La disputa por Villahermosa: termómetro para AMLO y Madrazo

viernes, 11 de marzo de 2016
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Independientemente de quién gane la alcaldía del municipio Centro, cabecera de Villahermosa, lo que se juega en la elección extraordinaria de éste domingo 13, según analistas, es el efecto político que provocará en Andrés Manuel López Obrador y Roberto Madrazo el triunfo o derrota de Morena y el PRI. Ambos excandidatos presidenciales se metieron con todo en apoyo de las campañas de sus respectivos candidatos y, en fuego cruzado, atacaron a Gerardo Gaudiano Rovirosa, abanderado común del PRD-PT, nieto del exgobernador Leandro Rovirosa Wade y favorito de la contienda. López Obrador dejó en claro que el triunfo del candidato Octavio Romero Oropeza es fundamental en su carrera para la presidencia de la república en 2018, ya que desde ésta capital se pondría un ejemplo a nivel nacional de cómo gobierna Morena. Sin embargo, la suma de cuestionados políticos acusados de corrupción ha desatado una ola de críticas a Morena, partido que enarbola como principal bandera su lucha contra ese flagelo que, según López Obrador, es lo que más daño ha causado al país. De ganar la abanderada del PRI-PVEM-Panal, Liliana Madrigal Méndez, Roberto Madrazo se adjudicaría el triunfo y allanaría el camino a su hijo Federico Madrazo Rojas para la gubernatura, ahora diputado local y dirigente estatal del PVEM. Esto, lo tiene muy claro Gaudiano Rovirosa: “Compito con dos excandidatos presidenciales, pero ganaré otra vez con contundencia. Mi único padrino es la gente que me apoya”, aseguró el perredista en un programa de radio. En diciembre pasado, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó el triunfo que Gaudiano obtuvo en los comicios del 7 junio y ordenó elección extraordinaria para la alcaldía de Centro. La elección fue anulada por graves irregularidades del Consejo Municipal del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco (IEPCT), en la recepción de la paquetería electoral y cómputo de votos. “Enroques y guerra sucia” Gaudiano había ganado por diferencia de más de 13 mil votos sobre el candidato priista, Evaristo Hernández Cruz, a quien López Obrador acusó de corrupto y ahora lo sumó al candidato de Morena, Octavio Romero, que en el pasado proceso electoral quedó en cuarto lugar. El tercer sitio lo ocupó la experredista Rosalinda López Hernández que contendió por el PVEM-PAN. Ahora el blanquiazul apoya de facto a Gaudiano Rovirosa, igual que los partidos Movimiento Ciudadano y Encuentro Social. En la elección extraordinaria participa también el candidato independiente, Pedro Contreras que, con menos del 5% en la intención del voto, espera “un milagro” para ganar. La abanderada del Partidos Humanista, Flor de Liz Montero, se sumó de última hora a la priista Liliana Madrigal. Las campañas duraron 30 días, concluyeron el miércoles 9 y durante las cuatro semanas consecutivas, López Obrador acudió en apoyo de Romero Oropeza que fue Oficial Mayor del Distrito Federal cuando el político tabasqueño ocupó la jefatura de gobierno. Igual que en el pasado proceso electoral, el dirigente nacional de Morena basó su discurso en ataques y acusaciones de “traidor” al gobernador perredista Arturo Núñez, por supuestamente aliarse con el presidente Enrique Peña y la mafia del poder para “aplastar” a Morena en Tabasco. Y así enviar el mensaje, machacó en toda la campaña, de que si no tiene apoyo en su tierra natal menos lo tendrá a nivel nacional para el 2018. El gobernador respondió que se siente sumamente “agraviado” por López Obrador y le reprochó que no tenga un mínimo de autocrítica sobre las fallas de Morena en el proceso electoral. López Obrador acusa a Núñez de financiar la campaña de Gaudiano y comprar votos para que gane la elección. Como “pruebas”, el dirigente estatal de Morena, Adán Augusto López Hernández, presentó alrededor de 20 tarjetas del banco Multiva, mediante las cuales, denunció, se compra el sufragio, “estilo operativo Monex” que usó Peña Nieto en 2012. Las tarjetas son operadas por la empresa Savella SA de CV, con cargos a Tar-Tapachula de Pemex, una central de abastecimiento de combustibles domiciliada en esa ciudad chiapaneca, y otras empresas domiciliadas en los estados de Tamaulipas e Hidalgo. Según Adán Augusto, más de 33 mil personas recibieron tres pagos semanales de 500 pesos para