Bryan Herrera, bloqueado por la Femextkd

domingo, 24 de septiembre de 2017
Bryan Herrera Chanona –de 17 años, nueve de los cuales ha dedicado al taekwondo– es un ejemplo de tesón deportivo, pero también de la opacidad y caciquismo de los directivos de las escuelas en varias entidades, quienes son protegidos por el titular de la federación de esa disciplina, Raymundo González Pinedo. A principios de mes, pese al abandono de sus directivos, quienes le negaron su aval para competir, Herrera obtuvo dos medallas de oro en el torneo Open de Costa Rica. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Durante los últimos años, la disputa por el control del taekwondo ha sido una práctica generalizada en todo el país, pues en asociaciones estatales como las de Chiapas, Yucatán, Chihuahua, Veracruz, Puebla y Nuevo León sus titulares están confrontados con entrenadores y dueños de academias. Las pugnas se derivan sobre todo por la falta de transparencia –el apoyo de la cúpula de la Federación Mexicana de Taekwondo (Femextkd), encabezada por Raymundo González Pinedo, sólo a los directivos que se aferran al cargo–, pero también a las amenazas de las autoridades de esa disciplina de sancionar a los entrenadores inconformes y a que las escuelas no están siendo afiliadas por capricho de los directivos de la federación. A lo anterior se suman los bloqueos a los atletas de alto rendimiento en competencias internacionales. Ante ese problema, la Femextkd pidió a la Unión Panamericana de Taekwondo (PATU, máxima instancia de esta disciplina en el continente) no negar ni limitar la participación de los afiliados en los eventos oficiales que organiza, así como a los del World Taekwondo (WT). Por esa razón, a González Pinedo le disgustó que el padre de Bryan Herrera Chanona, medallista mundial en la modalidad de poomsae estilo libre –una combinación de defensas y ataques sencillos o a doble mano que simulan un combate contra uno o varios adversarios–, evidenciara públicamente las irregularidades del titular de la Asociación Chiapaneca de Taekwondo, Williams Enrique de León Molina, quien además de encabezar la disciplina en ese estado también entrena al representativo de Chiapas y se niega a convocar a nuevas elecciones. Tras esas acusaciones, Herrera Chanona –quien practica la disciplina desde los nueve años; hoy tiene 17– utilizó su cuenta de Facebook para dirigir un mensaje a De León Molina, en el cual le recuerda que le pidió su aval para el torneo Open de Costa Rica, realizado en San José del viernes 1 al domingo 3, en el cual le informa: “… a tres días del Open de Costa Rica aún no tengo su respuesta del aval y mi inscripción para dicho evento. No considero que haya quedado pendiente algún documento (para la realización del trámite), pues todo se lo entregué en tiempo y forma. Le informo que ya cuento con boleto de avión y hospedaje. Espero su respuesta por este medio, ya que al parecer estoy bloqueado de sus contactos.” Y aun cuando la Femextkd se encarga de regular el aval de los atletas nacionales, le negó este derecho a Herrera, que entrena todas las mañanas durante cinco horas y otras tres por las tardes, además de ayudar a sus padres en las tareas en un comedor de su familia, mientras que los sábados completa sus estudios en el sistema abierto. La carta de la PATU A mediados del mes pasado, el presidente de la PATU, Ji Ho Choi, giró la instrucción a su homólogo de la Femextkd para que otorgue el aval a todos los atletas interesados en competir. De no hacerlo, le advirtió, deberá atenerse a las demandas que promoverán los atletas nacionales por los gastos ocasionados en su traslado. “Estimado presidente Raymundo González –expuso Ho Choi, quien también es vicepresidente del WT–, ha llegado a nuestra atención que la Femextkd no está permitiendo la participación de los atletas mexicanos en el próximo Open de Costa Rica. Por favor, envíe inmediatamente una carta oficial a los miembros de la Femextkd para autorizar a los deportistas de México a participar en todos los eventos del WT y publicar dicha carta en su sitio web. “Muchos atletas de México ya han comprado sus billetes de avión y de hecho sus reservaciones de hotel para participar en el CR abierto, y si se niegan a registrar por restricciones injustas de la Femextkd, su organismo será completamente responsable de todos los daños a los atletas, además