampling, una actriz refinada, estupenda, interpretando en 45 Años (45 Years) a una mujer que en vísperas de una gran celebración conyugal, descubre un secreto que le guardó durante décadas su marido. Cierra la lista Soairse Ronan, una estrella ascendente, que hace un entrañable trabajo como la migrante enferma de nostalgia, que debe madurar y tomar decisiones que definirán su vida, mientras divide su corazón entre hombres que se encuentran en los extremos del Atlántico. Por el lado del rol protagónico masculino, Leonardo Di Caprio aparece como el gran favorito con El Renacido, al hacer un gran despliegue físico en una cinta que es de persecución y venganza en la nieve. Le disputará el honor Eddie Redmayne, con amplias posibilidades, en su rol como un hombre que ve su vida trastornada al darse cuenta que desea cambiar de identidad y género. El resto de la quinteta está integrada por Matt Damon, como el astronauta abandonado en Marte, en "Misión: Rescate. Brian Cranston, como el guionista perseguido por la sombra del comunismo en Hollywood, en los cuarenta, en Trumbo. Y Michael Fassbender, por la asombrosa personificación de Steve Jobs, en la cinta que retrata aspectos íntimos de su vida. En el rol de reparto femenino llegan a la recta final dos grandes actrices: la favorita e irreconocible Kate Winslet, como la asistente incondicional del genio de la tecnología en Steve Jobs, y la nueva estrella de la pantalla Alicia Vikander, como la abnegada consorte, que sacrifica su estabilidad emocional en La chica danesa. Con menos posibilidades figuran Rooney Mara, como el objeto del deseo de Carol; Rachel McAdams, en su impecable interpretación reporteril de Primera Plana, y Jennifer Jason Leigh, en el rol de la violenta y lunática sentenciada a la horca en Los ocho más odiados (The Hateful 8). Por el lado de los varones, la categoría de soporte tiene como amplio favorito a Sylvester Stallone, por su interpretación de Rocky en Creed: Corazón de Campeón (Creed) donde, luego de décadas, vuelve a demostrar que alguna vez fue buena actor. Le disputarán el premio Christian Bale, como el astuto inversionista de La gran apuesta; Tom Hardy, como el traicionero cazador de El renacido; Mark Ruffalo, como el verosímil reportero de Primera Plana, y el poco conocido Mark Rylance, que interpreta a un digno infiltrado soviético en la Unión Americana, en Puente de espías. En cinematografía el mexicano Emmanuel Lubezki tiene amplias posibilidades de conquistar la presea con una fotografía preciosista, de exquisitos paneos y con iluminación natural en El renacido. Sin embargo, la competencia es reñida: en Mad Max, John Seale hizo un retrato perfecto de las coreografías de carreras salvajes de vehículos alterados en el desierto. Por su parte, Roger Deakins explotó la mezcla de miseria y violencia en barrios mexicanos en Sicario; Robert Richardson consiguió darle espacio a un drama claustrofóbico y oscuro, como Los ocho más odiados, y Ed Lachman retrató toda la belleza de dos mujeres envueltas en una pasión prohibida, en el glamoroso ambiente norteamericano de los cincuenta.

Comentarios