que voten por Gaudiano Rovirosa. Además, exhibió un video donde una supuesta operadora política del PRD paga 500 pesos a promotores del voto de la estructura electoral del sol azteca. De acuerdo con las cuentas del dirigente estatal de Morena, entre pagos en efectivo y a través de las tarjetas Multiva, el candidato del PRD-PT lleva gastado más de 100 millones de pesos, cuando el tope de campaña fijado por el IEPCT es de poco más de dos millones. El miércoles 9, López Hernández presentó denuncia ante la delegación de PGR en contra de Gaudiano Rovirosa y otros colaboradores por los presuntos delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, lavado de dinero y suplantación de personas, entre otros. Adicionalmente, Morena hizo lo propio en la Ciudad de México ante la unidad de fiscalización del INE. No hay dudas, dijo López Obrador, que hay lavado de dinero y recursos de procedencia ilícita para la compra de votos, utilizando “un membrete de Pemex”. El PRD respondió y tachó de falsas, aberrantes y dolosas las acusaciones de Morena. Advirtió que con este “montaje”, el nuevo partido alista el escenario para un conflicto poselectoral ante su “inminente derrota” y amagó con contrademandar al dirigente Adán Augusto, para que ante las autoridades pruebe “sus injurias”. “Estas acusaciones son una muestra irrefutable de que se saben derrotados ante la muy clara ventaja de Gerardo Gaudiano”, respondió el abogado Oswald Lara, asesor jurídico del candidato e implicado en la denuncia de Morena. Reviró que con un video “truqueado” y tarjetas desconocidas, Morena se convirtió “en comparsa y muleta del PRI” y el revivió el pasado “corrupto” del dirigente estatal de Morena. Citó como antecedente la “CIAR-100” y la compra fraudulenta de un edificio del IEPCT cuyo precio, acusó, se alteró de 13 a 32 millones de pesos en la notaría número 27 de la que es titular Adán Augusto, un caso que investiga la Fiscalía General del Estado (FGE). Además, recordó la elección para gobernador del año 2000, anulada por el TEPJF por fraudulenta, operada por Adán Augusto siendo secretario general del PRI-Tabasco y coordinador de campaña del candidato, Manuel Andrade Díaz. La CIAR-100 fue un millonario programa de pagos para miles de afectados por la actividad petrolera en la zona costera de Tabasco, luego de una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), durante el gobierno de Manuel Gurría Ordóñez que sustituyó de 1992 a 1994 a Salvador Neme Castillo. Adán Augusto era subsecretario de Gobierno con Gurría y encargado de entregar las millonarias indemnizaciones, muchas a la mano, sin embargo, menudearon denuncias de afectados porque nunca recibieron sus pagos. Con esos antecedentes, no dejó de sorprender que en octubre pasado Adán Augusto, senador con licencia, fuera designado dirigente estatal de Morena. Las críticas arreciaron con la incorporación del expriista Evaristo Hernández Cruz a la campaña de Octavio Romero. Evaristo fue alcalde de Centro de 2007 a 2009, primer trienio del sexenio de Andrés Granier Melo, y candidato del PRI en la elección ordinaria del pasado 7 de junio. Durante el cierre de campaña de Octavio Romero para esos comicios, López Obrador acusó de corrupto a Hernández Cruz. Las críticas más severas provinieron de Telereportaje, el noticiero de radio de mayor credibilidad e influencia en la entidad, con más de 50 años al aire, fundado por Jesús Sibilla Zurita, una leyenda radiofónica de Tabasco, ya fallecido. López Obrador siempre agradeció que Telereportaje le haya abierto los micrófonos al iniciar su carrera política en 1988, cuando no existía oposición al PRI y los medios estaban totalmente al servicio del gobierno. En respuesta a los “ataques” de Telereportaje, el dirigente nacional de Morena acusó al programa de estar al servicio “de la mafia del poder”. Granieristas “transas” a Morena El martes 8, se sumó a la campaña de Octavio Romero el granierista exdirector del Instituto de Vivienda de Tabasco (Invitab), Ariel Cetina Bertruy. El dirigente estatal de Morena, Adán Augusto, le dio la bienvenida, no obstante que en 2008, como diputado local del PRD, lo denunció ante la PGR y la Secretaría de la Función Pública (SFP) por millonaria “megatransa” en la compra de terrenos para damnificados de la inundación de 2007. De acuerdo a la demanda de Adán Augusto, Cetina Bertuy y los entonces secretarios de Finanzas, Obras Públicas y