del riesgo y todos los actos jurídicos –que promuevan– los deportistas afectados.” El problema salió a la luz por los constantes reclamos de los deportistas interesados en competir en los torneos que otorgan puntos para el ranking mundial, como el tradicional Abierto de Costa Rica. Las inconformidades se acumulan porque la Femextkd condiciona que los deportistas deben contar con la autorización previa de sus respectivas asociaciones estatales. Otra de las restricciones para otorgar el aval es que los deportistas se ubiquen entre los primeros 10 lugares del ranking nacional. En este caso, Herrera figura en el tercer sitio. “Los reglamentos actuales del WT y de la PATU dictan que a ningún atleta se le niegue participar en ningún evento reconocido por PATU, y menos en los torneos del ranking”, le recordó en la misiva en cuestión el presidente de la PATU a González Pinedo. El reglamento de la Femextkd establece como otro impedimento para autorizar la participación de un deportista si éste enfrenta una sanción o suspensión. En el caso de Herrera no existe un documento oficial que acredite algún castigo en su contra. Pese a los obstáculos, Herrera forja su propia historia: es tricampeón panamericano, bicampeón nacional y siete años consecutivos medallista de la Olimpiada Nacional, el principal evento del deporte federado en el país. Además, es el primer mundialista chiapaneco y número uno de México en poomsae estilo libre, disciplina de reciente adhesión al repertorio de formatos de competencia a nivel de campeonato del mundo, luego de su estreno como deporte de exhibición en 2011. La forja de un atleta Herrera viajó a San José con los gastos de pasaje cubiertos por la Secretaría de la Juventud, Recreación y del Deporte de Chiapas –equivalente al instituto del deporte estatal–, sin el aval y la inscripción de su federación, pero confiado en entrevistarse con el titular de la PATU y con la esperanza de obtener la autorización. “Me presenté en la mesa de registros con el riesgo de que, al igual que ocurrió con mi federación, me negaran la inscripción. El pago para tomar parte en las tres modalidades del evento fue de 175 dólares. Sin embargo, al no inscribirme a tiempo me cobraron 215 dólares con todo y recargos”, relata Herrera. Lo raro es que el deportista haya participado sin aval de por medio. “Esto me tiene muy confundido –comenta–, porque si no es cierto que se requiere forzosamente del aval para competir, entonces es una burla lo que me hizo mi propia federación; ni siquiera me dio explicaciones para negarme el derecho a competir”. En entrevista con Proceso, Herrera Chanona dice que en plena competencia fue objeto de presiones psicológicas y hostigamiento de una persona a la que relaciona con la Femextkd, cuyo nombre omite por temor a represalias. Fue recriminado, insiste, por haberse inscrito al torneo sin autorización de la federación, cuyo emisario exigió que se retractara y ofreciera disculpas públicas a la federación, así como a su profesor “Williams de León”, titular de la Asociación Chiapaneca de Taekwondo, quien le permitió competir. “De otra forma, te van a sancionar, te van a bloquear… ¡Eres antimarcial y orgulloso!”, dijo el mensajero de la Femextkd. “Bloqueado y afectado estoy desde hace muchos años”, le contestó Herrera. Y agrega: “Esa persona hirió mis sentimientos al llamarme torpe, tonto y cosas peores. En mi caso, competir en esas condiciones resultó muy complicado”. También le dijo a su interlocutor: “Al profesor Williams le agradezco porque me dio las bases de taekwondo, pero no fue de a gratis. Le pagué las colegiaturas… Ese señor no acepta que los ciclos se cierran y no tengo por qué seguirle agradeciendo, a diferencia de mi profesora de gimnasia, Maythe Thomas Castorena. Desde que ingresé a su equipo no ha dejado de apoyarme, no me cobra un peso por sus clases, y eso que en ocasiones entreno horas extras”. Herrera recuerda que este año le pidió su carta de liberación a De León, quien, dice, “se adjudicó todos mis logros deportivos y cobró los cheques correspondientes a los premios por mis medallas”. Y arguye: “La Secretaría de la Juventud, Recreación y Deporte de Chiapas otorga becas deportivas por preseas obtenidas, así como montos económicos a los entrenadores. Sin estar siquiera presente en la competencia, este señor siempre se anotó como si fuera mi entrenador, cuando