Con heroína blanca, el Cártel de Sinaloa conquista la Costa Este de EU

sábado, 14 de mayo de 2016
En un contexto de creciente consumo de heroína en Estados Unidos, el Cártel de Sinaloa contrató “cocineros” colombianos de drogas para rediseñar su producto (las heroínas cafecita y negra), hacerlo más claro –primero “canela” y ahora blanca– e inundar el mercado de la Costa Este de Estados Unidos, hasta hace dos años acaparado por proveedores chinos. De acuerdo al agente especial de la DEA en Phoenix, se enfrentan a un grupo criminal mexicano “muy inteligente y muy ingenioso”. PHOENIX/TUCSON, Arizona (Proceso).- En su afán de adueñarse de todo el mercado de las drogas de Estados Unidos, el Cártel de Sinaloa contrató a un ejército de “cocineros” de Colombia para elaborar heroína blanca, lo que no tiene precedente en la historia del narcotráfico mexicano, revela la agencia estadunidense antinarcóticos, la DEA. “El Cártel de Sinaloa es, por mucho, el más poderoso del mundo; muy fuerte, muy inteligente y muy ingenioso en términos empresariales. Para apoderarse del mercado de la Costa Este de Estados Unidos cambió su producto para satisfacer a los consumidores de esa región, quienes nunca consumieron la heroína cafecita o la negra, la que tradicionalmente se produce en México”, dice a Proceso Douglas W. Coleman, agente especial a cargo de la División de la DEA en Phoenix. La organización criminal “se llevó a México a los cocineros para utilizar el proceso de manufactura colombiano de cambiar la heroína negra y cafecita en blanca”, destaca Coleman, quien lleva 27 años como agente de la DEA y tiene a su cargo la frontera sur de Estados Unidos, donde Arizona es la entrada principal de las drogas que contrabandea el cártel mexicano. En su primera declaración oficial sobre el Cártel de Sinaloa, Coleman indica que esta modalidad del grupo delictivo es reciente: “Cuando llegaron los cocineros colombianos a México, hace unos dos años como máximo, comenzamos a ver una nueva heroína que en las calles llamaban cinnamon (canela) por su color; era una combinación de las dos heroínas mexicanas, la cafecita y la negra”. La heroína repentinamente apareció en las calles de Estados Unidos; primero en la Costa Oeste, donde el mercado pertenece al Cártel de Sinaloa y donde se consumen cantidades industriales de las variedades cafecita y negra por ser muy baratas. Entonces la canela alcanzó gran popularidad y demanda. “Nos preguntábamos qué era eso. Hablamos con nuestros contactos, nuestros infiltrados en el narcotráfico de México y nuestros informantes. Logramos algunos arrestos. Poco a poco, y conforme disponíamos de mayor información, nos dimos cuenta de lo que ocurría: el Cártel de Sinaloa había traído a cocineros colombianos para manufacturar ese tipo de heroína. Los colombianos siempre han producido y vendido una más clara que la mexicana”, explica Coleman. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2063, ya en circulación

Comentarios