Estado de alerta en el futbol nacional

domingo, 25 de febrero de 2018
La iniciativa que promueve el Comité de Desarrollo Deportivo de la Federación Mexicana de Futbol para eliminar el sistema de descenso/ascenso por cuatro años cimbró al balompié nacional. Desde la Cámara de Diputados se pide la intervención de autoridades federales para evitar su implementación, y los críticos de la idea alertan que, sin incentivos para mantener la categoría o para subir a la primera división, se perderían inversiones e infraestructura, se desplomarían los salarios y el nivel del torneo, y también bajaría la asistencia en los estadios, en detrimento de las economías de las localidades donde se asientan los clubes. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La iniciativa de suspender el descenso de los peores equipos en el máximo circuito del futbol mexicano mantiene irritados a los responsables de 15 de los 16 clubes de la liga de Ascenso MX, que compiten para subir de categoría, pues de avanzar la propuesta del Comité de Desarrollo Deportivo (CDD) de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) no podrán aspirar a la primera división, al menos durante cuatro años. El descontento que causó la propuesta llegó a tal grado que hasta diputados federales se han pronunciado contra la medida. Por el contrario, en la liga de ascenso sólo la directiva de un equipo se ha expresado en favor de suspender las promociones: se trata del club Jaiba Brava TM (Tampico Madero), cuyo principal accionista, Alejandro Irarragorri, también es presidente y dueño de Santos Laguna, de la Liga MX (primera división). Además, Irarragorri y el empresario Fidel Kuri, dueño de los Tiburones Rojos de Veracruz (equipo en peligro de perder la categoría en esta temporada), son miembros del comité que impulsa la suspensión del descenso. Entre las críticas contra el cuestionado proyecto, hechas por los dueños de los principales equipos que pretenden ascender, destaca el riesgo de que haya pérdidas millonarias para los inversionistas que arriesgan su capital en el balompié mexicano. De tomarse la decisión, uno de los afectados sería el club español Atlético de Madrid, entidad que posee 61% de las acciones del llamado Atlético San Luis (antes San Luis), que ya ha advertido que podría acudir ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Al respecto, el presidente del conjunto iberopotosino, el español Alberto Marrero, reconoció que están preocupados por la iniciativa. “Nada más ver que te quiten los objetivos es complicado, más cuando un equipo, como el Atlético de Madrid, decide hacer una inversión en el futbol mexicano y que te corten las alas… pero bueno, nos queda solamente esperar, ver cómo avanza este tema”, expuso al portal de noticias deportivas MedioTiempo. La propuesta filtrada a los medios de comunicación también ha causado asombro en el exdirector técnico de la Selección Nacional mexicana Javier Aguirre; dice no entender lo que ocurre en el futbol mexicano: “No me imagino (en esa situación) a tantos técnicos, a tantos jugadores, a tanta gente entusiasta que pone su lana. “Cuando el Atlético de Madrid –al que dirigió de 2006 a 2009– compró al San Luis, me hablaron, no para trabajar, sino para saber qué pensaba. Y ahora con qué cara les digo que siempre no hay ascenso.” Aguirre –actualmente bajo investigación en España por el arreglo del partido entre el Zaragoza (su anterior club) y el Levante, de la temporada 2010-2011, fue más allá en sus declaraciones a la cadena deportiva FOX Sports: “Ya escuché las explicaciones de Enrique Bonilla (presidente de la Liga Mx), pero a mí me da la sensación de que el proyecto no va a ningún lado. Estoy de acuerdo con las palabras de Ambriz (Ignacio, entrenador del Necaxa): ‘¡Son mamadas!’”. Primera renuncia Mientras los integrantes del polémico comité trabajan en el proyecto que busca que los 18 equipos del máximo circuito del futbol mexicano compitan sin temor a perder la categoría por malos resultados, en la liga de Ascenso MX, al igual en la Cámara de Diputados, advierten que, de imponerse la iniciativa, este sector sufrirá un duro golpe de grandes dimensiones, cuyo costo lo terminarán pagando los dueños de las franquicias. El jueves 15, el diputado federal panista Miguel Ángel Salim Alle solicitó, en un punto de acuerdo, que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte se comunique con la Federación Mexicana de Futbol para que le haga ver que la anulación del descenso/ascenso impactará negativamente en la economía regional donde están asentados los equipos. De acuerdo con el legislador, la medida no sólo afectaría las millonarias inversiones de los equipos en la contratación de jugadores, también en la actividad económica de sus localidades; incluso, advierte que se reduciría lo que gastan los aficionados por su club. En la liga de Ascenso MX compiten 16 equipos que representan a