Equiparan nuevo libro sobre Ayotzinapa con 'La noche de Tlatelolco”, de Poniatowska

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- “La injusticia está clavada en mi carne y mis huesos, yo no soy el mismo después del 26 y 27 de septiembre de 2014”, expresó el activista John Gilber al presentar su libro sobre el caso de la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Al respecto Ricardo Cayuela, director editorial de Penguin Random House, calificó la obra de Gilber –titulada “Una historia oral de la infamia; los ataques contra los normalistas de Ayotzinapa”, de editorial Grijalbo– como una novela “sólo comparada” con “La noche de Tlatelolco”, de Elena Poniatowska. Lo anterior durante un acto realizado esta tarde en el auditorio de la emblemática normal rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Burgos”, donde estuvieron presentes algunos padres de las víctimas y estudiantes. En la presentación, Cayuela describió el libro como un compendio de historias narradas por sobrevivientes de la tragedia de una forma “sensible, descomunal y conmovedora”, por lo que aseguró que es el texto más importante que Grijalbo haya editado. También dijo que se trata de un testimonio oral contra la barbarie que “no tiene interés económico, sino moral”, y como muestra anunció que los familiares recibirán un ejemplar de obsequio y el resto será vendido al público. Por su parte, el reportero activista de origen extranjero señaló que el hecho de regalar el libro a los familiares de las víctimas es una forma de compartir la resistencia del movimiento social que exige justicia por el caso Ayotzinapa. Gilber ofreció una disculpa a los padres de los 43, pues dijo que al enterarse de la tragedia se trasladó a la normal pero nunca intentó entrevistar a las víctimas como el resto de los reporteros lo hizo en ese entonces utilizando la pregunta fácil para hacer noticia, indicó. Fue el tiempo, la constancia y el acompañamiento de las víctimas lo que le permitió dialogar con los sobrevivientes de la tragedia de Iguala y de esta forma concluyó que se trató de un ataque directo del gobierno contra los normalistas de Ayotzinapa y lo que representa la institución educativa en la historia del país. También dijo que descubrió, con base en el testimonio de personas que pidieron el anonimato, que en el basurero de Cocula, donde autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) aseguran que fueron asesinados y calcinados los normalistas, “nunca hubo incendio alguno” después del 26 y 27 de septiembre de 2014. Por ello, aseguró que la versión oficial de los hechos “no tiene sustento” y se trata de una escena “inventada para confundir y desprestigiar” el movimiento que mantienen los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. Enseguida, intervinieron dos activistas colombianos para impulsar a los padres a seguir protestando hasta alcanzar justicia. El texto se suma a otros libros que han sido editados a partir de la tragedia que a la fecha sigue impune, basados en el testimonio de las víctimas y que resaltan la crítica contra las autoridades por la actitud asumida a 19 meses de la masacre y desaparición de los normalistas.

Comentarios