La nueva serie de Grupo Salinas arrasa… pero un área natural protegida

sábado, 23 de noviembre de 2019
Anteponiendo sus intereses y dañando un área natural protegida de Xochimilco, la producción de la serie de televisión Hernán, de Grupo Salinas, usó maquinaria pesada y construyó ilegalmente un set de filmación en los ejidos Xochimilco y San Gregorio Atlapulco. La réplica de Tenochtitlán impactó negativamente en la flora y fauna de la zona. La autoridad ambiental de la Ciudad de México emitió una sanción que supera los 74 millones de pesos –que no ha sido pagada– y ordenó el retiro inmediato del set y la restauración del lugar. Sin embargo, los restos de la producción permanecen abandonados en la zona afectada. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Para realizar la serie Hernán, que se estrena en Televisión Azteca este domingo 24, Producciones Dopamine SA de CV, generadora de contenidos de Grupo Salinas, omitió permisos ambientales, afectó casi tres hectáreas del Área Natural Protegida (ANP) de los ejidos de Xochimilco y San Gregorio Atlapulco, en el sur de la Ciudad de México, y con ello se hizo acreedora a una multa que supera los 74 millones de pesos. Se trata de la “súper producción más cara del año en el mercado”, anunció la empresa, y su fin es “reconciliarse con la historia” a propósito de los 500 años de la llegada del conquistador español Hernán Cortés a tierras mexicanas, dijo el presidente de Grupo Salinas, Ricardo Salinas Pliego, durante su presentación el miércoles 13. De ocho capítulos de 45 minutos cada uno, la “producción más ambiciosa grabada en español”, como se anunció en spots publicitarios, ya se estrenó en los canales Amazon Prime Video, el jueves 21, y History Latin América, el viernes 22. Se trata de la primera serie de televisión que se transmite en tres plataformas: televisión abierta, de paga y digital. Para llevarla a cabo, la productora mexicana Dopamine, en asociación con la española Onza Entertainment, instaló desde diciembre último un set de filmación en ejidos de la alcaldía de Xochimilco, con réplicas de recintos prehispánicos, un canal artificial, zona de camerinos y oficinas, estacionamiento, casetas de vigilancia y baños portátiles que fueron usados durante unos tres meses por cientos de actores y trabajadores de la producción. Al realizar esas instalaciones dañaron directamente la zona protegida por organismos internacionales y por leyes y decretos locales. Se trata de impactos “sinérgicos y acumulativos con efectos espaciales y temporales diversos” en la flora y fauna del lugar, de acuerdo con la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) de la Ciudad de México. Aunque la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) del gobierno de Claudia Sheinbaum colocó el 19 de marzo último sellos de clausura en el lugar y ordenó el retiro inmediato de las instalaciones, las grabaciones continuaron hasta finales de mayo. A la fecha, las estructuras se mantienen en el sitio, como si estuviesen abandonadas. De acuerdo con habitantes del ejido, se prevé que ahí mismo en diciembre se grabe una segunda temporada de la serie. (Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2247, ya en circulación)