Adhesiones y deslindes, provoca investigación mundial de #PanamaPapers

lunes, 4 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La revelación de 11.5 millones de documentos del despacho panameño Mossack Fonseca, que involucra a unas 140 personalidades de todo el mundo en depósitos de dinero en paraísos fiscales, ya generó reacciones. La investigación #PanamaPapers en la que participaron más de un centenar de medios, entre ellos Proceso involucra a autoridades de gobierno, políticos, empresarios, deportistas, artistas y hasta narcotraficantes por lo que algunos países ya iniciaron investigaciones. Por ejemplo, en Francia y España, sus respectivas fiscalías han anunciado el inicio de investigaciones por “blanqueo de fraude fiscal agravado”, mientras otros como Rusia, Islandia, Ucrania y Argentina, tratan de salir al paso de las acusaciones que involucran a las cúpulas más altas del poder. El presidente de Francia François Hollande consideró una “buena noticia” que se hayan dado a conocer las filtraciones que llegaron de forma anónima al diario alemán Sueddeutsche Zeitung y afirmó que “todas las informaciones que sean publicadas darán lugar a investigaciones por parte de los servicios fiscales y a procesos judiciales” de Francia. “Es una buena noticia que conozcamos estas revelaciones, porque eso nos va a traer aún más ingresos fiscales por parte de quienes han defraudado”, abundó Hollande. En 2015, recordó, “20 mil millones de euros (evadidos) fueron notificados” y de ese importe, el Estado “ya había recuperado 12 mil millones”. Además el presidente galo se mostró a favor de que se proteja a los informantes que destapen infracciones de la ley: “Esos informantes hacen un trabajo útil para la comunidad internacional. Asumen riesgos. Por eso tienen que ser protegidos”, dijo. En España una fuente judicial citada por medios locales indicó que la investigación sobre el gabinete Mossack Fonseca, que cuenta con oficinas en 35 países, está centrada en las actividades de blanqueo de sus eventuales clientes residentes en el país. Entre ellos la prensa española citó al futbolista argentino del FC Barcelona Leo Messi, al cineasta Pedro Almodóvar y a la tía del rey, Pilar de Borbón. Messi aseguró en un comunicado que la sociedad panameña de su familia destapada por la investigación periodística internacional nunca tuvo fondos ni se utilizó para evadir impuestos. “La sociedad panameña a que se refieren dichas informaciones es una compañía totalmente inactiva, que jamás tuvo fondos ni cuentas corrientes abiertas”, afirma el astro argentino en un comunicado conjunto con su familia. De Almodóvar también hubo respuesta aunque a través de su hermano Agustín, quien es productor. Según la investigación ambos están relacionados con una sociedad offshore. “Pedro y yo nos repartimos las tareas y obligaciones de una forma muy clara. Yo me hice cargo de todos los asuntos referidos a la gestión de la empresa, y él se dedicó a todos los aspectos creativos”, dijo en un comunicado remitido a la prensa y explicó que la sociedad constituida en 1991, a la que hacen referencia los documentos filtrados, se debió a la recomendación de sus asesores ante una posible expansión internacional de la productora que los hermanos poseen: El Deseo. “No obstante, se dejó morir la sociedad sin actividad debido a que no encajaba con nuestra forma de trabajar”, afirmó. Rusia descargó su molestia con la CIA y del Departamento de Estado de Estados Unidos a los que acusó de estar detrás de la filtración de los #PanamaPapers, que apuntan a que personas cercanas al presidente Vladimir Putin tendrían sociedades en paraísos fiscales. Dmitry Peskov, vocero de Vladimir Putin, rechazó hoy las acusaciones contra el mandatario ruso y las consideró calumnias atribuibles a “Putinofobia”. Según los documentos publicados en Rusia por el diario independiente Novaya Gazeta, amigos de Putin, entre ellos un violoncelista prominente, participaron en ese caso que involucra a la firma Mossack Fonseca. “No considero posible entrar en los detalles, principalmente debido a que no hay nada concreto ni nada nuevo sobre Putin”, dijo Peskov a la prensa al deslindar al mandatario del caso e insinuó que se trata de una campaña de calumnias con el fin de eclipsar la intervención militar rusa en Siria e influir en la política rusa antes de las elecciones parlamentarias de septiembre y las presidenciales en 2018. En Rusia, donde la investigación fue publicada por el periódico independiente Novaya Gazeta, el escándalo enfrentaba un silencio informativo. En Ucrania, cuyo presidente Petro Poroshenko también está involucrado en el escándalo, la oficina de anticorrupción