Con el NAICM y tarjeta rosa, Del Mazo busca recomponer relación con mexiquenses

sábado, 16 de septiembre de 2017
TOLUCA, Edomex. (proceso.com.mx).- Con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), la tarjeta rosa y el mando único policial, el Grupo Atlacomulco pretende reivindicar sus errores, recomponer su relación con la ciudadanía y reconsolidarse en su entidad de origen: el Estado de México. Los “ánimos renovados” de los que habló Alfredo del Mazo al rendir protesta como mandatario para el periodo 2017-2023 quedaron de manifiesto entre porras, aplausos, sonrisas, discursos y abrazos de los convidados a la celebración por el ungimiento en el Teatro Morelos.   La cúpula   Los congregados: integrantes de la cúpula política estatal y nacional, priistas y opositores, a excepción de Morena, cuyos dirigentes estatal y local no participaron de los festejos y cuyos diputados locales tampoco posaron para la fotografía oficial (como inexplicablemente no lo hizo Aquiles Cortés, coordinador de Nueva Alianza). La distribución de las butacas entre los invitados parecía revelar el orden de importancia de cada sector para la nueva administración. A los lados del asiento reservado para el nuevo mandatario, fueron dispuestos los lugares para Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y representante del presidente Enrique Peña; y la cortesía para el gobernador saliente, Eruviel Ávila, y su esposa. Los titulares de los poderes: Cruz Juvenal Roa, presidente de la Junta de Coordinación Política; Diego Moreno Valle, presidente de la Mesa Directiva en la Legislatura local; y Sergio Medina Peñaloza, presidente del Tribunal Superior de Justicia de la entidad, les seguían en la primera fila. Los exgobernadores, comenzando por el papá, Alfredo del Mazo González, destacaron también entre los principales invitados; además Ignacio Pichardo, Emilio Chuayffet, Arturo Montiel y Alfredo Baranda. Fueron convocados, de igual manera, su “gran amigo” Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Mesa Directiva en la Cámara federal; Uribe Toledo, comandante de la primera región militar; y comandantes de la 22 y 37 zonas militares del Estado de México. Además acudieron los gobernadores de Campeche, Alejandro Moreno; de Durango, José Rosas Aispuro; de Guerrero, Héctor Astudillo (a cuyo hijo del mismo nombre le fue asignada recientemente una notaría en el Estado de México); el poblano Antonio Gali; Juan Manuel Carreras, de San Luis Potosí; y Quirino Ordaz, de Sinaloa. Además Marco Mena de Tlaxcala; de Yucatán, Rolando Zapata; el mandatario electo de Coahuila, Miguel Requelme; el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, y Rolando Zapata, de Quintana Roo, también estuvieron presentes; mientras el jalisciense Aristóteles Sandoval envió un representante. De igual manera, le acompañaron los perredistas Miguel Ángel Mancera y Graco Ramírez, de la Ciudad de México y Morelos, respectivamente. Del acto de embestidura participó, igualmente, el jefe de la oficina de Presidencia, Francisco Guzmán. Poco detrás, senadores, diputados federales y locales; integrantes de la Junta de Coordinación Política y magistrados estatales, presidentes locales y nacionales de los partidos; alcaldes, titulares de los organismos públicos autónomos e instituciones educativas, de organismos internacionales, ONG´s y representantes de empresarios, líderes religiosos, campesinos, de las comunidades intelectual, cultural, académica y deportiva. En las últimas filas, hasta ocupar las 2 mil 500 butacas, servidores públicos federales, estatales y municipales, y representantes de las etnias de la entidad, visibilizadas sólo cuando tocaban el caracol para festinar los anuncios del nuevo mandatario.   Peña, el ejemplo   Entre la salutación y el besamanos, Alfredo del Mazo adelantó que seguirá el ejemplo de “un mexiquense comprometido que le ha dado mucho a nuestro país y cuyo legado marca una antes y un después: me refiero al presidente de la República, Enrique Peña Nieto”. “Nunca antes un mexiquense había procurado tanto a su estado ni había hecho tanto por el avance del país; los mexiquenses reconocemos en su legado una aportación invaluable en la historia de México y la hacemos propia… le agradecemos el apoyo permanente a su tierra. Esta es su casa, señor presidente”, dijo. Del Mazo Maza también reconoció al mandatario saliente, Eruviel Ávila, por dejar una entidad con crecimiento económico y menos carencias sociales, en posibilidad de marcharse con la satisfacción del deber cumplido y el reconocimiento de su gente. Para entonces, sin embargo, apenas la mitad de la sala se puso de pie y aplaudió. A Osorio Chong, le llamó “amigo”: “en esta tierra se le quiere y se le respeta”, le dijo.   Entre prioridades   Ya en el primer esbozo de su administración, del Mazo Maza aseguró que su prioridad será combatir los altos niveles de inseguridad de la entidad, y comprometió “hacer del estado de México uno de los más seguros del país y regresar la tranquilidad de vivir en esta tierra”. Con este propósito, recordó, se crearon las secretarías de Seguridad Pública y de Justicia y Derechos Humanos. La primera tendrá entre sus atribuciones apoyar al Ministerio Público y a otras autoridades en la investigación y persecución de delitos, cumplir las órdenes de aprehensión, recabar información en lugares públicos para evitar el fenómeno delictivo, recibir denuncias incluso de delitos no cometidos en flagrancia, consolidar la plataforma única de información preventiva que coadyuvará a la investigación de ilícitos, capacitar y profesionalizar los cuerpos policiacos. La segunda, coordinará los esfuerzos en materia de “justicia cotidiana”, definirá las políticas jurídicas de gobierno, implementará la política de justicia itinerante, organizará a la comisión ejecutiva de atención a víctimas del delito, elaborará y coordinará la política de promoción de derechos humanos, coordinará con otros gobiernos y particulares acciones en justicia cívica e itinerante, y dirigirá las políticas de mejora regulatoria, gestión administrativa y atención al público. Anticipó que las mujeres recibirán atención prioritaria, para lo que se fortalecerán los centros de justicia para ellas. Reconoció al transporte público como un espacio de riesgo, por lo que adelantó la implementación de un operativo permanente de seguridad, actualización de registro de unidades y operadores, seguimiento a la instalación de GP´s y a la conexión de las unidades al C5, y la ampliación de la cobertura de la red de videovigilancia con al menos 20 mil cámaras en toda la entidad. El nuevo mandatario hizo un llamado a los 125 ayuntamientos mexiquenses para que se sumen al Mando Único Estatal. El eje principal en desarrollo social será la tarjeta rosa, que no solo se traducirá en una aportación económica, sino ofrecerá beneficios en materia de salud, educación y autoempleo. El programa será dirigido a las mexiquenses que además de no recibir remuneración por sus actividades se encuentren por debajo de la línea mínima de bienestar y tengan más de tres carencias sociales, como “mecanismo principal de mi gobierno para el reconocimiento pleno, el valor y los derechos de las mujeres”. El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) será su eje en desarrollo económico, pues permitirá la generación de 450 mil empleos fundamentalmente para vecinos de la región Texcoco y su interconexión con nuevas líneas del Mexibús y Mexicable. “El NAICM es el principal polo económico del país, una oportunidad única para desarrollar la zona oriente de la entidad… los mexiquenses debemos estar orgullosos de que el gobierno federal construya (aquí) la nueva puerta de desarrollo del país, el proyecto más grande en la historia del país, legado para las siguientes generaciones”, consideró. Finalmente, en transparencia comprometió cero tolerancia a los actos de corrupción de su gobierno.

Comentarios