Revela Mike Tyson 'Toda la verdad” sobre los golpes del boxeo en su vida

jueves, 30 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “A veces me odio. Detesto mi vida y siento que no merezco nada. Nunca quise ser Iron Mike. Odiaba a ese hombre. Pero es el hombre en el que tuve que convertirme para sobrevivir”, confiesa el excampeón de boxeo Mike Tyson en Toda la verdad. Publicado por Duomo Ediciones, el libro revela los momentos de miseria, fama, dinero, drogas y mujeres que lo rodearon en el mundo del pugilismo. Entre sus líneas, el polémico boxeador nacido en Brownsville Brooklyn, Estados Unidos, el 30 de junio de 1966 confiesa que desde bebé bebió alcohol y probó la cocaína a los 11 años. Durante su adolescencia fue integrante de una banda de delincuentes, hasta que a los 13 años conoció a Cus D’Amato, el famoso entrenador de boxeadores, quien lo vio como promesa en el cuadrilátero. Entonces le dijo dos frases: que lo convertiría en un profesional y que sería campeón del mundo. El coach lo llevó a su casa, lo puso a leer a Nietzsche y le enseñó disciplina. Meses antes de ganar el cinturón de campeón y convertirse en el boxeador más joven de la historia en conseguir un título mundial de los pesos pesados –a sus 20 años– D’Amato murió. Fue entonces cuando comenzó el desastre en la vida de Tyson. Dos veces se ganó el cinturón de campeón mundial de los pesos pesados en los años 80. Entre el humor y la profunda seriedad, el llamado Iron Mike acepta en el libro que consumió cocaína antes de salir a la conferencia de prensa de 2002 para promocionar la pelea con Lennox Lewis. También reconoce que un día usó un pene falso lleno de orina para librar la prueba del antidoping. Incluso habla de la acusación de violación sexual que le hizo Desiree Washington, delito por el cual estuvo tres años en prisión (1992-1995). A través de las páginas cuenta detalles sobre sus matrimonios e hijos y cuando con una mordida arrancó un pedazo de oreja a su oponente Evander Holyfield en una pelea de revancha en 1997. Presentes están también los excesos: cuando perdió un rollo con un millón de dólares en efectivo o cuando le “regaló” 250 mil dólares a una mujer que lo demandó porque su cachorro de tigre la mordió. Con su polémica personalidad, el excampeón describe cuando el actor Wesley Snipes le rogó que no lo golpeara –le dijo: “vivo de mi cara”– o cuando en casa de la actriz Robin Givens, el protagonista Brad Pitt le pidió: “No me pegues, sólo estábamos ensayando un guión”. Luego de salir de la cárcel en 1995 Mike Tyson dejó la cárcel con un único deseo: el de escribir sus memorias y dar forma a una biografía marcada no sólo por la miseria y el boxeo, sino también por la fama, por el dinero y los excesos, todo lo que constituye su trayectoria. De acuerdo con versiones editoriales, Martin Scorsese dirigirá la versión cinematográfica de Toda la verdad, en la que Tyson será protagonizado por el actor, comediante y cantante Jamie Foxx.

Comentarios