Roberto Borge: El gobernador que vendió Quintana Roo

sábado, 29 de abril de 2017
En la infame galería de exgobernadores priistas corruptos hay un especialísimo lugar para “Beto” Borge, como de manera afectuosa lo llegó a nombrar Enrique Peña Nieto, quien lo ubicó junto con otros en esa “generación nueva que ha sido parte de este proceso de renovación” del PRI. Carlos Joaquín, actual mandatario de Quintana Roo, dice a Proceso que está reuniendo pruebas y denuncias ante la PGR contra su antecesor Borge, quien sigue desaparecido de la escena pública: Atrás dejó múltiples señalamientos por venta ilegal del patrimonio del estado, un quebranto por 30 mil millones de pesos, despojos a particulares y por violaciones a los derechos humanos…   CANCÚN, QR. (Proceso).- La última ocasión que se vio públicamente a Roberto Borge fue el 17 de enero, cuando se divulgaron fotografías en las que aparece en un partido de la NBA en Miami, acompañado de su nueva pareja, la exdiputada local y federal del PVEM Gabriela Medrano. Originario de Cozumel, el exgobernador residía en Cancún,en uno de los lujosos departamentos del conjunto Be Towers, del desarrollo Puerto Cancún. Hasta entonces Borge vivía alternativamente en Cancún y la ciudad estadunidense de Miami, aunque en los días previos a su desaparición de la escena pública ya no pernoctaba en su departamento, sino en su yate, en uno de los muelles de Puerto Cancún. Tras su estancia en Miami, Borge se mudó a la provincia de Alberta, Canadá, y desde entonces no se sabe de él en los medios de comunicación. El titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Miguel Ángel Pech Cen, deslizó que ya cuenta con cuatro órdenes de aprehensión contra funcionarios de la anterior administración, aunque por razones del nuevo sistema acusatorio se negó a precisar los nombres. No obstante, comenta que entre los lugares en los que la FGE ha buscado a dichos exfuncionarios se encuentra Miami. En total la FGE ha iniciado 23 denuncias contra exfuncionarios, entre ellos el propio Borge, por cargos que van desde la venta del patrimonio inmobiliario hasta el despojo de terrenos, departamentos y hoteles en Cancún y la Riviera Maya, incluido Tulum. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2113, ya en circulación