'Falta voluntad política para encarar caso Ayotzinapa”: Beristain

martes, 17 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Carlos Martín Beristain, exintegrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), lamentó la “falta de voluntad política” para atender las investigaciones internas de la PGR sobre las irregularidades cometidas por Tomás Zerón de Lucio, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y otros funcionarios, en las indagatorias sobre la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Al señalar que las resoluciones de las investigaciones sobre la actuación de los funcionarios y sobre la averiguación previa, de las que Proceso ha dado cuenta ampliamente, son coincidentes con algunas de las observaciones del GIEI, Beristain consideró que “es importante es que se tomen decisiones con base en ese informe que muestra esas irregularidades, falencias y problemas en la investigación, y eso contribuiría a generar esos puentes de confianza también con los familiares”. Entrevistado al término de la presentación de su libro “El tiempo de Ayotzinapa” (Ediciones Akal en su colección Foca, 2017), el experto español insistió en la urgencia en reconstruir el diálogo entre los familiares de los jóvenes desaparecidos y la PGR, roto a partir de la negativa de la dependencia a sancionar a los funcionarios que incurrieron en graves irregularidades. Tras señalar que “sin un diálogo y confianza con las víctimas no va a haber investigación adecuada”, Beristain lamentó que al “ejercicio honesto” de la Visitaduría General de la PGR de evidenciar las fallas, “no haya pasos consecuentes, eso muestra falta de voluntad sobre la respuesta a esas cuestiones, no se puede actuar como si eso (la investigación interna) no existiera”. Beristain, uno de los cinco expertos independientes seleccionados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para dar apoyo técnico a México, puntualizó que será el Mecanismo de Seguimiento para el caso Ayotzinapa el que determinará el avance de las líneas de investigación que plasmó el GIEI en sus dos informes. Durante la presentación de “El tiempo de Ayotzinapa”, Beristain refirió que se trata de un “un mosaico de historias” sobre el camino recorrido por los cinco integrantes del GIEI en búsqueda de contribuir al esclarecimiento del caso. Beristain, quien para la redacción de su texto regresó a sitios donde se desarrollaron algunas de las experiencias narradas, sostuvo que su libro aborda también “cómo se cerró un camino en un momento, cómo se trató de desviar la investigación, y esas no fueron dificultades propias de una investigación, que las hay en todas las investigaciones, sino que estaban motivadas por el miedo a la verdad”. Ante algunos de los padres de los jóvenes desaparecidos, el médico español reconoció que como en otros países en los que ha colaborado en la atención de víctimas de graves violaciones a derechos humanos, han sido las familias de los normalistas quienes “empujan” para llegar a la verdad. Beristain retomó la frase que los padres y madres de los estudiantes han repetido infinidad de veces para tratar de sensibilizar a funcionarios de la PGR para que atiendan el caso, “póngase en mi lugar”, lo que para él significa tener empatía con las víctimas, condición indispensable para avanzar. “Esa empatía es la energía transformadora, sin ella no hay transformación, no hay política frente a la problemática de los desaparecidos y no hay solución para ese círculo de violencia-impunidad-corrupción que desgraciadamente atenaza la experiencia de este país, México”, sostuvo. El experto en la atención psicosocial a las víctimas estimó que su texto podría contribuir no sólo a la lucha de los familiares de los 43, sino también los de otros desaparecidos, para “que puedan verse identificados (…) o que les pueda representar al menos un espejo de dignidad”. En la presentación participaron el periodista Luis Hernández Navarro, responsable de la sección editorial del diario La Jornada, la politóloga y colaboradora de Proceso, Denise Dresser, y el escritor Juan Villoro. Hernández Navarro hizo un recuento de la vida profesional y como defensor de derechos humanos del autor de “El tiempo de Ayotzinapa”, en tanto que Dresser y Villoro abordaron algunos de los pasajes del libro que reflejan las fallas del sistema de justicia mexicano y del caso de los 43 en particular, emblemático de la tragedia humanitaria en un país de más de 26 mil desaparecidos.  

Comentarios