Contraloría, José Saiz Pineda, Héctor López Peralta y Roger Pérez Evoli, respectivamente, se embolsaron de la noche a la mañana 144 millones. Con información privilegiada, a través de prestanombres de la empresa Suministros del Carmen, fincada en Ciudad del Carmen, Campeche, adquirieron 169 hectáreas en el municipio de Centro para construcción de dos mil 500 viviendas, La empresa, que se encontraba quebrada antes de la operación, pagó 102 millones de pesos y un mes después las vendió al Invitab, que encabezaba Cetina Bertruy, en 246 millones, lo que le generó ganancias de 144 millones. Los 246 millones eran parte de los 350 millones que el presidente Felipe Calderón ordenó transferir al gobierno de Granier para la adquisición de terrenos para la construcción de viviendas a damnificados. La PGR inició la averiguación previa AP/PGR/TAB/VHSA-III/0775/D/2008 por los presuntos delitos de fraude, operación con recursos de procedencia ilícita, tráfico de influencias, ejercicio indebido del servicio público, coalición de servidores públicos, ejercicio indebido de funciones, enriquecimiento ilícito, falsificación de documentos, evasión fiscal, peculado y lavado de dinero. En el transcurso de las indagatorias, la SFP reveló que bajo investigación también se encontraba un presidente municipal de Centro, que en ese momento era el ahora morenista Evaristo Hernández Cruz. Sin embargo, nunca se supo en qué terminaron las investigaciones sobre este documentado caso de corrupción, en el que Cetina Bertruy fue señalado por Adán Augusto como principal operador de la millonaria “megatransa”. Los tabasqueños están ansiosos por saber si estos cuestionados personajes sumarán o restarán votos a Morena. Reaparece Madrazo En este escenario, reapareció el exgobernador y excandidato presidencial, Roberto Madrazo, eterno adversario de López Obrador. Se metió de lleno a la campaña de la priista Liliana Madrigal, lo cual no hacía desde que dejó la gubernatura en el año 2000. Analistas políticos aseguran que el propósito de Madrazo es retornar al poder en 2018, en la figura de su hijo Federico Madrazo Rojas, a quien impulsa para la gubernatura. Madrazo hizo mancuerna con el también exgobernador Manuel Andrade Díaz, ahora coordinador de los diputados locales del PRI. Ambos abrieron fuego contra el gobernador Arturo Núñez por la inseguridad que vive la entidad, bandera que utilizó el PRI en campaña para mostrar “el fracaso” del gobierno del PRD y, por añadidura, el de Gaudiano Rovirosa en caso de ganar la alcaldía de Centro. El sol azteca contraatacó y acusó a los exgobernadores de ser responsables de dejar crecer y hasta meter la delincuencia en los cuerpos policiacos. A Manuel Andrade le echaron en cara que haya tenido como Secretario de Seguridad Pública (SSP) a Juan Cano Torres, acusado de delincuencia organizada por atentar contra la vida de su sucesor en el cargo, el general Fernando Fernández Solís. El militar salvó la vida pero murió su chofer, a puertas de un hotel de esta capital donde un grupo de sicarios baleó al entonces titular de la SSP, en 2007, primer año de gobierno de Granier Melo, sucesor de Andrade. Cano Torres, fundador de la “hermandad” policiaca, fue arrestado como partícipe del atentado, estuvo preso por casi 10 años y recientemente salió de prisión bajo fianza. El factor Gaudiano En medio de una campaña de “guerra sucia” y acusaciones mutuas, surgió como favorito el perredista Gaudiano Rovirosa, hechura política de López Obrador. De 35 años de edad, fue “becario” de López Obrador en el gobierno del Distrito Federal y se mantuvo leal a su mentor político hasta que éste renunció al PRD y fundó Morena. Gaudiano no siguió al maestro y decidió construir su propio liderazgo político en Tabasco. Su abuelo Rovirosa Wade gobernó la entidad de 1997 a 1982 y ofreció su primer empleo a López Obrador como delegado estatal del Instituto Nacional Indigenista (INI), desde donde inició su carrera política. De tres encuestas que se publicaron para la elección extraordinaria, de las empresas Beltrán y Asociados, Infonort y Focusmark, Gaudiano Rovirosa tiene entre 47 y 53% de la intención del voto, contra entre 17 y 22 % del morenista Octavio Romero y la priista Liliana Madrigal. De ganar, el nieto del exgobernador Rovirosa Wade habrá derrotado en su propia tierra a los excandidatos presidenciales Andrés Manuel López Obrador y Roberto Madrazo Pintado.

Comentarios