Ángeles Azules arman bailongo masivo en Reforma

domingo, 1 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Unas 80 mil personas recibieron el año nuevo y bailaron durante cerca de dos horas con Los Ángeles Azules en un luminoso show que dejó satisfechos a los asistentes en el Ángel de la Independencia. Directos desde Iztapalapa, la agrupación logró complacer a sus fieles seguidores desde que iniciaran esta presentación especial, poco después de la medianoche, ya que previamente se realizó un espectáculo pirotécnico para recibir el 2017 calentando los motores tanto el cantante Jorge Muñiz, así como la popular banda tropical Los Yonic’s. Pasando las 18:00 horas empezó para despedir el año viejo la pachanga por el asfalto de avenida Paseo de la Reforma, que se convirtió en un salón de baile para deleite de los capitalinos, turistas nacionales y sorprendidos extranjeros que sonreían bajo el último ocaso decembrino. El lema propuesto por los mismos ciudadanos de “bailar para olvidarse de las penas” cumplió con creces la algarabía de ritmos y música gratuita. El llamado del cómico Coque Muñiz rezumbó a eso de las 20:20 horas con O quizá simplemente te regale una rosa, del difunto cineasta y baladista argentino Leonardo Favio, además de compartir un popurrí junto a la cantante vernácula Cecilia Gallardo, destacando Cielito lindo. Ay, ay, ay, ay… canta y no llores… Enseguida, apareció salió Axel Muñiz para interpretar Te amo, a duelo caroñoso con su padre. La ovación no se dejó esperar cuando Los Yonic’s emergieron a escena al filo de las 22:00 horas, quienes extendieron su repertorio hasta antes de la medianoche, tocando especialmente sus éxitos como Títere y Palabras tristes. Ya los primeros suspiros del 2017 arribaron Los Ángeles Azules (¡por fin!) a los ocho minutos del 1 de enero, armando inmediatamente el bailongo colectivo para el pleno gusto de una multitud animada que se le entregó a mover el bote con cumbias sonideras y euforia delirante. Comenzaron con 17 años, destapando un variado programa que ha consagrado la aceptación entre sus fans, con temas como Entrega de amor y El listón de tu pelo. En la gigante pantalla gigante se lograba ver a toda la agrupación con algunos videos que ilustraban cada una de las canciones pletóricas de romanticismo y seducción. Cerca de 2 horas del domingo la gente clamaba por que no se fueran nunca, de tal modo que los ídolos del momento obsequiaron ante el Monumento de la Independencia Las maravillas de la vida, Mi niña mujer y Mis sentimientos. Los gritos generalizados eran incesantes por una más y repitieron 17 años, dando cierre en un escenario que lanzaba fuego, hermanando el mismo calor que sentía su público encendido de emociones hasta el “tan tán” del adiós. (Esta crónica fue solicitada a César Muñoz Valdez para los lectores de proceso.com.mx)

Comentarios