En marcha, la campaña de odio y la cacería de migrantes

sábado, 28 de enero de 2017
A sólo cinco días de haber asumido el poder, el presidente de Estados Unidos concretó sus obsesiones de campaña relacionadas con su odio hacia México y los mexicanos: firmó dos órdenes ejecutivas que, en resumen, le dan luz verde a su anhelado muro fronterizo (que ya existe, sólo lo ampliará) y, lo más grave, desatan una cacería inmisericorde de migrantes irregulares. Una instrucción ordena al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) publicar cada semana una “lista comprensiva” de las presuntas acciones criminales perpetradas por indocumentados. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Las dos órdenes ejecutivas que firmó Donald Trump el pasado miércoles 25 –la primera, sobre el control fronterizo; la segunda, relativa a la seguridad interna– auguran tiempos oscuros para los migrantes en Estados Unidos: el magnate ordena una cacería de indocumentados, convierte a los policías en agentes de “La Migra”, fomenta las campañas de odio contra los migrantes e instruye el arranque de las deportaciones masivas. Ambas órdenes ejecutivas plantean una serie de medidas que, con el pretexto de la “transparencia”, articulan una agresiva estrategia mediática, la cual asociará la inmigración con la criminalidad, fomentará el odio y el miedo hacia los indocumentados, y debilitará el discurso de las organizaciones que defienden los derechos de los migrantes. Una instrucción ordena al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) publicar cada semana una “lista comprensiva” de las acciones criminales perpetradas por indocumentados. Esta medida se ve agravada con la sección 14 de la orden ejecutiva relativa a la seguridad interna, que pide de manera expresa a las agencias no respectar la privacidad y la protección de la identidad de los migrantes en situación irregular. Trump incentiva así el señalamiento público, con nombre, apellido y fotografía, de las personas que se encuentren en tal situación. El magnate ordenó además la creación de una oficina en el DHS que tendrá el único propósito de proveer asistencia a “las víctimas de crímenes perpetrados por migrantes indocumentados”, así como a sus familiares. Dicha oficina “elaborará reportes trimestrales que estudiarán los efectos de la victimización por migrantes criminales presentes en Estados Unidos”. En otras palabras: cada tres meses la oficina expondrá los casos de los estragos psicológicos causados a los familiares y –en su caso– a las víctimas de violaciones, homicidios y otras agresiones cometidas por indocumentados. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2100, ya en circulación

Comentarios