Héctor Serrano: el 'arquitecto” de la incierta candidatura presidencial de Mancera

martes, 19 de septiembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de varios anuncios públicos y filtraciones a la prensa, además de emotivas despedidas anticipadas, Héctor Serrano Cortés renunció este lunes al gabinete del gobierno capitalino para dedicarse -ahora sí, de tiempo completo- a trabajar en la construcción de la candidatura presidencial de Miguel Ángel Mancera. Estratega político de los jefes de gobierno con aspiraciones presidenciales -en su momento operó fielmente para Marcelo Ebrard-, presentó este lunes su carta de renuncia “con carácter irrevocable” a la Secretaría de Movilidad, cargo que asumió el 16 de julio de 2015, tras ser removido de la Secretaría de Gobierno. Su dimisión se dio -tal como lo anunció- un día después del Quinto Informe de gobierno de Mancera Espinosa. Ocurre también un mes y medio antes de que éste solicite licencia temporal para separarse del cargo -a finales de octubre como él mismo lo ha dicho- para buscar la candidatura presidencial rumbo a las elecciones del 2018. La misiva la entregó la tarde del lunes pasado, a las 14:55 horas, en la oficina de la Jefatura de Gobierno, dirigida a Mancera Espinosa, quien en ese momento estaba en Nueva York como invitado a una reunión “de alto nivel” sobre cambio climático de la ONU. En el texto, Serrano Cortés tutea al mandatario local y le dice: “durante estos casi cinco años de tu gobierno, acompañarte me permitió conocer a fondo tus valores personales, la honestidad, congruencia, pasión y gran amor por la ciudad (que) marcaron el rumbo de tu administración”. Con su peculiar tono de orador, sigue: “la honestidad que te caracteriza generó siempre en mí la certeza de estar colaborando con un hombre cuyo compromiso con el servicio público es la motivación personal y nunca el interés económico, ni de ninguna otra naturaleza”. Y remata hablándole al que suele llamar “amigo”: “Tú has actuado de forma correcta al depositar la confianza en cada uno de los integrantes de tu equipo de trabajo, tal vez porque el que confía es confiable y el compromiso que se asume en cualquier relación, lleva implícita la lealtad como una obligación, no como una cualidad”. [caption id="attachment_503757" align="alignnone" width="546"]La carta de renuncia La carta de renuncia[/caption] El hombre tras el poder La de Héctor Serrano se puede ver como la historia de una renuncia anunciada desde hace tiempo y siempre con la mira política de operar abiertamente para Miguel Ángel Mancera, mediante el liderazgo de la corriente Vanguardia Progresista del PRD, misma que él creó y desde la cual lo impulsa para abanderar el Frente Ciudadano por México rumbo a las elecciones de 2018. Su pertenencia formal al equipo de primera línea de Mancera comenzó el 5 de diciembre de 2012, cuando fue nombrado secretario de Gobierno, cargo que repitió, pues antes lo ocupó en el gabinete de Marcelo Ebrard, a quien en su momento también le declaró lealtad. Desde su oficina en el primer piso del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, lo mismo fungió para destrabar la ocupación del Zócalo por los maestros disidentes, que para “reordenar” el comercio ambulante no sólo en el Centro Histórico, sino en la ciudad, como lo hizo en la administración pasada. Sin embargo, tuvo que cambiar de oficina como parte del reacomodo que el jefe de gobierno hizo en su equipo tras la debacle que en las elecciones del 5 de junio sufrió el PRD y su gobierno, cuando perdió ocho jefaturas delegacionales y la mayoría en la Asamblea Legislativa. A partir del 16 de julio sustituyó a Rufino León -considerado gente de Ebrard Casaubón- y comenzó a despachar en el edificio ubicado en la avenida Álvaro Obregón, cuya oficina, por cierto, mandó a remodelar a su gusto. Pero el cambio no le restó poder, ya que en la