Guzmán Loera nunca hablará, para proteger a sus hijos

martes, 8 de marzo de 2016
WASHINGTON (Proceso).- Aun cuando Estados Unidos quiere castigar con todo el peso de la ley a Joaquín El Chapo Guzmán Loera por el daño que causó a su sociedad con el trasiego de drogas, no lo considera un “activo” de información, comentan a Proceso dos funcionarios del Departamento de Justicia. “¿Nos diría algo de lo que no estemos informados? –se pregunta uno de ellos–. ¡Claro que no! Él sabe que por la seguridad de su propia familia no puede dar información delicada sobre el Cártel de Sinaloa y el tráfico de drogas en general ni a nosotros ni al gobierno de México.” Su compañero arguye: El Chapo sabe muchas cosas sobre esa organización criminal que ayudarían a desmantelarla, pero no es imbécil. “Si lo hace –en México o aquí, cuando nos lo entreguen–, sus palabras serían la sentencia de muerte de sus hijos, porque las otras fracciones del cártel se les irían encima. Sería como declarar una guerra”. Los dos funcionarios del gobierno de Barack Obama aceptaron hablar de la eventual extradición de Guzmán Loera a Estados Unidos con la estricta condición de que no se citaran sus nombres. Ambos aseguran que la entrega del capo sinaloense ocurrirá pronto. “El presidente (Enrique) Pena Nieto ya se comprometió a extraditar al Chapo. Para que esto ocurra, tendrán que agotarse los recursos legales en juzgados de México; no hay prisa”, admite uno de los entrevistados. De acuerdo con las autoridades estadunidenses, desde que El Chapo fue recapturado en febrero de 2014 en Mazatlán, Sinaloa, el gobierno mexicano las mantuvo al tanto de las declaraciones que hizo el detenido ante la Procuraduría General de la República y ante los agentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional. En su segunda recaptura, la del pasado 8 de enero, los entrevistados aseguran que El Chapo sólo ha aportado algunos detalles acerca de quiénes lo ayudaron a escapar del penal del Altiplano a través de un túnel. “Está muy limitado –dice uno de los funcionarios del Departamento de Justicia–. Sus hijos Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán llevan varios años a cargo de la fracción del Cártel (de Sinaloa) que él manejaba. Y aunque Iván Archivaldo y Alfredo están distanciados de los otros capos de la organización, sus hijos cumplen con los compromisos de mantener a flote el negocio.” De acuerdo con la radiografía que tiene el gobierno de Obama, el Cártel de Sinaloa está dividido en tres fracciones: la de los hijos de Ismael El Mayo Zambada García, la de los hijos del finado Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, y la de los hijos del Chapo. “Es una nueva generación de mando. Y aunque El Mayo sigue al tanto de todo, son sus vástagos quienes manejan la organización. En el caso de los hijos del Azul, se mantienen como jefes desde hace tiempo, incluso tienen contacto con sus pares colombianos para el tráfico de cocaína y heroína sudamericana”, agrega el funcionario del Departamento de Justicia. En México, es usual que cuando algún capo cae en manos de la justicia o es eliminado, inmediatamente es remplazado. De ahí que, para los entrevistados, El Chapo ya no sea un “activo de información”, pues su segunda recaptura es muestra de que incluso representaba un problema para el funcionamiento de la organización criminal. “Creemos que su presencia en la sierra mexicana (la Sierra Madre Occidental) era una dificultad hasta para sus propios hijos. Las autoridades mexicanas –y las nuestras– lo seguían de cerca. Su detención era inminente”, apunta uno de los funcionarios. –¿Alguna fracción se disputa la hegemonía en la organización? –les pregunta el corresponsal. Uno de los funcionarios contesta con otra pregunta: –¿Lo dice por lo que han dicho algunos de los familiares del Chapo a medios de comunicación? –Sí, en parte, pero también por la manera de operar del Cártel de Sinaloa en el manejo de las rutas para el tráfico de drogas –insiste el corresponsal. –En el Cártel de Sinaloa hay muchos intereses económicos. Más bien, el dinero es el único interés de los criminales que lo manejan. A ninguno de ellos les gusta perder dinero. El Chapo les estaba causando muchos problemas. Traiciones en el narcotráfico siempre las hay, en todas direcciones. Habría que preguntarle a Iván (Archivaldo) cuánto dinero le estaba costando que su padre fuera el objetivo de una persecución tan grande. Lo reclaman en 10 estados En el Departamento de Justicia conocen las declaraciones de los familiares del Chapo a los medios, incluidas las de su esposa Emma Coronel (Proceso 2052). Sin embargo, según los entrevistados, no ven en ellas información sustantiva que les sirva para combatir con mayor eficacia el tráfico de drogas en Estados Unidos y en México. Lo que están haciendo los familiares del Chapo es una “comedia de mal gusto”. Lo quieren presentar como víctima, cuando en realidad es el responsable directo o indirecto de la muerte de miles de personas en ambos lados de la frontera. “En términos generales, sabemos lo que declaran, pero no nos sirve de nada”, acota uno de los entrevistados. En junio de 2015, un mes antes de la espectacular fuga del Chapo del penal del Altiplano, el gobierno del presidente Obama calificó al Cártel de Sinaloa como la organización criminal con mayor presencia en Estados Unidos. Por esas fechas, cuando el capo sinaloense aún permanecía en prisión, el propio Departamento de Justicia divulgó los mapas en los que exponía que su organización era la dueña casi absoluta del mercado estadunidense de la heroína, metanfetamina y cocaína. Las estadísticas de las agencias de inteligencia de Estados Unidos incluidas en el informe del Departamento de Justicia asentaban que aun sin El Chapo, el Cártel de Sinaloa se consolidaba como la principal organización del crimen organizado transnacional y como gran amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos y México. La semana previa a la segunda fuga del Chapo, Jack Riley, administrador interino de la DEA, declaró a este semanario que el éxito del Cártel de Sinaloa se debía al liderazgo absoluto del Mayo Zambada (Proceso 2014). En Estados Unidos se acusa al Chapo de tráfico de drogas, lavado de dinero y otros delitos en más de una decena de estados; también se le atribuye la introducción de cientos de toneladas de estupefacientes durante más de dos décadas. Los principales encausamientos judiciales contra él se encuentran en las fiscalías del Distrito Norte, en Chicago, y en la del Distrito de Brooklyn, en Nueva York. Ahí acusan a Guzmán Loera de tráfico de drogas, lavado de dinero y homicidio. Según los entrevistados, cuando algún criminal extranjero es acusado de delitos federales en varias entidades de Estados Unidos –como es el caso del Chapo–, el Departamento de Justicia por lo general lo procesa en el distrito donde haya cometido los ilícitos más graves. Y aunque él se declarará culpable para buscar una sentencia menos severa, sabe que no aportará la información que requieren las autoridades. “Es un iluso si piensa que le vamos a dar un trato especial una vez que lo tengamos. Nosotros seríamos ilusos al creer que nos dará información importante. Ya no es un activo significativo de información sobre el Cártel de Sinaloa”, concluye uno de los entrevistados.

Comentarios