Los 24 mexicanos de "Spider-Man"

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde Vancouver, Canadá, el joven mexicano Cruz Antonio Contreras Mastache resalta que fueron 24 los mexicanos que laboraron en Spider-Man: Un nuevo universo (Spider-Man: Into the Spider-Verse), cinta nominada al Oscar por Mejor Largometraje de Animación. Luego de confesar que eso le da “mucho orgullo”, el animador de 28 años, nacido en Iguala, Guerrero (donde desaparecieron 43 estudiantes normalistas la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014), rememora su trabajo en el área de efectos de personaje de Sony Pictures Imarworks, donde fue a pedir trabajo en junio de 2017: “Fui a una entrevista y me presentaron tres proyectos: Hotel Transilvania, Pie pequeño y una película que no llevaba nombre. Era un largometraje como secreto; obviamente ellos ya sabían cuál era, pero no me podían revelar mucho si es que no me iba a quedar ahí. Pasó una semana y por e-mail me notificaron que me querían para el proyecto secreto.” Empezó a trabajar ahí en octubre de ese mismo año: “En los primeros días me informaron que el filme era Spider-Man y me contaron un poco más sobre qué trataba. Me enseñaron también el estilo visual y cómo se veía.” –¿Estaba con los otros 23 mexicanos? –se le pregunta. –Sony es muy grande. Había tres edificios y estábamos divididos en diversos departamentos. En mi área estuve con otros dos mexicanos. Nos tocó la simulación de pelo y la ropa en los personajes. Por ejemplo, el personaje principal, Miles Morales, corre en la calle y el viento le pega de frente; creábamos el movimiento de la ropa y su pelo en ese momento. Nos tocó hacer también muchas telarañas. –¿Cuál es su sentir de que hayan participado tantos mexicanos en esta cinta? Incluso el actor Joaquín Cosío prestó la voz al personaje Escorpión. –Me da un gozo llegar a estas empresas y encontrarme con gente de mi país, y se da uno cuenta que no son cualquier mexicano, porque se encuentran en la cima, es como lo mejor de lo mejor. Son personas súper talentosas y muy trabajadoras, y esa es la fama que tenemos por acá, en Canadá. Esos otros mexicanos son Jimena Barrera Colín, Leonardo Báez Maldonado, Arturo Martín Puma Camargo, Fausto Estrada Guerrero, Anuar Figueroa Casillas, Fabián García, Juan Alejandro Gómez, Judith Guzmán, David Hernández, Daniel Hernández Leyva, Román Llanos, Mario Alberto Martínez Tapia, Leticia Maycotte, Jonathan Navarro, José Luis Orozco, Eunice Elizabeth Panduro Pérez, Óscar Peralta, Samuel Arturo Rico Vázquez, Memo Sánchez, Guillermo Sánchez Camacho, Anibis Lockward Sotolongo y Dulce Velázquez. Los otros largometrajes nominados para el Oscar son Isla de perros, Los Increibles 2, Mirai, mi hermana pequeña y Ralph rompe internet. Un nuevo estilo Para Contreras Mastache, Spider-Man “rompió con muchas de las maneras en que hacíamos las cosas… Nunca pensé en algo como este estilo, en donde se juntaran varios tipos de animación”. Egresado en animación y arte digital en el Tecnológico de Monterrey, desborda entusiasmo: “Fue algo muy refrescante, porque después de que llevas experiencia en esto, si bien los proyectos no son iguales, te dedicas a crear cosas como muy similares. Pero Spider-Man fue completamente diferente a cualquier otra película que yo había hecho.” Es su primera cinta animada. Antes participó en filmes más live action (acción en vivo), con personas reales, como La Liga de la Justicia, entre octubre de 2017 hasta octubre de 2018. Ahora interviene en Hombres de negro: Internacional que se estrenará en junio próximo. –Entonces, ¿Spider-Man ofrece algo novedoso? –La gama de colores que se utilizó es algo que jamás había visto. El hecho de que la película se viera como en stop motion (detener el movimiento) tampoco es algo que se haya visto antes. Mezcla stop motion, animación tradicional y animación 3D. En cuanto a la historia, Miles Morales es el primer personaje afrolatino y en la versión en inglés habla con su mamá en español. “Entonces te sientes identificado, sientes que ya no es este personaje inalcanzable, y piensas: ‘Nunca voy a ser él’. De hecho, la película te dice que cualquiera puede usar la máscara. Y me hizo sentir bien porque él es latino y ‘si él pudo, pues yo también puedo’.” Spider-Man es un largometraje estadunidense, pero en Vancouver se realizaron los efectos visuales. –¿Qué opina del éxito de Roma, de Cuarón? –Me encanta ver que haya mexicanos en el Oscar. Creo que es una muestra para el mundo del talento que hay en México. Yo estoy súper orgulloso de ver cómo Roma está arrasando con todos los premios, a mí me fascina. Ojalá le vaya muy bien en la entrega de las estatuillas de Hollywood. Confiesa que le agrada que se recalque que es de Iguala: “Me gustaría que los niños de Iguala, al leer a lo que me dedico, digan sobre mí: “¡Mira!, ¡él es de aquí! Sí él pudo ir a trabajar para allá, hacer películas, yo también puedo”. Lo de los 43 alumnos de Ayotzinapa marcó un antes y un después en la vida de Iguala. A mí me da mucha tristeza que mi ciudad, la cual es muy pequeña, se volvió tan famosa de la noche a la mañana por algo tan terrible y feo. Yo tengo tiempo viviendo aquí, entonces no me tocó el suceso. –De las películas que compiten con Spider-Man, ¿cuál le gusta más? –Las he visto todas y me gustan todas. Me encanta conocerlas porque me motiva a echarle más ganas y a seguir rompiendo estos estándares de animación, como lo hizo Spider-Man. “¡La competencia está buena! ¡Está fuerte!” Este texto se publicó el 17 de febrero de 2019 en la edición 2207 de la revista Proceso

Comentarios