no lo es. Eso sí es ser antimarcial”. Por la situación reinante, Herrera duda que su federación reconozca sus logros deportivos, y asegura que es más factible que continúe obstaculizándole su labor. “Realmente no le conviene (a González Pinedo) que mi papá diga la verdad. Por eso presiento que continuarán con los bloqueos en mi contra”. No ve la solución: “Ya lo intenté por todos los medios y ninguno me dio resultados. La única opción de remediarlo es ofreciendo disculpas, pero sería indignante para mí y para quienes me apoyan. Es algo que jamás haría, a menos que hablemos con el presidente de la federación mundial, al que ya le mandé correos electrónicos exponiendo mi situación. “Todavía no me responde. Es un hecho que el presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo que, se supone, debe arroparnos y protegernos, está del lado del profesor Williams.” La destitución del “profesor” Semanas antes de que el padre de Herrera ventilara el problema, el 12 de julio último, en una asamblea extraordinaria, De León Molina fue acusado de recibir más de 100 mil pesos por concepto de afiliación, sin que haya comprobado el destino de estos recursos. La Comisión Reorganizadora de la Asociación Chiapaneca de Taekwondo, encabezada por los entrenadores Walter Abarca Cabrera, Daniel de León Meza –primo del profesor chiapaneco– y Jesús Constantino, decidieron destituir a De León. En esa ocasión, 44 de los 60 afiliados a la asociación chiapaneca, todos ellos titulares de escuelas, votaron contra De León. El problema es que la Femextkd no reconoce a esa comisión, por lo que no avala la decisión tomada en esa asamblea extraordinaria, de ahí que De León siga en funciones, pese a los reclamos del grupo disidente. Peor aún, se niega a convocar a elecciones, pese a que su periodo de cuatro años al frente de la asociación chiapaneca concluyó en marzo pasado. Los 44 afiliados que votaron por la destitución de De León responsabilizan al presidente de la Femextkd, Raymundo González, de protegerlo. La Femextkd amenaza con expulsarlos por su “acto de rebeldía”, mientras las quejas contra De León se incrementan porque, al no recibir su carnet de afiliación, las escuelas no tienen acceso al deporte competitivo a nivel regional, estatal y nacional. Esos diferendos están perjudicando a más de 2 mil deportistas chiapanecos, si se toma en consideración que cada escuela tiene inscritos un mínimo de 50 alumnos, y algunos de los profesores han sido sancionados. En Yucatán, los problemas tampoco tienen remedio: Armando Lara Ordóñez, electo presidente de la Asociación Yucateca de Taekwondo (Aytkd) el 13 de marzo de 2013, ostenta también el cargo de vicepresidente operativo en la Femextkd que preside González Pinedo desde marzo de 2016. Y aunque su gestión al frente de la Aytkd venció hace meses, Lara sigue en el cargo; incluso intenta reelegirse, pese a que los estatutos del Instituto del Deporte del Estado de Yucatán, y los de la propia federación, lo impiden. Este semanario (Proceso 2094) publicó un reportaje sobre los turbios manejos de Lara Ordóñez, quien, sin realizar los exámenes de rigor a sus atletas, expidió certificados y cintas negras “patito” con el nombre, firma, sello y logotipo del Colegio Mexicano de Taekwondo, sin la autorización de esa academia, cuyo propietario, Augusto López Gamboa, ahora es víctima de la marginación de Lara. El 29 de noviembre del año pasado, López Gamboa promovió una denuncia contra Lara Ordóñez en la delegación de la Procuraduría General de la República en Yucatán por la presunta falsificación de documentos. El agraviado interpuso cuatro juicios de amparo contra sanciones impuestas por la referida asociación en contra de cinco de sus atletas. López Gamboa también acusó al presidente de la Aytkd de carecer de los grados necesarios para instalar su propia institución: Academias Lara, la cual obtuvo con el respaldo de la Femextkd, adjudicándose para ello de al menos tres dan –grado que se otorga en taekwondo– de forma dudosa. Las anomalías también están presentes en las asociaciones de esa disciplina en Chihuahua, Veracruz, Puebla y Nuevo León, donde profesores y propietarios de academias opositores a los directivos viven bajo amenaza, por lo que nadie arriesga el comentario. Este reportaje se publicó el 17 de septiembre de 2017 en la edición 2133 de la revista Proceso

Comentarios