ciudades como Oaxaca, San Luis Potosí, Celaya, Culiacán, Tampico, Mérida, Cancún y Sonora, entre otras, cuya presencia da empleo a jugadores y a quienes participan en “la cadena de alrededor de esta actividad, como la venta de playeras, banderines, bebidas y alimentos”, expone el diputado panista. Salim Alle insiste en el riesgo de que retroceda el futbol mexicano, pues al no haber ascenso tampoco habría incentivos para invertir en infraestructura. Por lo pronto, la propuesta del CDD ya ocasionó la repentina renuncia de Javier San Román de la Dirección General y de la Presidencia Ejecutiva de la Jaiba Brava TM Futbol Club, inconforme con la posición del principal accionista de la franquicia. Según San Román, el impacto negativo de suprimir el ascenso perjudicará los proyectos de los equipos, “serían cuatro años de un paréntesis en el que se tendrán que tomar medidas económicas que afectarán los bolsillos y el patrimonio de las familias propietarias de las franquicias de la liga de Ascenso Mx, toda vez que deberán esperar cuatro años para subir de división. “Se limitarían muchas cosas –continúa el exdirectivo de la Jaiba Brava–, se perderían jugadores, inversionistas. La industria del futbol perderá, serán afectados entrenadores, jugadores, árbitros y el público en general. Se perdería mucho, como la emoción que despierta el ascender o bajar de categoría.” Entrevistado por Proceso, Javier San Román anticipa que también habrá ausentismo de aficionados en las taquillas de los estadios. “Se tendrá que analizar cómo vienen las propuestas, para determinar con qué equipo participamos en el torneo, en caso de ya no haber ascenso. “Uno tiene necesidades de dinero, que quizá se invertirá en infraestructura o en otra cosa, pero no se gastará lo de antes en busca del ascenso. Sin el ascenso de categoría, los sueldos se desplomarían y eso también afectará al jugador.” El escándalo Sobre la propuesta, el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, confirmó que durante una reunión del Comité de Desarrollo Deportivo sí se propuso suspender el formato de ascenso y descenso en el futbol mexicano, a partir de 2019 y durante los siguientes cuatro años. “Sí se tocó (el tema) en la mesa, se ha estado analizando la estadística de lo que hemos venido viviendo respecto de ese artículo y se seguirá estudiando”. Al día siguiente de que Bonilla hiciera pública las intenciones de la Liga Mx, el presidente de la Jaiba Brava, Javier San Román, presentó su renuncia. El jueves 8, el entonces directivo reveló su descontento en Twitter: “Estimada y querida afición, al no poder aspirar a lo que esta plaza merece, en mi opinión, prefiero hacerme a un lado”. En otro tuit, San Román escribió: “No estoy de acuerdo ni con la ley anterior de certificación, ni con la nueva (medida) que se quiere implementar”. El club dio a conocer la salida de su expresidente mediante un comunicado sin explicar los motivos: “Hoy, Javier San Román Celorio ha tomado la decisión de renunciar al cargo que ocupa como director general y presidente ejecutivo del TM Futbol Club…” Más tarde, San Román publicó un mensaje con una imagen suya en el que expone: “Santos, a favor de abolir el descenso. Es una sociedad con Grupo Orlegi –dueña de Santos Laguna–, y ellos están a favor de abolir el ascenso. Me extraña la visión de Alejandro Irarragorri, sabiendo que él es un tipo muy competitivo. Él está a favor de suprimir el descenso. Yo no puedo apoyar algo que no siento, y, por eso, me hice a un lado. Prefiero pelear desde afuera que desde el club, ya que Grupo Orlegi tomó la decisión”. Al preguntarle sobre su renuncia, San Román asegura que no le gusta que la afición del Tampico Madero se quede sin derecho al ascenso. “Se me hacía muy cruel cobrarle al aficionado un boleto y que no le podamos dar nada a cambio”. Asegura que respeta mucho a Alejandro Irarragorri, “porque es su amigo, y lo quiero. Nada más tenemos diferentes puntos de vista respecto de este tema. Por eso decidí hacerme a un lado”. –¿Cuándo supo de este proyecto del Comité de Desarrollo Deportivo? –El martes que fue la junta del Comité de Desarrollo Deportivo. Ahí surgieron las noticias de cómo iban a plantear el tema del descenso y no descenso. El martes se reunieron y la posibilidad de mi renuncia la pensé el martes en la tarde y en la noche. Al día siguiente tomé la decisión de hacerme a un lado. –¿Alejandro Irarragorri le avisó de lo que se estaba gestando en el Comité de Desarrollo Deportivo? –Hablamos como amigos que somos, la relación estaba muy bien. Nada más expusimos nuestros puntos de vista. Fue todo. –¿Usted le dijo abiertamente a Alejandro de que no compartía su idea? –Exactamente, esas fueron mis palabras… Él es un tipo inteligente, tranquilo y lo entendió.  