Semovi tuvo la negociación directa con los miles de concesionarios del transporte público, entre ellos, los más poderosos, como Jesús Padilla, accionista de las principales rutas de transporte, tanto de buses como de Metrobús -la 1 y la 7, entre ellas- y actual presidente de la Coparmex- Ciudad de México. Para muchos no era un secreto que desde esa posición tuvo mejor movilidad para ir construyendo la plataforma política de Mancera Espinosa rumbo a las elecciones presidenciales. De hecho, todos los lunes convocaba a reuniones con integrantes de su corriente para planear estrategias. Al mismo tiempo y con su experiencia en el manejo de asuntos legislativos que aprendió en el Congreso de la Unión y la ALDF, puso su sello en la Semovi al impulsar la Ley de Movilidad en la Asamblea Legislativa capitalina de la mano de integrantes de la corriente perredista que lidera: Leonel Luna -otrora bejaranista y hoy coordinador de la bancada del PRD-, Raúl Flores, actual dirigente capitalino del mismo, y Mauricio Toledo, exdelegado en Coyoacán y quien, incluso, lo llama “padrino”. En octubre del año pasado, logró que los diputados modificaran Ley Orgánica de la Administración Pública y la Ley de Movilidad para la Semovi tomara el control y la operación del cuantioso, aunque poco transparente programa de los parquímetros en la ciudad, actividad que estaba a cargo de la Autoridad del Espacio Público (AEP). Pleitesías Como broche de oro de su gestión en esa dependencia -aunque en una acción apurada y casi a escondidas-, la noche del pasado viernes 15 el gobierno capitalino publicó el reglamento de la Ley de Movilidad en una versión extraordinaria de la Gaceta Oficial de la Ciudad de México. Ese mismo día por la mañana en la ALDF, Héctor Serrano tuvo una despedida calurosa y llena de pleitesías de parte de diputados del PRD, PAN, PVEM y MC, así como algunos priistas y funcionarios del gobierno de Mancera. Frente a ellos, afirmó: “Dejo el cargo público por lo que quiero: hacer política con mayor dinámica, y me parece que no es congruente ostentar un cargo público y dedicarte de tiempo completo a otras actividades, por eso tomé la decisión de hacer patria y de contribuir en el tema de ciudad y en el tema nacional”, según informó para apro la reportera Areli Villalobos. Y por si esa despedida no hubiera sido suficiente, el también aficionado a la charrería tuvo otro momento de gloria en el pleno de la ALDF el pasado domingo en el contexto del Quinto Informe de gobierno de Mancera. A diferencia de todos los miembros del gabinete central que fueron asignados a espacios en la parte alta del recinto de Donceles y Allende, el todavía secretario de Movilidad tuvo un lugar preferente en la parte baja de la sala, junto a los presidentes nacionales del PRD, Alejandra Barrales; del PAN, Ricardo Anaya; y del MC, Dante Delgado, impulsores del Frente Ciudadano Por México, con quienes posó sonriente para las cámaras. Desde ahí, escuchó a Mauricio Toledo, quien dejó a un lado el posicionamiento del PRD frente al Quinto informe de Mancera y se dirigió específicamente a él: “Por cierto, señor secretario, le deseo lo mejor en el camino para seguir apoyando a Miguel Ángel Mancera rumbo a la Presidencia de la República”. Los aplausos no esperaron. Tal es el poder de Héctor Serrano, que no esperó a que el jefe de gobierno designe a quien quedará al frente del despacho de la Semovi, como lo ha hecho en todas las ocasiones que ha recibido o solicitado las renuncias de miembros de su gabinete. En entrevistas previas a su renuncia, nombró a Carlos Meneses Flores, hoy subsecretario de Transportes de la Semovi -y uno de sus brazos derechos desde que estaba en la administración marcelista, especializado en la negociación con líderes del comercio ambulante y transportistas- como el que se quedará en su lugar para “dar continuidad a su gestión”.

Comentarios