La magia de ILL-Abilities, bailarines con discapacidad

domingo, 13 de octubre de 2019
A nombre de Canadá como invitado especial del Festival Cervantino, este grupo integrado por intérpretes de varios países asombra por su grandeza artística y humana, no obstante las limitaciones físicas. Segio Miranda, Checho, un intérprete chileno de 32 años, cuenta cómo desde los cinco comenzó a luchar para revertir su condición, y cómo hacia 2007 formó parte de los fundadores del elenco. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Mezclando pasos de breakdance y danzas mapuches, el joven bailarín chileno Checho actuará durante el XLVII Festival Internacional Cervantino (FIC) y en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, junto a sus compañeros de la tropa ILL-Abilities, formada por siete espectaculares artistas de tres continentes con discapacidad o malformaciones físicas, entre rítmicas del hip-hop. Nacido en el puerto de Valdivia el 12 de enero de 1987 padeciendo “problemas en los huesos de la cadera y pies disminuidos a la altura de las rodillas”, al cumplir cinco años Sergio Checho David Miranda Carvajal tuvo un sueño profético, que cuenta vía telefónica desde su tierra austral: “En ese tiempo tenía más problemas para desplazarme por mi discapacidad ósea en las extremidades inferiores, y con mis rodillas estaba buscando mi lugar en el mundo; entonces soñé que me veía a mí mismo caminando con mis manos sobre la arena, en posición invertida, con mis pies hacia el cielo volando, y al día siguiente me propuse colocar mi cuerpo como había visto en aquel sueño. “Entrené y entrené hasta que un día conseguí mantenerme en equilibrio y caminé con mis manos. Una vez que dominé andar con mis manos y los pies rumbo al cielo volando, me vio un grupo de bailarines algo mayores que yo, y uno de ellos, Jaime Bórquez, me preguntó si sabía lo que estaba haciendo. No hablaba mucho, era muy tímido yo, así que me dijo: ‘¿Sabes que tú con eso puedes bailar breakdance?’. Yo en ese tiempo no sabía lo que era breakdance, y con los chicos de su grupo formaron un círculo para mostrarme cómo bailaban, y como todo lo que hacían me cautivó, comencé a aprender otras rutinas, imitando coreografías de danza contemporánea y mapuche.” De menos a más Sin embargo, no fue sencillo convertirse en el ahora sobresaliente B-boy (chavo breakdancer) “debido a que en aquella época y por los prejuicios sociales, a cualquier conjunto de muchachos que se reunieran en el parque de la Plaza de la República en Valdivia los consideraban adictos”. Pero para 2001 se volvió a encontrar con Bórquez, quien había continuado bailando, enseñaba a los más chicos de Valdivia y se unió a su nuevo círculo danzarín, empleando su habilidad con los brazos y una patineta. Siguió practicando día tras día de 2003 a 2006, grabando videos de sus destacados giros en concursos por Chile, Argentina y Brasil. La fama de Checho llegó a oídos del canadiense Luca Lazylegz (“Piernazflojaz”) Patuelli, bailarín con artrogriposis y muletas en Montreal, quien hacia 2007 conformó el equipo ILL-Abilities Crew (que en sentido figurado correspondería a “proeza de habilidades”), integrado por jóvenes discapacitados que participaban en competencias de breakdance, para demostrar al mundo que “menos es más” y que “sin excusas ni límites todo se logra”. Lo invitó a París, fundando la compañía ILL-Abilities con el estadunidense Jacob Kujo Lyons, para actuar en la tropa y ofrecer talleres; fue jurado de competencias de breakdance en Francia, Estados Unidos, Canadá y Japón, y el resto es historia. –¿Cuál es la mística o la filosofía de ILL-Abilities? –En un comienzo fue básicamente demostrarle al mundo que aun teniendo alguna discapacidad, uno sí puede hacer proezas y ser fuerte a nivel mundial como cualquier otra persona. Pero esa idea de dura voluntad en ILL-Abilities se ha transformado para hoy ser un deber contribuir con nuestra pasión, con aquello que nosotros amamos a cambiar la vida de las personas, a enseñarle a la gente de que todo es posible de lograr cuando uno pone su máximo esfuerzo y dedicación absoluta, la meta es no quedarse en el camino. Para Checho, la sociedad de consumo yerra al imponer al ser humano falsos ideales de belleza, vanidad y posesiones materiales. “Existe mucha desigualdad social, intereses muy mezquinos con montones de niños queriendo ser tan violentos como los héroes de las películas y niñas con la meta de conseguir los cuerpos de las modelos que aparecen en la publicidad. Al perseguir las personas esos estereotipos se enferman ya adultos por anorexia o bulimia, y debido el consumismo el mundo está invadido por la codicia, la avaricia, envidias, gente obesa… “El sistema y los medios de comunicación nos meten en la cabeza que compremos desde pequeños ropa y artículos que realmente no necesitamos, existe un engaño psicológico y una deshumanización muy grave; por ello creo que el arte y el deporte pueden abrir nuestra visión a campos de sensibilidad mayores en pos de alcanzar la trascendencia a una vida de bondad colectiva.” Además de Lazylegz, Kujo y Checho, el septeto está conformado por el rubio holandés de brazo corto Redouan Redo Ait Chitt, los brasileños Samuel Samuka Lima y Lucas Perninha Machado, y Jung Soo Krops Lee, de Corea del Sur. La tropa ILL-Abilities actuará el miércoles 16 y jueves 17 en el Teatro Principal del FIC –dedicado a Canadá y el estado de Guerrero–, a las 18:00 horas, y el miércoles 23 de octubre en el Esperanza Iris del Centro Histórico capitalino, a las 20:30 horas (https://www.illabilities.com). Este texto se publicó el 6 de octubre de 2019 en la edición 2240 de la revista Proceso

Comentarios