Él considera que puede aportar al futbol con otras ideas, y nada más. “Respeto a los que me dicen que mi decisión fue precipitada, pero tenía que estar tranquilo conmigo, con mis ideales. Para mí eso basta. Tampoco se trata de hacer un drama. Le deseo todos los éxitos a mi club, al que más quiero. No me arrepiento para nada. Sin duda, mi decisión fue bien pensada”, agrega. Quedarían fuera… En mayo pasado, la Liga Mx restableció la certificación de los equipos con derecho al ascenso, que está vigente a partir del torneo Apertura 2017. La medida únicamente aplica para aquellas franquicias que disponen de un estadio con capacidad superior a 20 mil espectadores, siempre y cuando no compartan copropiedad con un equipo de la primera división. Bajo estos estándares, sólo siete de los 16 equipos de la liga de ascenso tienen un estadio con capacidad mínima para 20 mil aficionados: Dorados de Sinaloa (20 mil 108 espectadores), Cafetaleros de Tapachula (21 mil 18), Universidad de Guadalajara (55 mil 110), Club Atlético Zacatepec (24 mil 313), Celaya FC (23 mil 182), Potros Universidad Autónoma del Estado de México (32 mil 603) y Club Atlético San Luis (25 mil 111). En cambio, con las recientes reglas quedarían sin opción al ascenso las siguientes franquicias: Alebrijes de Oaxaca (14 mil 950 aficionados), Mineros de Zacatecas (13 mil 820), Atlante (17 mil 289), Venados de Yucatán (15 mil 87), FC Juárez (19 mil 703), T M Futbol Club (19 mil 667), Correcaminos de la Universidad Autónoma de Sinaloa (10 mil 520), Cimarrones de Sonora (18 mil 747) y Murciélagos FC (11 mil 134), según los registros de aforo que se consignan en el sitio de internet de la propia Liga Mx. “Esa fue una regla con la que tampoco estuve de acuerdo. En Europa tienes al club Mónaco que juega la Liga de Campeones y la capacidad de su estadio es apenas para 18 mil personas. Ese equipo que juega en la Champions League no podría participar en la primera división de México, según la regla de la Liga Mx”, expone San Román. “El estadio del Eibar de España tiene un inmueble para 7 mil espectadores y ahí juegan Messi y Cristiano Ronaldo, el Real Madrid y Barcelona. Van todos los equipos a ese estadio que sólo tiene 7 mil espacios. Y acá los inmuebles con menor capacidad de los conjuntos de ascenso tienen espacio para 11 mil y 12 mil personas, pero debido a esa ley no podemos aspirar a la primera división”, se queja. San Román también critica que en el Ascenso Mx existen proyectos inestables que deben ser erradicados, pero asegura que 70% de la liga tiene directivas serias y proyectos sólidos con los que se puede aspirar, sin ningún problema, a la primera división. De acuerdo con el expresidente de la Jaiba Brava, se deben retirar las franquicias que únicamente se manejan con dinero público, así como las directivas que no están al corriente con los pagos mensuales a los jugadores. “Esos equipos problemáticos son la minoría, 20 o 30 % de los clubes de esa categoría. Hace 15 años, la mayoría de los clubes recurrían a esas prácticas. “Para mí, hay 10 o 12 equipos con proyectos muy sólidos que pueden ascender a la primera división. El sentido real de un club de ascenso es estar en primera división, más allá del dinero que se pueda conseguir por esta regla. La mayoría de mis compañeros piensan lo mismo que yo: muchos están en desacuerdo con el no descenso. Hay proyectos que valen la pena y no están conformes por el tema de privarnos del ascenso”, dice. El lunes 12, en la sede de la Federación Mexicana de Futbol, en Toluca, se reunieron los directivos de los equipos del Ascenso Mx para defender su derecho a disputar un lugar en el máximo circuito. En un intento por apaciguar el descontento generalizado, Enrique Bonilla aseguró que la propuesta del CDD se mantendrá hasta el 1 de marzo. Será el día, dijo, en que se expondrá a los presidentes de la llamada categoría de plata si hubo avances para transformarla en una propuesta formal, para presentarla a la asamblea de la federación. Sin embargo, la polémica crece. El viernes 16, Yon de Luisa, presidente de la candidatura de México para el Mundial 2026, se pronunció contra la iniciativa del comité deportivo que la impulsa. “Queremos una liga donde sí exista ascenso y descenso, donde se cumplan los requisitos, es decir, los equipos que quieran ascender tienen que cumplir, y donde al final del día podamos tener las mejores plazas y los mejores clubes en la liga de ascenso, como en primera división, a todo el futbol mexicano le conviene que exista inversión”. Decio de María, presidente de la Femexfut, también rechazó el proyecto: “El espíritu del futbol es, precisamente, el subir y bajar; es un principio prácticamente universal. Hay pocas ligas en el mundo que no lo tienen (el descenso/ascenso). Creo que eso siempre no hay que perderlo de vista. Y eso tendrá que estar reflejado en el documento final que tenga que presentar el Comité de Desarrollo Deportivo”. Este reportaje se publicó el 18 de febrero de 2018 en la edición 2155 de la revista Proceso.

Comentarios