del país informó hoy que no investigará al mandatario quien según la investigación, creó una compañía en las Islas Vírgenes en 2014, durante el auge del conflicto de su país con Rusia. Y explicó así su negativa: “Según la legislación vigente, el presidente no forma parte de la lista de funcionarios sobre los que la oficina puede abrir investigaciones” pues sólo se puede investigar a los expresidentes. Legisladores ucranianos habían pedido al parlamento de su país investigar las acusaciones de que Poroshenko utilizó una firma en el exterior para evitar el pago de impuestos. En Islandia, el futuro político del primer ministro Sigmundur David Gunnlaugsson está en juego pues debido a que la investigación lo vincula con una empresa que podría representar un conflicto de interés grave, el Parlamento decidió someterlo a una votación de confianza. A David Gunnlaugsson y su esposa de les acusa de haber creado la empresa Wintris Inc. (2007) en las Islas Vírgenes Británicas con la ayuda de Mossack Fonseca, que está en el centro de una masiva filtración de documentos sobre evasión tributaria. Supuestamente, el primer ministro vendió la mitad de la empresa a Palsdottir por un dólar el 31 de diciembre de 2009, un día antes de que entrara en vigor una ley en Islandia que lo habría obligado a declarar la propiedad de Wintris para evitar conflictos de interés. Gunnlaugsson está acusado de un conflicto de interés grave y como primer ministro estuvo involucrado en lograr un rescate para los bancos. Tras la revelación de los papeles, varias voces han pedido su renuncia. En Latinoamérica, el presidente de Argentina Mauricio Macri, quien apenas asumió el poder en diciembre pasado, fue exhortado por la oposición a aclarar en cadena nacional su situación ante las publicaciones que lo vinculan con los “#PanamaPapers”. Macri aparece como director de la sociedad denominada Fleg Trading Ltd., que estaría registrada en Bahamas con la participación del padre y el hermano del mandatario, sin embargo la presidencia argentina afirmó el domingo pasado en un comunicado que eso “fue circunstancial”, y aseguró que el mandatario “nunca tuvo, ni tiene” participación alguna en esa firma. Integrantes del Frente Renovador, grupo político de centro derecha encabezado por Sergio Massa y que ha sido una oposición moderada al gobierno de Macri, expresaron hoy su preocupación por el escándalo. Macri, dijeron, se propuso como objetivo luchar contra la corrupción y la impunidad en Argentina, por ello “no puede existir la más mínima duda en la imagen del presidente, tendría que estar haciendo cadena nacional, dando una explicación muy fuerte”, dijo Marco Lavagna, integrante del Frente Renovador. Ante el escándalo internacional que desató la publicación de 11.5 millones de documentos, el diario alemán Süddeutsche Zeitung, al que se hicieron llegar los documentos de forma anónima, se negó a entregar a las autoridades los datos sobre sociedades offshore a nivel mundial filtrados del despacho panameño de abogados. “No somos el brazo de la fiscalía. Somos periodistas”, dijo a la agencia Dpa Frederik Obermaier, uno de los reporteros del periódico de Munich encargado de la extensa investigación que dejó al descubierto una mirada de sociedades opacas supuestamente a nombre de políticos, deportistas y personalidades mundiales. “Las autoridades cuentan con suficientes recursos para combatir chanchullos. Otra cosa es si verdaderamente hacen uso de ellos”, abundó el periodista. Los llamados “#PanamaPapers” son documentos procedentes del despacho Mossack Fonseca, especializado en la creación y venta de sociedades offshore. Dichas empresas son legales pero también pueden servir de pantalla para ocultar delitos o evadir impuestos. Según las pesquisas del diario germano, que recibió la información y la compartió con la red de periodistas investigativos Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés), en la lista del despacho panameño figuran también traficantes de drogas y de armas. El ICIJ es un colectivo de 190 periodistas que en más de 65 países buscan desenterrar delitos internacionales, corrupción y abuso de poder. Esta vez repartió 11.5 millones de documentos compilados entre más de un centenar de periódicos que exponen negocios offshore realizados por allegados a poderosos líderes mundiales y celebridades deportivas y del sector business. En términos de volumen, se considera que los “#PanamaPapers” son probablemente “la mayor filtración de información confidencial de la historia”, según ICIJ. Los documentos, involucran a unas 214 mil empresas offshore, provienen de Fonseca, con sede en Panamá y oficinas en más de 35 países.

Comentarios